CASA DEL DEPORTE

ico-clima
13.4 ºC
Muy nublado

Alexandra Do Nascimento: Vinimos a Viña a ganar, a salir campeonas, no a pasear

Viernes 21 de Marzo de 2014
La campeona brasileña estuvo en Viña del Mar. CiudaddelDeporte.Com la entrevistó para saber de su vida, sus victorias y de su presente europeo. Una deportista excepcional.
1.648 visitas
  • Alexandra Do Nascimento: Vinimos a Viña a ganar, a salir campeonas, no a pasear
  • Alexandra Do Nascimento: Vinimos a Viña a ganar, a salir campeonas, no a pasear

La historia se repite. Hace 52 años pasó por Viña del Mar un deportista brasileño, un superdotado de apellido do Nascimento que venía precedido de un titulo mundial y elevado a la categoría de mejor jugador de la Tierra. El más grande atleta del siglo XX, Edson Arantes do Nascimento, “O Rei Pelé”, dejó una estela indeleble en el estadio Sausalito, donde la “Canarinha” defendió su primera corona en 1962. La última semana, otra figura brasileña, de relieve mundial y olímpico, engalanó las pistas viñamarinas. Haciendo gala del mismo apellido, ALEXANDRA DONASCIMENTO mostró toda su magia y talento en el Polideportivo. A escasos metros de Sausalito. La presencia de la actual campeona mundial de balonmano y máxima figura de su deporte en 2012, vino a engrosar el cuadro selecto de visitas ilustrísimas de Viña del Mar: Boris Spassky, Jimmy Connors, Björn Borg, Diego Maradona (actuó en el propio Polideportivo en 2008), Garri Kasparov y Rafael Nadal son algunos de las leyendas que han desfilado por la CIUDAD DEL DEPORTE.      

En el bar del Hotel O’Higgins, un clásico de Viña del Mar, Alexandra recibió a la CASA DELDEPORTE para referirse a lo que fue el Suramericano, su rutilante carrera y a diversos asuntos del handball, disciplina que la ha encumbrado en su elite. Con la sencillez de los auténticos ídolos, la heroína paulista casada con un viñamarino articuló en perfecto español que “con el ‘Pato’ (Patricio Martínez Chávez) me casé en Puerto Seguro, Bahía, el 9 de julio de 2011. Él nació acá en Viña en 1979, lo conocí en 2000 en Brasil, en los Juegos Suramericanos de Cascavel. En 2005 empecé a pololear con ‘Pato’, cuando yo estaba jugando en Austria. Él también juega balonmano en ese país. Estamos viviendo en Viena… Yo nací el 16 de septiembre de 1981 en Limeira, São Paulo. Mi mamá es Nelza María Nascimento y mis hermanos son Lucio (34) y Andrews (26). Mi papá, Suemar Jorge, jugó fútbol profesional, en Santos el ’81 y también en São Paulo”.

Sonriente y acompañada por Rita Orsi, jefa de equipo, Alexandra aborda esta nota. Lo hace con clase de campeona, con gracia de estrella dentro y fuera de la cancha, con dulzura de figura que por sí sola llena polideportivos. La brasileña de esbeltos y estilizados 179 centímetros comparte entusiastamente con la Casa del Deporte…

En Brasil, las mujeres y todos sus habitantes disfrutan de una amplia gama de deportes. ¿Por qué optaste por el balonmano?

Mi papá jugaba fútbol profesional, entonces por él como que heredé la sangre del deporte. En mi casa se hablaba mucho del tema, todos saben que Brasil es muy atlético. El balonmano me gustó desde niña, lo empecé a practicar en el colegio a los diez años. Yo juego a la derecha, es un deporte en el que todos son atacantes y defensores. Los equipos, compuestos por siete jugadores, compiten en una cancha que mide 40 por 20 y que tiene arcos de 3 por 2 metros.

 ¿En qué clubes mostraste tus primeras aptitudes?

Empecé en Espíritu Santo, después pasé al equipo de Jundiaí, en el que estuve tres años, y en 2003 jugué media temporada en Guarulhos. Ambos son de São Paulo. En 2004 me fui a Europa, llegué a Hypo de Viena. 

Desde tu llegada, el septeto vienés impuso una hegemonía en la competencia austríaca, iniciando una saga de éxitos y de títulos…

Sí. Desde que llegué hemos ganado diez ligas austriacas e igual número de Copas de Austria. Me ha ido bien, y muy importante en mi juego han sido el apoyo y compañía de mi marido. En los años que llevo en Europa, llegamos a la final de la Liga de los Campeones en 2007 y en 2008.

“Cuando conocí a ‘Pato’, me preguntó si yo quería ser la mejor en mi posición, si tenía el sueño de ser una gran jugadora. Le dije que eso era imposible porque Brasil no tenía gran historia en balonmano. Hasta que llegó la posibilidad de jugar en Europa, ahí me sentí súper bien, aprendí la lengua -el idioma- y quería jugar nada más. Me dijo que yo tenía todo el biotipo para ser una gran extrema. En 2005 empecé realmente a creer en la posibilidad de convertirme en una buena jugadora”, rememora Alexandra un momento del noviazgo con un deportista viñamarino. Un momento profético.

Tu trayectoria presenta numerosos galardones individuales y colectivos. ¿Cuáles son los más importantes para ti?

Salimos campeonas en el Mundial de Serbia, en diciembre de 2013. La final la ganamos ante veinte mil personas torciendo (alentando) contra nosotras. Ganamos a Serbia 22 a 20. Además fui la mejor jugadora. En Londres fui elegida mejor extrema derecha, tengo tres Juegos Olímpicos y he jugado cinco mundiales. En Atenas fuimos séptimas, en Beijing octavas y en Londres sextas. En lo colectivo, el primer lugar en Serbia es lo más importante para mí.

“No, no me olvido (sonriendo)… En 2012, un año antes de salir campeonas mundiales, gané el título de mejor jugadora del mundo. La IHF (Federación Internacional de Balonmano) me lo entregó, fue un reconocimiento a todos los años que he pasado en Hypo y a los mundiales que he jugado. Y al buen Mundial que hicimos en Brasil en 2011. Es un gran premio porque en mi país el balonmano no es muy conocido”, comenta la brasileña do Nascimento, goleadora y campeona panamericana también que -fiel a su costumbre- ganó los Odesur en Viña del Mar 2014.

Has jugado cinco mundiales, Alexandra. ¿Qué pasó en ellos?

Estuvimos bien, pero no logramos resultados tan buenos. Enfrentamos a países con mucha potencia. El primero que jugué fue en Rusia, en 2005, después en Francia, China, Brasil y Serbia. En el Mundial de Brasil 2011 salí máxima goleadora con 58 tantos y nos quedamos en quinto lugar. También fui elegida mejor extrema. Campeón fue Noruega.

Balonmano en Viña 2014

¿Qué te parecieron las instalaciones del Polideportivo?

La estructura es excelente, con buenos camarines, tribunas y con harta gente torciendo. En el partido que jugamos el domingo anterior contra Chile hubo muchas personas, eso es algo muy bueno para las jugadoras. Me pareció muy bien el gimnasio, sí, y me encantó ver harta gente viendo los juegos.

¿Cómo se portó nuestro público con ustedes? ¿Les gustó la ciudad?

Bien, muy bien. Para el partido de nuestros varones contra Argentina, el público también llenó. Igual cuando jugaron las niñas contra Chile. Esos días fue cuando más personas hubo, y ahora, en la final… La gente ha sido muy amorosa y atenta con nosotros, tanto en el gimnasio, en la calle y acá en el hotel. En todo caso, tuvimos poco tiempo para pasear. No vinimos a eso, vinimos aquí para la competición, a ganarla, a salir campeonas. En el poco tiempo que salimos, nos gustaron mucho las playas.

Tú conocías Viña…

La conocí hace tres años, vine con “Pato”. Es muy linda, lo que más me encantan sus playas porque vengo de Brasil, donde mi familia vive ahí al lado del mar. Es muy bonito Viña del Mar en general, es lo mismo que estar en mi país por sus bellas playas.

¿Fue exigente el Sudamericano, ante qué rivales extremaron más recursos?

Fue un buen campeonato, un torneo interesante de puntos corridos, de todos contra todos. El partido que las niñas jugamos contra Chile, no fue un juego fácil, peleamos hasta el final. Estuvo muy entretenido para nosotras. Cuando tenemos final, generalmente disputamos el título con Argentina. En Medellín 2010, ellas fueron campeonas y Brasil en varones. Ahora ganamos el oro nosotras, con el 39 a 13 mostramos que Uruguay no fue tan difícil.

“Por supuesto que me gustaría aportar con mi experiencia a la CASA DEL DEPORTE, dar charlas a sus niños, pero me gustaría estar junto con mi marido. Él es la persona que me ha guiado a hacer las cosas con amor, a entrenar cien por ciento. Me encantaría porque, además, me gusta mucho Viña. Con mi marido queremos hacer cosas en Chile, tenemos muchos proyectos, y sería lindo entregar a los deportistas y niños de Viña la experiencia y méritos que he logrado en el balonmano”, expresa sobre el cierre esta mujer que juega a lo do Nascimento.

Viña se llenó de efervescencia con el proverbial jogo bonito de Brasil. Hablando de pasión y efervescencia, ¿qué selección puede arruinar la fiesta de tu país en julio próximo, en el Maracaná?

¡Ahhh! El Mundial de fútbol, un gran suceso para el deporte de nuestro pueblo… Estamos muy confiadas en que Brasil será campeón, pero creemos que Alemania es un rival muy fuerte. No descartamos a España y Argentina, selecciones que juegan muy bien, pero Alemania será el equipo más difícil. Siempre ha estado jugando finales (pronostica a coro con Rita Orsi, jefa de su team).

Los Suramericanos llegaron a su fin en Viña del Mar. El triatlón y el balonmano dejaron huella, como hace más de medio siglo dejó vestigios, en el viejo y querido Sausalito, un grupo de brasileños encabezado por Edson Arantes do Nascimento y por Mané Garrincha. Alexandra Priscila do Nascimento, con ese apellido ganador, condujo a su cuadro a lo más alto del podio, en el que Chile recibió un digno bronce. La misma recompensa que alcanzaron los varones, tras doblegar a Uruguay 27-21. El oro masculino fue para Brasil, que en el overtime -tiempo extra- se proclamó campeón al superar 25 a 23 a Argentina.

Alexandra, la campeona mundial vigente que hace dos años llegó a la cúspide del planeta handbol, retorna ahora a la Capital del Vals y a su club Hypo de Viena. Con un hasta luego, la visita ilustre de la CIUDAD DEL DEPORTE se despide: “Gracias a Viña del Mar por su cariño, por estos días hermosos que nos brindaron. La sede del balonmano de los Suramericanos estuvo excelente, con una muy buena organización y con un público que llenó el gimnasio. Espero que Viña entregue todo al deporte, sus niños lo necesitan. Ellos deben ocupar el tiempo en lo más importante que hay, en el mejor de los legados: el deporte”.

Muito obrigado pela entrevista á Casa do Sporte, Alexandra…

Por Mario Ramírez Escudero 
1.648 visitas

Comenta esta Nota