CASA DEL DEPORTE

ico-clima
15.9 ºC
Despejado

Osvaldo Rodríguez: Para mis alumnos es muy lindo que la alcaldesa Virginia Reginato les entregue un estímulo

Jueves 10 de Abril de 2014
El taekwondista internacional y profesor Casa del Deporte cuenta su historia, cómo llegó a la Selección para actuar en los Suramericanos y analiza el cometido del deporte de Viña del Mar.
2.226 visitas
  • Osvaldo Rodríguez: Para mis alumnos es muy lindo que la alcaldesa Virginia Reginato les entregue un estímulo
  • Osvaldo Rodríguez: Para mis alumnos es muy lindo que la alcaldesa Virginia Reginato les entregue un estímulo

Profesor del ‘Camino de los pies y de los puños’ -“eso significa taekwondo”, precisa el campeón nacional-, Osvaldo reseña lo que ha sido su ruta por la disciplina que marca su génesis en milenarias tierras orientales. Por la cancha de 8 por 8 metros en la que se combate con golpes de pie y con impactos de puños desde la zona media del adversario.

OSVALDO RODRÍGUEZ FERRADA, hijo de Patricia y Osvaldo y hermano menor de Francisco, Mauricio y Paula, vuelca desde hace cinco años su experiencia en la CIUDAD DEL DEPORTE. “Mi gran vínculo con Viña y con la CASA DEL DEPORTE es que trabajo en ella. Hago clases en los polideportivos de Forestal y Gómez Carreño y, últimamente, en los colegios Canal Beagle y John Kennedy. También, en el Liceo Viña del Mar”, encabeza el heredero de un mecánico de la Armada.

Acompaña este encuentro Didí Villarroel, novia de Osvaldo que, como él, se aferra al deporte: “Hago gimnasia, karate y taekwondo y estudio Pedagogía en Educación Física, en la Universidad de Playa Ancha”, declara quien respira deportes junto con su enamorado.

“Doy clases dos días a la semana en Forestal y tres en Gómez Carreño, a niños de ocho años en adelante”, descifra el profesor que señala además que “por el trabajo de mi padre he vivido en Valparaíso, Villa Alemana, Punta Arenas, Islas Dawson… Completa: “Estudio Técnico en Electricidad, me queda un ramo, y, paralelamente, Tecnología en Deportes y Recreación en la Federico Santa María”.

“La Playa del Deporte es una iniciativa espectacular que también me ha permitido hacer clases. En los polideportivos y en las escuelas tengo 25 alumnos regularmente, todo el año, de enero a diciembre. En verano no paramos”, prolonga. Y añade: “Hice fútbol, vóleibol, básquetbol, lanzamiento de la jabalina… Bicicleta y trote lo hago permanentemente, fútbol ya no por temor a lesionarme”.

¿Cómo asomó este deporte en tu vida? ¿Quiénes te motivaron, dónde?

Mi tío Giovanni Aravena me enseñó lo primero de este deporte, en Punta Arenas. Él hace taekwondo ATA, el americano, que es diferente al que nosotros conocemos. A los veinte años me inicié, pero desde muy niño quise hacer artes marciales. En esa ciudad también conocí a Rodrigo Levicoy, un instructor que fue importante en mi formación.

A nivel mundial, ¿dónde están las potencias?

Han cambiado, antes los mejores estaban en Corea, aunque aún siguen siendo muy fuertes… En México, Irán, Corea del Sur, China Taipéi, Estados Unidos y Argentina están los competidores más exigentes.

¿Con qué figura te asombras y tratas de sacar lo mejor de ella?

En Internet me quedo pegado con un turco muy bueno, Servet Tazegul. Es el mejor del mundo en categoría menos de 68 kilos, tiene 25 años y ganó medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres. Es campeón europeo y mundial. De él trato rescatar toda su capacidad.

¿Perteneces a algún club?

Al Club Tigres Negros, el que han integrado Carlos Liebig, gran figura, y otros destacados deportistas. Mi maestro en el club es Juan Carlos Pinochet… Maestro se les dice a quienes tienen el grado de cuarto Dan hacia arriba y Juan Carlos es sexto. Él además es mi asesor técnico ante la Federación de Taekwondo.

Entrenas fuerte…

De lunes a sábado, dos veces al día. En las mañanas me preparo físicamente y en las tardes hago taekwondo en sí, con la selección de la Quinta Región. Entrenamos en diferentes partes, en Gómez Carreño, en la UPLA y en el Polideportivo de Viña que nos facilita la Casa del Deporte.

¿Hasta qué edad puedes competir a buen nivel?

A nivel competitivo e internacional, hasta los 38 años. Estoy en mi pick, llegando a él según Felipe Soto y José Zapata, quienes me dicen que puedo dar más… Felipe me prepara en lo físico y José es mi entrenador. Arnaldo Moraga, único campeón panamericano que ha tenido Chile, también me couchea y dirige en las peleas.

Enseña tu disciplina…

Se separa en varias partes, marcial, deportivo, defensa personal… Mi fuerte es combate deportivo, en categoría menos de 74 kilos. Peso 70 y mido 1.78. Se disputan tres rounds de dos minutos cada uno, si hay empate se define en un cuarto que se llama muerte súbita o punto de oro. Y si se acaban los dos minutos sin haber ganador, deciden los árbitros. Cuando uno sale de la cancha con los dos pies, hay una penalidad: un punto a favor del rival.

Suramericanos 2014

Fuiste uno de los pocos taekwondistas chilenos que participó en los recientes Odesur. ¿Cómo clasificaste a ellos?

Hubo dos clasificatorios, la federación había citado sólo a tres deportistas de todo el país y, faltando poco para los Juegos, me integré al seleccionado. Fuimos cuatro en total los nominados por la federación.

¿Pero de qué manera obtuviste el derecho a competir?

Al segundo clasificatorio entré junto a Mario Becerra, que es el segundo de mi categoría. Nos enfrentamos al mejor de tres combates, perdí el primero, en el segundo gané con punto de oro y en el último obtuve una pequeña ventaja. Perdí una sola pelea, en un round robin, todos contra todos.

¿Fue difícil el Suramericano? Hubo rivales de orden olímpico y mundial.

Muy difícil, competimos en el CEO II del Comité Olímpico, donde había nueve competidores en mi categoría. Los más fuertes eran los venezolanos y colombianos, y Argentina trajo a Sebastián Crismanich, actual campeón olímpico. Él ganó el torneo, confirmó su poderío y lo gran figura que es. Yo perdí en cuartos de final con un venezolano.

La concurrencia fue masiva, representaste a Viña y al país en un ambiente que honró la organización local. Viña aportó con dos fiestas, el balonmano y el triatlón…

Fue impresionante, completamente, el gimnasio estuvo lleno todos los días. Fue una linda fiesta, no pensé que tanta gente llegaría a apoyar. Y no sólo en lo nuestro, en todos los deportes el público respondió. Acá en Viña el balonmano y el triatlón estuvieron en excelente nivel… Sí, tienes razón, espectaculares los Sudamericanos, por concurrencia, organización, infraestructura.

Camino por la CIUDAD DEL DEPORTE

¿Qué impresión tienes del trabajo de la Casa del Deporte y de quienes la administran?

El trabajo de Javier Aravena, su director, ha sido correcto, serio, silencioso, como tiene que ser. Un director o dirigente no debe quitar protagonismo a los deportistas, y él cumple con eso. No le gusta figurar, sabe que los verdaderos protagonistas son los competidores. Don Mario (Carrasco), quien maneja las Escuelas Deportivas, también me ha respaldado harto…  

“Con respecto a mi trabajo, nunca me ha puesto una objeción para entrenar y competir, eso lo tengo que retribuir con responsabilidad y con el compromiso de darles lo mejor a mis alumnos. Gracias a ese beneficio puedo prepararme para mis giras y eventos, además, me mantiene el contrato a pesar de ausentarme por esos compromisos. Eso en otra parte no se da… Lo que hace es espectacular, valoro mucho que fomente deportes en los sectores más vulnerables…

“La alcaldesa Virginia Reginato siempre ha estado presente en los lanzamientos, corridas, en la Playa del Deporte, en cada una de las actividades físicas. Ha mostrado mucha preocupación por el deporte que se desarrolla todo el año y en todos los lugares de Viña. Su desempeño está a la vista, es innegable, para mis alumnos es muy lindo que ella misma, personalmente, les entregue una medalla o un estímulo… súper bien la alcaldesa”.  

Remarca tus principales actuaciones y próximos compromisos…

El 2012 gané el Open Panamericano en Bolivia, el año pasado fui al Mundial de México, en Puebla. En Costa Rica, en categoría menos de 68, llegué a cuartos de final el 2013. El año anterior estuve en el US Open de Las Vegas, uno de los campeonatos más importantes que existe. En categoría menos 74 vencí tres rondas y caí con un local en cuartos… En septiembre, en Canadá, pretendo meterme en unos Panamericanos, ésa es mi gran meta ahora.

¿Cuáles son tus alumnos más destacados, quiénes pueden adentrarse a lugares importantes del taekwondo nacional?

Es injusto que me olvide de algunos, para mí todos tienen condiciones. Si tengo que nombrar a los más destacados, están los hermanos Nicolás y Jorge Vallejos, que integran la selección regional. Tienen 19 y 15 años. Viviana Aguilera (14), Daniel López (15) y Daniel Cepeda (15) también destacan. Entre los más chiquitos, menciono a Felipe Carrasco (11), Matías Molina (10) y a Valentina Aguilera (9). Tienen un gran futuro, Valentina es muy buena, llena de condiciones.

¿Qué quieres agregar, Osvaldo?

Agradecer una vez más el apoyo e infraestructura que me da la Casa del Deporte para entrenar y hacer clases. El tiempo que me da para salir a competir y por mantenerme en el trabajo. En otras partes, si te ausentas, tienden a marginarte. Que siga preocupada por el deporte, como claramente lo ha hecho. A mis pupilos les digo que con perseverancia y esfuerzo, sin dejar de lado los estudios, pueden lograr sus metas…

“A los apoderados del Club de Taekwondo Forestal y a los alumnos de ese sector, también les doy mis agradecimientos. Ellos son muy importantes en mi lado motivacional, siempre me están ayudando a seguir… A mi familia, el gran respaldo. No me olvido de mis formadores: Rodrigo Levicoy, Juan Carlos Pinochet, José Zapata, de mi tío Giovanni Aravena, quien me enseñó a lanzar mi primera patada”.

Osvaldo Rodríguez, campeón nacional y profesor del arte de caminar con pies y puños por los circuitos de la CIUDAD DEL DEPORTE, no desconoce a quienes “me han dado todas las posibilidades de proyectarme, competir y trabajar al mismo tiempo”. Es un agradecido, el combate de la vida y del deporte lo ha premiado con punto de oro.

Por Mario Ramírez Escudero

 
2.226 visitas

Comenta esta Nota