CASA DEL DEPORTE

ico-clima
16.2 ºC
Despejado

Marcelo Trobbiani: “Desde la era de Bielsa, Chile no le teme a nadie, es muy peligroso”

Martes 22 de Julio de 2014
El campeón mundial en México 1986, añoró con CiudaddelDeporte.com su brillante carrera y suscribió el progreso del Equipo de Todos.
1.949 visitas
  • Marcelo Trobbiani: “Desde la era de Bielsa, Chile no le teme a nadie, es muy peligroso”


Con voz fuerte, rauda y convincente, MARCELO ANTONIO TROBBIANI, CAMPEÓN DEL MUNDO en México ’86, habla con la CASA DEL DEPORTE en el hall del hotel Diego de Almagro Aeropuerto. De su notable trayectoria, del Mundial que Argentina ganó en la final a Alemania en el Azteca, de Cobreloa, de Viña del Mar, de la última Copa… Conversa animada y apasionadamente. Encantado. Festivo. Junto al inevitable café y néctares.

Desde las 22.20 horas del último sábado, el entrenador de Cobreloa comienza a dialogar para la CIUDAD DEL DEPORTE. “¡Cómo saben ustedes, tienen todo. Está muy bien dateada la Casa del Deporte, ustedes saben de fútbol, eh… Muy bien, muy grato conversar con Viña del Mar!”, indica el otrora “10” loíno que con finura paseó su fútbol por nuestras canchas a fines de los ochenta. Un cerebro que con exquisitez, gol y frac se convirtió en uno de los mejores foráneos que ha actuado en Chile. 

Hijo de Antonia Magdalena Ughetto y de Marcelo, quienes le dieron la vida en Casilda, Santa Fe (27 de febrero de 1955), el “Mago” reseña su biografía: “Mi hermana es Cristina y mi señora también tiene el mismo nombre. Pablo, mi hijo, que está conmigo en Cobreloa de segundo (asistente técnico), nació en España –Elche- el ’76. Y tengo dos nietos, Giovanni, de 12 años, y Martina, de dos”.

¿En qué club te formaste, Marcelo? ¿De cuál eres hincha, quién fue tu ídolo…?

Soy hincha de Boca Juniors, donde me formé, y mi gran ídolo fue Ángel Clemente Rojas, “Rojitas”. Jugador de Boca de los sesenta y setenta, de los más grandes que vi.

Debutaste en Boca…

Sí señor, debuté el ‘73 en la Bombonera con Rogelio Domínguez de entrenador (DT de Everton de Viña del Mar en 1989). Ganamos 4-0 a Ferro Carril. Y por la Selección adulta jugué mi primer partido el mismo año, por la Eliminatoria, vencimos 1-0 a Bolivia en La Paz.

Hablemos de tus momentos más altos de tu carrera. Jorge Valdano recordó en entrevista a la CASA DEL DEPORTE el torneo Esperanzas de Toulon de 1975.

Jorge, gran amigo, compartí pieza con él en México ’86… Fuimos campeones ese año en Toulon, la final la ganamos 1-0 a Francia con gol de Jorge. Y claro, estaba viendo en esa entrevista que Héctor (Vega Onesime, periodista) le dijo a César Menotti que se fijara en Valdano y que lo convocara a la Selección. Menotti prácticamente no lo conocía. Leí también que el gol que le hizo a Alemania en la final del ’86, me lo dedicó a mí. Un orgullo.

El ’81 integraste un Boca notable.

Notable, un equipazo. Ganamos el Campeonato Metropolitano con Silvio Marzolini en la banca. Estaban Maradona, el “Loco” Gatti, Roberto Mouzo, Miguel Brindisi, Ruggeri, el “Pichi” Escudero, Carlos Morete, el “Puma”… Con ese Boca, Diego ganó su único título en Argentina.

Estudiantes ‘83, otra estación alta en tu trayectoria. Ahí te conocimos, cuando enfrentaron por la Libertadores a Colo Colo y Cobreloa.

¡Ohhh, Dios mío, el 82-83! Qué equipo: Sabella, Julián (Camino), el “Bocha” Ponce, el “Tata” Brown, Miguel Ángel (Russo), arriba me juntaba con Hugo Gottardi y Guillermo Trama. Sí, señor, el técnico era Eduardo Luján Manera. ¡Cómo saben tanto ustedes! Claro, venía Bonini por Ferro, preparador físico, jugamos Copa Libertadores… Víctor Hugo Morales, un espectacular relator uruguayo, dice que ese Estudiantes es el mejor equipo que vio jugar en su vida.

Conociste Calama y Cobreloa ese año…

Ahí conocí el norte, Cobreloa nos encajó un 3-0. Después Colo Colo nos ganó 1-0 acá en Santiago. Fue la primera vez que vine a Calama, Cobreloa era un club nuevo.

¿Cómo fue tu experiencia en el Cobreloa 88-89?

Muy linda, tengo los mejores recuerdos. Fue otro gran equipo en el que jugué, todos eran nacionales, una verdadera selección con el “Mocho” Gómez, Tabilo, el “Ligua” Puebla, Armando Alarcón, Claudito Tello, “Pindinga” Muñoz, Juanito Covarrubias, el “Chicho” García. Un equipazo, salimos campeones el ‘88 con el “Chueco” Miguel Hermosilla de técnico, un maestro.

El viñamarino Jorge “Chicho” García fue compañero tuyo. Califícalo…

Muy bueno el “Chicho”, muy bueno. La verdad es que era un crack, me gustaba mucho porque era, lo que se dice ahora, un volante mixto. Antes no se veía eso. Miguel Hermosilla, que sabía mucho, lo puso ahí. Cumplía las dos funciones, recuperaba pelotas, ayudaba a Armando Alarcón y llegaba al arco contrario. Hacía goles y metía pases gol, se juntaba muy bien con Juanito Covarrubias, el “Pindinga” y conmigo… Un jugador completo el “Chicho”.

Tu logro mayor, México ’86. Jugaste los últimos minutos en la final e hiciste una jugada excepcional: un pecho y taco primorosos. ¿Bilardo premió tu carrera, por eso te hizo ingresar?

Me puso faltando cinco minutos, entré por Burruchaga, que hizo el 3-2… Vi a Héctor Enrique pasar por mi espalda, tiré un taco y casi hicimos el cuarto a los alemanes. Sí, puede ser un premio a mi trayectoria, porque Bilardo me conocía de Estudiantes. Para mí es lo máximo, por nuestro pueblo, por la gente humilde, por representar a 30 millones. Y por las circunstancias que se dieron, la Guerra de Las Malvinas. Te hablo del partido contra Inglaterra. Era deporte pero igual pensábamos en los chicos que murieron, por un señor que nos mandó a la guerra, (Leopoldo) Galtieri. El que dice que no pensaba en eso, miente. Jugando al fútbol no nos queríamos vengar, pero sí darle alegrías a nuestro pueblo.

Dicen -los que no saben- que “Maradona ganó solo ese Mundial”. Tu apreciación…

No, solo no, imposible. Nadie puede ganar un campeonato solo. Diego tenía un equipo atrás, que lo armó muy bien Bilardo, muy bien. Incluso de suplentes había enormes jugadores, Borghi, Bochini, Carlos Tapia… Era un equipo compensado donde la gran figura era Diego, un Maradona que se ponía el equipo al hombro y que era el as de espada. Con un gran respaldo de Ruggeri, “Checho” Batista, Ricardo Giusti, Burruchaga, Valdano, Olarticoechea… Un gran equipo y plantel.

¿Cuáles fueron tus mejores goles? Por Cobreloa marcaste un golazo a Colo Colo en la Libertadores del ’89.

El mejor fue uno por Estudiantes de La Plata, que fue elegido el mejor de la temporada ’83. Se lo hice a Vélez. Guillermo Trama me dio un taco genial y yo entro y gambeteo a Nery Pumpido. El que marqué a Colo Colo fue golazo también: “Pindinga” Muñoz me tira un centro, la agarro de pecho y de volea la clavé en el ángulo… Exactamente, a Morón en Calama, quedó parado.

Aparte de Rojitas -Ángel Clemente-, ¿quiénes son los mejores de la historia?

Maradona fue el mejor. Jugué, entrené y estuve día a día con él en Boca y en la Selección. Fue un monstruo, pensé que Messi lo podía superar pero ya no, no se puso el equipo al hombro y la presión lo mató. Diego era lo contario, cuando tenía presión más jugaba, se agigantaba, decía ‘damelá, damelá…’. Beckenbauer, Franco Baresi, el “Beto” Alonso, el “Bocha” (Bochini), Carlos Babington, Brindisi también están entre los mejores.

¿Qué futbolistas chilenos te han asombrado?

Me gustaban mucho el “Loco” Caszely y Elías Figueroa, cracks los dos… De los internacionales te nombro además a Butragueño, Michel y a Pelé por supuesto, un genio. Muchos dicen que fue mejor que Diego, está bien, otros dicen que el gran Alfredo Di Stéfano fue el mejor de todos. Fue el primer todoterreno de la historia, estaba en todas partes don Alfredo. Pero yo me quedo con Diego porque jugó en una época en que se marcaba mucho, el ritmo era más difícil y no había protección a los hábiles.

Registra los mejores equipos que integraste.

Eso es muy difícil porque estuve en grandes equipos, ya los repasamos. Te diría que el Boca ‘81, después el Estudiantes con Bilardo y Manera, Cobreloa y el Barcelona de Ecuador del ’90. Es difícil inclinarme por uno, pero me quedo con Estudiantes de La Plata porque salió bicampeón. Es como si acá campeonara dos años seguidos Audax Italiano, Everton, Iquique… Y la Selección del ‘86 fue única, ganamos afuera y sin ningún alargue, empatamos un solo partido. Con Italia a uno.

Trobbiani en el banquillo

Te estrenaste como DT en Chile, Marcelo, en Osorno.

El ’98, ahí empecé. Íbamos muy mal, logramos zafar pero después fuimos a una liguilla en la que perdimos la categoría. Nos ganó Santiago Morning, ¿puede ser? ¿Sí? Muy bien ustedes.

Este es tu tercer ciclo en Calama, uno como jugador y dos como entrenador. ¿Qué significan para ti el Mineral y la enseña naranja?  

Es lo máximo, como jugador tuve -y tengo- el cariño de la gente, de los mineros, fui campeón. Siempre están en mi corazón, por eso el suelo, la camiseta… Quiero mucho a Cobreloa, todos los días recibo el cariño de la gente. Hace tiempo que no es campeón, ha habido problemas entre dirigentes, no es el club que yo conocí. Ayer falleció un gran presidente, el doctor Sergio Stoppel, ojalá hubiera un doctor Stoppel ahora en el club. No puedo decir que vamos a ir a campeonar porque es mentira, no podemos engañarnos a nosotros mismos. Hay equipos que tienen más plantel, como Colo Colo que ha contratado a cracks como Beausejour, Orellana…

¿Bilardo fue tu mejor técnico?

Para mí, Manera, Eduardo Luján Manera fue el mejor. Tenía lo de Bilardo y Menotti, táctica y estrategia, y te dejaba más libertad para jugar. Como Menotti. Los tres fueron muy importantes, también Miguel (Brindisi), con quien llegamos a la final de la Libertadores del ’90 con Barcelona de Ecuador.

XX Copa del Mundo

¿Qué te entregó el Mundial, qué rescatas como entrenador? Hablemos de funcionamientos, modelos, de los astros que nos dejó la máxima cita del deporte.

Hubo selecciones que jugaron muy bien y que quedaron eliminadas, tuvieron mala suerte por 10 centímetros como Chile, el tiro de Pinilla. Si Chile hubiese ido por otro camino, podría haber llegado a la final, no tengo dudas. Jugó muy bien, como Costa Rica, Bélgica que me gustó bastante, fue la revelación hasta que enfrentó a Argentina. Y en tácticas y estrategias, para mí ganó el mejor.

¿Te gustó Argentina?

Fue un equipo duro, mejorando con los partidos, de menos a más, y los mejores encuentros los hizo contra los grandes. Tácticamente muy bien, en la final fue un poco superior Alemania pero la mejor oportunidad la tuvo Argentina, la más clara.

Tu reflexión del monarca…

Hace tres años Alemania viene siendo la mejor, y hay una referencia: Pep Guardiola donde dirige sale campeón del mundo. En España, el 2010, había ocho jugadores del Barcelona, ahora dirige al Bayern Múnich y también había ocho figuras de ese club que fueron campeones. Hace jugar muy bien a sus equipos, es una gran referencia. Hubo justicia, Alemania viene de un proceso, históricamente es tozuda, nosotros el ’86 le ganábamos 2-0, nos empatan y a última hora hicimos el 3-2. Si íbamos al alargue, capaz que perdíamos.

¿Con qué selección te identificaste como adiestrador?

Con la de Sampaoli porque jugó parecido, o sea, yo tengo la filosofía del juego del “Loco” Bielsa y del mismo Sampaoli. Cobreloa es medio parecido, tratamos de jugar con mucho vértigo, intensidad, velocidad y atacando con muchos jugadores. Bien Chile y Alemania, España también pero le tocó la zona más difícil.

Insisto con la Roja…

Muy bien, con grandes jugadores, Medel, Bravo, el Charles Aránguiz me gustó harto, lo tuve acá en Cobreloa. Alexis Sánchez es uno de los mejores jugadores del mundo y si Vidal hubiese jugado al cien por ciento, capaz que haya estado en la final. Desde la era de Bielsa demostró que no le tiene  miedo a nadie, que se para con cualquiera, que puede perder o ganar, entonces es muy peligroso. En Europa todos le temían a Chile, y le ganó a España. Ha avanzado muchísimo.

Messi fue electo el mejor del torneo, ¿compartes o hubo otros?

Mal mal mal, no estoy de acuerdo, la FIFA hace el seleccionado del Mundial y no aparece Messi, se contradice. El mejor fue “Yames” Rodríguez, salió goleador, tiene 22 años, pero al no llegar a la final no integra el equipo ideal. Te ponen a los tipos que disputaron el título. Schweinsteiger, Lahm y Robben fueron las otras estrellas.

¿Qué se puede decir de una de las mayores vergüenzas de la historia, Brasil?

La peor Selección que vi, no tuvo confianza, tenía un ‘9’ que no entiendo cómo puede jugar en Brasil: Fred. Si va Ronaldinho le da un poco de magia aunque juegue diez minutos, y con Lucas Moura, Robinho, Kaká, que son más jugadores que estos, hubiese andado mejor.

¿Alemania, al cabo de una final nivelada, es el justo campeón?

Sí. Si no ganaba era una injusticia, mereció levantar la Copa. Obviamente me gustaba Argentina, pero en fútbol puro era injusto que fuera campeona. Los técnicos son mis amigos, dijiste que Sabella, Julián y Hugo Gugnali fueron compañeros, quería que triunfaran… Holanda tampoco merecía el título, no me gustó porque jugaba al contraataque. Ganó el mejor.

El volante amigo de la red adversaria que también llevó la batuta y riendas del Zaragoza y Elche españoles, y de Millonarios de Bogotá, distingue así a la CIUDAD DEL DEPORTE…  

“Es una ciudad maravillosa, espectacular, jugué en Sausalito por Cobreloa. Muy bello. En Viña el ‘Chicho’ García tiene un restaurante, fuimos a comer mariscos ahí (riendo)… Es un orgullo para ustedes tener una ciudad tan linda que se hace tan famosa además con el Festival, que se ve en todo el mundo. Es reconocida mundialmente por el Festival… Y a mí los artistas que más me gustan son Julio Iglesias, Raphael, Marc Antonhy… Son muchos los artistas que van a la Quinta Vergara, ¿no? Viña y Chile me gustan mucho, el país está muy bien en todo, es el mejor de Sudamérica. Su fútbol está mejor, se cotiza aún más”.

En Calama, entre hombres sacrificados y de piel curtida, MARCELO TROBBIANI procura reverdecer las campañas que tuvieron a Cobreloa, en el umbral de los ochenta, en el podio del fútbol nacional y sudamericano. Ya venció a Palestino en el arranque de una nueva aventura. Con “Mandrake”, a despecho del poderío de albos, azules y cruzados, lo puede lograr. Con un virtuoso que en una final de una Copa del Mundo nos brindó una maniobra de colección: pecho y taco para sortear a unos panzers, desatando la ovación estruendosa de un Azteca que albergaba el juego mayor del deporte rey.

Por Mario Ramírez Escudero

 
1.949 visitas

Comenta esta Nota