CASA DEL DEPORTE

ico-clima
12.7 ºC
Muy nublado

GHISLAIN VAGINAY: “Viña del Mar tiene mucho deporte, hay fácil acceso a él”

Jueves 21 de Marzo de 2013
Locuaz, extravertido y cosmopolita es este galo que ha dejado huella en Viña del Mar y en riberas chilenas.
1.778 visitas
  • GHISLAIN VAGINAY: “Viña del Mar tiene mucho deporte, hay fácil acceso a él”

Locuaz, extravertido y cosmopolita es este galo que ha dejado huella en Viña del Mar y en riberas chilenas. Chispeante, además, es GHISLAIN VAGINAY EPAUD, trotamundos que, como entrenador campeón ecuménico de surf, se ha ganado un nombre en el adrenalínico escenario de las olas y las tablas. Un monarca mundial ha pasado por la CIUDAD DEL DEPORTE, un especialista del windsurf -y del bodyboard, dropknee y de todo lo inmerso en su pasión- que ha cautivado en el Pacífico Sur durante el período estival que va en retirada. Ghislain, cual Beach Boy con alma de hippie, anda a sus anchas por Viña antes de volver, fugazmente en abril, a su tierra natal. Con 35 años (4 febrero 1978), El Francés se ha maravillado con las bondades que la Ciudad Jardín, del Festival y del Deporte da a sus coterráneos y visitantes, señalando a la CASA DEL DEPORTE antes de sumergirnos en lo suyo que “soy de La Roche Sur Yon, ahí nací, a cuarenta kms de Nantes y a cuatro horas de París. La pasión por este deporte se debe  a mi padre Jean, fallecido. Él practicaba mucho el surf”. De Viña declara que “ha sido muy linda mi permanencia en la ciudad, volveré, me gustó mucho. Quiero comprar un terreno acá y hacer proyectos deportivos para los niños. En abril vuelvo por un tiempo a mi país, a Longeville Sur Mer, donde vivo con mi mamá Anna, y con mis hermanos Aurelien (29) y Arnaud (26). Iré a ver cómo están mi escuela y un club, en los que trabajo como coach”. Soltero, técnico de un campeón mundial de bodyboard, Pierre Louis Costes, y ligado deportiva y amistosamente a dos viñamarinos, Renato Arellano y Mauricio Saravia, extiende su coloquio con un lenguaje manifiesto y explícito…

Eres muy deportista…

Súper deportista. Practiqué once años judo, además tenis y buceo. He hecho muchos deportes, el fútbol también me gusta harto, a quién no. Y fui campeón francés de surf cinco años, la primera vez el 1996.

¿Cuál es el deporte más popular en tu país? ¿El fútbol, ciclismo…?

El fútbol, como en todo el mundo. En todas partes se ve fútbol, es demasiado importante. Yo soy hincha del Olympique de Marsella y la pelea por el club más popular en mi país, está entre el Marsella y el París Saint Germain. El Lyon es otro de los que tiene más fans… Es imposible no hablar de fútbol en cualquier rincón del mundo, con el tenis pasa lo mismo.

¿Quiénes son los máximos ídolos del deporte francés?

Zinedine Zidane, Michel Platini y (Laurent) Fignon, un ciclista que ganó el Tour de France y el Giro de Italia. (Jacques) Anquetil e (Bernard) Hinault también son famosos, ganaron varias veces esas dos competencias que son globalmente conocidas. El problema es que, como muchos ciclistas, siempre se vieron involucrados con el doping.

Pero tu mayor ídolo no es ni Zidane ni Platini ni Henry ni Fignon…

No, mi ídolo es Pierre Louis Costes (se ríe). Él es más grande que ellos, para mí. Pierre fue campeón mundial de bodyboard el 2012, tuve el gusto de dirigirlo cuando fue el mejor de todos. Es un fenómeno, un joven de 22 años. Fui su primer coach cuando él tenía doce años, es muy maduro para la edad que tiene y es tan bueno como Rafael Nadal en el tenis. Es reconocido, es una estrella del body mundial. Vive en Portugal ahora.

¿Dónde te preparaste para guiar a surfistas a altos sitiales?

En la “U” de La Roche estudié dos años para ser coach de surf y, antes, estuve otros dos educándome en historia y geografía. Mientras estudiaba, siempre competía, desde muy niño. Cuando hice mi práctica y especificación en surf, me encontré con Pierre Louis, él como alumno. Nació una gran amistad y después llegó a ser el mejor del mundo.

¿Eres reconocido internacionalmente como entrenador? ¿El surf mundial conoce cabalmente a Ghislain Vaginay?

En el mundo de mi deporte, sí, claro. Tras haber dirigido a un campeón mundial, logré reconocimiento. Por supuesto que no tengo la fama de un coach de tenis o fútbol, el surf y body no cuentan con la importancia y cantidad de competidores que tienen otros deportes. Se ven poco en la tevé y en el periodismo.

Además de Pierre, ¿tienes otros pupilos destacados?

Varios. Uno de los más renombrados es Yann Salaun, que fue campeón europeo junior el 2011. También tuve la fortuna de entrenarlo para que fuera campeón en mi continente.

¿Cómo llegaste a Viña del Mar?

Viajé a Chile para hacer videos y tomar fotos relacionadas al surf. Antes de llegar a Viña, estuve en Arica e Iquique, me encontré con Renato (Arellano), surfeamos y me invitó a Viña para trabajar juntos en una escuela que él dirige. Yo también tengo una en Francia.

¿Ha sido cómoda tu estada en nuestra ciudad?

Bastante, muy cómoda. He arrendado una cabaña en Reñaca durante el tiempo que he estado y de Viña te digo que es una muy buena ciudad, con una fantástica dirección del deporte. La costa es súper atractiva y, sí, Viña tiene mucho deporte. Se nota. Hay fácil acceso a él, se ven muchos niños con sus padres en la costa practicándolo. Además, hay buen sol y muy poco viento… Sí, se hace deporte acá, se ve.

¿Cómo son las playas chilenas para los slaloms e idilio con las olas?

Reñaca tiene un muy buen nivel, lo mismo Concón. Y la ola “El Gringo” de Arica es otra de las buenas, es famosa para todos los competidores. A nivel mundial, las mejores están en  Hossegor (Francia), Hawaii, Pipeline.

La PLAYA DEL DEPORTE de Las Salinas, ¿qué te ha parecido?

Muy bonita, ese sector de Las Salinas es completo. Todo es gratuito para los niños y personas que van. Eso casi no se ve, me llamó la atención que pasen todo tipo de implementos para hacer deportes, no debes llevas nada. En Francia se paga.

Has subrayado la preponderancia que la CASA DEL DEPORTE da a sus niños…

Una gran idea. A pesar del poco tiempo que he estado, lo he notado. Es una linda idea que los niños se encuentran en un mismo lugar, como en la Playa del Deporte en los veranos, y que se hagan amigos. Nunca he visto las mismas caras, siempre están surgiendo nuevos niños. Ellos me han mandado mensajes, fotos, saludos… He hecho una gran labor con Renato Arellano, es rico hacer cosas gratis, sobre todo para los niños. Sería un gran sueño hacer un intercambio de culturas, llevar chicos chilenos a Francia para que conozcan cómo se realiza el deporte en Europa. Ojalá se dé eso, es uno de los motivos principales que me motivan a volver.

Renato, gran bodyboarder nacional, compitió hace poco en el más alto nivel…

Estuvo compitiendo a fines de febrero en Hawaii, en el Pipe Challenge, un campeonato exigente en el que se presentan los más talentosos surfistas del mundo. Renato es importante, Viña tiene en él al campeón nacional de bodyboard en dropknee. Lo tienen que apoyar más, aunque sé que la Casa del Deporte lo hace. Un surfista de ese nivel, viñamarino y de nivel internacional, merece más apoyo.

Viña del Mar… Tu opinión.

Es una ciudad en la que hay plata (expide una gran risotada). Así la veo. Valparaíso, por nombrar otro lugar de Chile, es más underground. Viña es bonito, fluido, no hay violencia y es tranquilo y seguro. No he visto peleas ni gente robando, he caminado tarde en la noche y ningún problema. En Perú, por ejemplo, para cruzar una calle hay que mirar para todos lados.

Ghislain Vaginay, número uno del mundo que, como Rafael Nadal, encantó aún más el verano en la CIUDAD DEL DEPORTE. En la ciudad de la arena, el sol, las olas, de la familia transitando por su bello y dilatado litoral. Un campeón planetario en Viña del Mar, como alguna vez Jimmy Connors y Bjorn Börg en Las Salinas, Pelé y Garrincha en Sausalito, y los inmortales Alberto Larraguibel y Huaso en Coraceros.

Por Mario Ramírez Escudero

1.778 visitas

Comenta esta Nota