CASA DEL DEPORTE

ico-clima
14.4 ºC
Despejado

Consuelo de las Heras: Me siento totalmente parte del equipo, el subtítulo es de todas

Miercoles 23 de Agosto de 2017
La única viñamarina que integra el equipo nacional de hockey césped repasa una campaña excepcional, sintiéndose genuina subcampeona panamericana. “Mi gran reto es recuperarme pronto y clasificar a Tokio 2020”, indica. Además de celebrar la labor del DT Cacho Vigil, reclama: “Necesitamos urgente una cancha propia”.
710 visitas
  • Consuelo de las Heras: Me siento totalmente parte del equipo, el subtítulo es de todas

“La única seleccionada de Viña, Consuelo de las Heras, se lesionó una semana antes del torneo panamericano, no pudiendo viajar a pesar de estar en la nómina final. Lamentable, porque es una pilar del equipo, pero sí estará en la Selección para las próximas competiciones”, nos informó Pablo Kühlenthal, director de la Federación de Hockey Césped, sobre la ausencia de la viñamarina en Estados Unidos, donde las Diablas consiguieron recientemente un histórico subtítulo, en la Copa Panamericana.  

“Me siento totalmente parte del equipo y del subcampeonato, porque todas nos preparamos intensamente para cumplir lo mejor en el torneo. Somos muy unidas, el logro es de todas…”, expresa Maria Consuelo de las Heras Skoknic -nacida en la clínica Reñaca el 22 de septiembre de 1995-, mientras gusta un té en el club Manquehue. Evidenciando su lesión al caminar, Con explica: “Me corté el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, cinco días antes del viaje a la liga mundial, precedente a la Copa Panamericana”.     

¿Dónde viste los partidos, Consuelo?

Con mi mamá, en Viña, y algunos junto a mis compañeras que se quedaron acá. Los vimos con mucha fe en la capacidad del equipo, pero también sufriendo y alegrándonos, sobre todo en la semifinal contra Estados Unidos. Fue muy dramática, porque estábamos 3-2 arriba y quedando un minuto y medio, nos empataron. Y en los últimos treinta segundos, Denise (Krimerman) anotó el gol decisivo. Ese triunfo también fue histórico, ya que jamás habíamos vencido a Estados Unidos, cuarto en el ranking mundial.   

Con -apodo familiar e íntimamente viñamarino- repasa también los encuentros previos a aquella semifinal temblorosa y el duelo por el oro, frente a una megapotencia: Argentina. “Las famosas Leonas nos derrotaron apenas 1-0 en la fase de grupos, en la cual vencimos 3-0 a Uruguay. Ambas selecciones ocupan puestos importantes en el ranking mundial, Argentina el tercero y las uruguayas el vigésimo tercero, no estando el éxito garantizado entonces. Nosotras, en tanto, estamos en el vigésimo lugar. Y en la final, tras la emocionante victoria ante las locales, nuevamente nos encontramos con Argentina, perdiendo 4-1”.

El mayor resultado en la historia del hockey césped nacional, sin ninguna duda…                           

Sí, absolutamente, superior a un subtítulo alcanzado hace un par de años por una selección junior. Este fue en categoría adulta, resultando claramente mayor. Y enfrentando a dos potencias mundiales, las que en las tres ediciones anteriores habían disputado el oro, ganándolo las Leonas. Por lo demás, Claudia Schüler fue elegida la mejor arquera del torneo y Denise Krimerman, la mejor jugadora, señalándote eso la gran presentación chilena.

Ana María y Guillermo -padres de Consuelo- están felices porque “la hija se desarrolla en lo que más le gusta, pues el deporte es importantísimo, más en esta época de ‘muro’, Internet, vida sedentaria… A Sebastián (26), nuestro otro hijo, también le alegra la carrera deportiva de su hermana, aunque tiene enfrente muchos años más para conseguir otros títulos. Ahora, debe canalizar de la mejor forma su recuperación y, por supuesto, retomar sus estudios”, exclaman los progenitores de la ex alumna del colegio Sagrada Familia, de Reñaca, y estudiante de kinesiología en la UC de Valparaíso -“hasta el año pasado”, precisa, “porque con tanto entrenamiento no podía ajustar los tiempos”-.

La Diabla de Viña, refrendando lo dicho por sus padres, puntualiza: “Me inicié en el Sagrada Familia, donde Osvaldo Pino y Pablo Gautier, mis entrenadores de segundo a octavo básico, me enseñaron a jugar. Como el club de ese colegio se desintegró, a los catorce años me fui al Saint Margaret”.

¿Por qué te dedicaste al hockey y no al atletismo, a la gimnasia, a la natación…?          

Porque siempre me han gustado los deportes colectivos, como el fútbol, el que practiqué en la universidad y pude haberlo jugado por San Luis de Quillota, debido a una invitación que me hizo para participar en el torneo de la ANFP. Pero no se pudo, porque estaba acá en la Selección. Juego de “10” y soy zurda, aunque le pego bien con las dos (sonriendo). Soy hincha del Real Madrid y de varias de sus figuras: me gustan Toni Kroos, Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Carvajal, Asensio… 

¿Cuáles son los desafíos venideros?

Los Odesur del próximo año, los Panamericanos del 2019 y los Juegos Olímpicos de Tokio. Por ahora, estoy totalmente incorporada o calificada por el cuerpo técnico para esos eventos, aunque en la Selección nadie tiene el puesto seguro, siempre se lucha. Mi otro gran desafío es recuperarme pronto y clasificar a Tokio, además de masificar el hockey. Eso sería ideal.

¿E ideal ha sido el trabajo de Sergio Cacho Vigil, tu DT?

Cacho Vigil es el mejor entrenador del mundo, ha sido vital para nuestro hockey, no solamente en lo técnico, sino también en lo emocional. Lo ha profesionalizado, me atrevo a decir, cambiándole la mentalidad. Nos ha dado unión, nos ha hecho funcionar en todas partes y nos ha dicho: “Ustedes pueden y si se la creen, están para cosas importantes”. 

Tiene un currículo impresionante…   

Dirigiendo a las Leonas ha ganado dos mundiales y ha sido tres veces subcampeón, también ha ganado medallas en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos. Además, guio a Luciana Aymar a convertirse en la mejor hockista de todos los tiempos, consiguiendo títulos mundiales y platas en Sídney y Londres.

¿Se consideran amateurs?           

En el sentido de no recibir remuneración, sí, pero entrenamos y nos dedicamos como profesionales. Nuestra alimentación, estilo de vida y todo es como si fuéramos verdaderas profesionales. En Argentina y Estados Unidos, por darte dos ejemplos, viven del hockey, les pagan por hacer algo tan lindo: representar a tu país. Esos países y varios más, les dan alojamiento, transporte y todo tipo de comodidades a sus jugadoras adultas.

“Dónde se ha visto una selección de élite mundial sin cancha propia”

No todo es miel sobre hojuelas para el deporte nacional ni para el hockey césped en particular. Sobre el apoyo estatal -léase Ministerio del Deporte, Comité Olímpico-, Consuelo es rotunda: “Necesitamos una casa propia, donde podamos entrenar tranquilamente durante el tiempo que queramos. No podemos estar arrendándoles canchas a clubes privados, que no son baratos, y dependiendo de sus horarios. Si tuviésemos un recinto propio, se podría masificar nuestra actividad, haciendo talleres, abriéndolo a todos (...) Los aportes que nos dan para los viajes el COCh y el Proddar, sujeto éste último a logros deportivos, no son suficientes. Afortunadamente, contamos con el apoyo de algunos auspiciadores”.   

¿Es imperioso el “Juan Pinto Durán” del hockey, entonces?

Si queremos progresar como corresponde para competirles a las potencias, es urgente. Cacho Vigil, cuando llegó a Chile en enero del año pasado, estableció en su contrato como gran prioridad la construcción de un complejo. “En un año y medio tiene que estar la cancha, por lo menos en proceso de construcción. Si no, difícilmente siga”, dijo. Y es lo lógico, lo mínimo: ¿Dónde has visto una selección de élite mundial sin instalaciones propias?              

¿El trabajo previo al Panamericano lo hicieron aquí, en el Manquehue?

Sí, principalmente acá, turnándonos en el Country Club, en San Carlos de Apoquindo o en el Sport Francés. Seguimos hablando de privaciones, reflejadas en clubes que tampoco tienen la obligación de cedernos sus terrenos, y de las escasas canchas que hay en el país. En Viña tenemos dos sintéticas, una del club Saint Margaret, donde juego yo, y la otra del Sporting Club.    

“El gran boom de mi ciudad es la Playa del Deporte”  

Delantera en el hockey y “volante zurda en el fútbol”, Consuelo enseña otra parte de su trayectoria: “En diciembre del 2016, terminamos undécimas en el Mundial Junior disputado en Chile, entre dieciséis selecciones. Hubo muy poca diferencia ante equipos de categorías mucho más altas. Le ganamos a Sudáfrica y perdimos 1-0 con Gran Bretaña, actual campeón olímpico adulto. Y Australia, sexto del mundo, nos ganó 2-1. Fueron resultados muy ajustados, definidos por detalles, e importantes para nosotras como experiencias y parámetros. Y en octubre pasado, en adulta, resultamos segundas en la primera fase de la Liga Mundial, clasificando a la siguiente ronda jugada en Vancouver, donde también finalizamos en el segundo lugar”.                     

¿Y cómo ves el deporte de tu ciudad, Con?   

Me encanta la Playa del Deporte, donde veo zumba, volley, fútbol, rugby y numerosas actividades gratuitas. Para mí, ese es uno de los grandes impactos o boom de mi ciudad, que también organiza anualmente las olimpiadas escolares, tan atractivas para los colegios. Yo voy a usar la cancha de fútbol-playa, preferentemente, además de correr todos los fines de semana de Reñaca a 15 Norte, viendo a muchísima gente en la costanera. Sé que la Casa del Deporte ofrece hartos eventos a los viñamarinos, preocupándose de todos a partir del destacado trabajo de la señora alcaldesa, Virginia Reginato.

Afirmada en aquel madero que no pudo concurrir a Lancaster, Consuelo declara: “De las 25 jugadoras, soy la única seleccionada adulta oriunda de Viña del Mar, en toda la historia del hockey césped femenino”. Y como puntal de la oncena chilena, lo cual le augura un cupo para las competiciones venideras, renueva su impresión: “Me siento totalmente parte del inédito subtítulo”. De uno de los mayores hitos del año, cuyo pináculo fue el 4-3 ante las anfitrionas.                       

por Mario Ramírez Escudero

710 visitas

Comenta esta Nota