CASA DEL DEPORTE

ico-clima
12.6 ºC
Muy nublado

Daniel Estrada: No me importa superar marcas anteriores, mi meta es ganar

Viernes 29 de Septiembre de 2017
La mayor carta de triunfo viñamarina para la Maratón Internacional de la Ciudad del Deporte, en los 21 kms, derrocha puro optimismo a horas de la bella fiesta. Soñando con Tokio 2020, quien ya intervino en Río 2016 dice: “Es muy lindo correr por Viña, privilegio que otras ciudades no tienen”.
553 visitas
  • Daniel Estrada: No me importa superar marcas anteriores, mi meta es ganar

Dani, atleta olímpico alejado de muy niño del sedentarismo, detuvo por breves momentos los cronómetros de su preparación para la Maratón Internacional de la Ciudad del Deporte, avisando sin rodeos: “Mi expectativa en los 21 kilómetros no es superar mi registro de la edición pasada, sino ganar”. Categórico, Daniel Estrada Coz -viñamarino, 27 años, profesor de educación física- extiende su optimismo: “Con la mano en el corazón, no veo a otros viñamarinos imponerse este domingo. Por lo visto previamente, creo que soy el único con reales posibilidades de triunfo, aunque en estos eventos tan importantes y competitivos, admito, cualquiera puede cruzar la meta en primer lugar”.

Y lo dice sin ninguna presunción, sino sentado en la butaca de la objetividad y afirmado en sus antecedentes y en su ardua elaboración para reeditar el protagonismo como anfitrión. “He entrenado intensamente para darle alegrías a mis padres, principalmente, y al deporte de Viña. En la laguna Sausalito, en el Sporting y en varios lugares, como en la costanera misma, me he preparado para materializar esos anhelos”, advierte quien afrontara los 42 mil metros de la maratón de Río de Janeiro 2016, “rematando en el 98° lugar entre 170 corredores, cumpliendo una marca de dos horas, 25 minutos y 33 segundos. Sin dudas, el momento más importante de mi carrera”.   

“La de Viña, es una de las maratones más importantes en las que he participado, ya que se desarrolla en la región donde vivo y es una de las pocas a nivel internacional en disputarse íntegramente con vista al mar”, remarca Daniel, explicando que “el trayecto de mi serie comienza en el Quinto Sector de Reñaca, culminando en la Caleta Portales, y volviendo al mismo sitio de partida. Arranca alrededor de las ocho de la mañana, media hora después de la competencia de los 42 kilómetros”.   

¿Antecedido de qué actuaciones llegas a Viña 2017, aparte de la de Río de Janeiro?

Entre las más destacadas, refiriéndome solamente a las de Viña, están el tercer puesto conseguido el año pasado en la media maratón, señalando un tiempo de una hora y seis minutos, además de las victorias de los años anteriores: el 2014 gané los 21 y el 2015, la categoría de los diez mil metros.

También celebraste en Santiago 2016, en la prueba de 21…             

Sí, marcando un tiempo levemente superior al de acá: una hora, siete minutos y fracción.      

¿Cómo esperas el día de la competencia? ¿Entrenas el sábado, por ejemplo…?  

El sábado hago un trotecito muy suave y corto, solamente para activar los músculos, así llego de la mejor forma a competir. Enfocándome exclusivamente en mis pretensiones, acostándome temprano, no más allá de las 22 horas, y acompañado por mis padres, Cecilia y José.            

¿Y después de Viña 2017 qué asoma en tu horizonte? 

En noviembre, los Juegos Bolivarianos, en Colombia, pero para ir a ellos debo ubicarme entre los dos primeros este domingo, para lo cual nuestra federación nos exige correr por debajo de una marca de 1.5’.10s. Pero estoy muy confiado en alcanzarla, porque he entrenado bastante bien y si sigo trabajando de la misma manera, debería estar también en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.         

Optimista, despreocupado por batir propios registros y pensando únicamente en festejar, el profesor del viñamarino club Running Winners se apresta para la fiesta del domingo. Junto a un pacífico mar, inmenso panorama que verá a diez mil maratonistas desfilar por las bellas riberas de la Ciudad del Deporte.

Pupilo de Carlos Warnke -sobrino de una gloria del atletismo nacional, Edmundo Warnke, ganador en 1976 de la codiciada San Silvestre, además de fondista olímpico en Múnich 72 y Montreal 76-, Dani Estrada remata con este sprint: “Es muy lindo correr por el entorno de Viña, un privilegio que otras ciudades no tienen”.

por Mario Ramírez Escudero               

553 visitas

Comenta esta Nota