CASA DEL DEPORTE

ico-clima
15.3 ºC
Despejado

Entrevista a Mauricio Acuña

Lunes 06 de Mayo de 2013
“El apoyo de la Casa del Deporte ha sido extraordinario” Auténtico buque insignia de la bicicleta de montaña, nacional y viñamarino, es este joven que se forjó a la alta competencia del pedal en la CIUDAD DEL DEPORTE.
1.088 visitas
  •  Entrevista a Mauricio Acuña

“El apoyo de la Casa del Deporte ha sido extraordinario”

Auténtico buque insignia de la bicicleta de montaña, nacional y viñamarino, es este joven que se forjó a la alta competencia del pedal en la CIUDAD DEL DEPORTE. Campeón panamericano de mountainbike en Tucumán, Argentina, MAURICIO ACUÑA QUINTANA despliega su trayectoria, logros y ambiciones frente al redactor de la CASA DEL DEPORTE de Viña del Mar.A treinta días de su título conquistado en pistas trasandinas, el “Taka” Acuña, empinado en lo más alto de la elite panamericana, revive su actuación que lo catapultó a un sitial de privilegio. En estas páginas, esa actuación, su devenir y más…

“El 7 de abril, en Tafí del Valle, Tucumán, gané el Campeonato Panamericano de Descenso Individual en categoría DHI Elite. Ésta, es la prueba madre el mountainbike, la más exigente y competitiva. Antes, el 2006 en Camboriú –Brasil-, había sido campeón en el Panamericano Junior, con 17 años. Y, entre otros logros, el año pasado gané en Valparaíso la competencia de descenso urbano ‘Cerro Abajo’”.

¿A cuántos rivales superaste en el reciente Panamericano?

En mi categoría había sesenta competidores, todos de un alto nivel. En total, había más de 250 de 16 países que participaron en Tucumán. Los más competitivos eran los de Estados Unidos, Canadá, Colombia y Brasil.

Los circuitos argentinos te son propicios…

Sí, el año pasado también conseguí un importante triunfo en Bariloche, en el Open Shimano, el torneo mejor organizado en Sudamérica. Es un gran evento, es el Campeonato Nacional de Argentina. Ha sido uno de mis mejores momentos, porque vencí al francés Cedric Gracia por una diferencia de nueve segundos. Gracia es un crack mundial, un ídolo.

¿Cuánto tiempo dedicas a tu deporte?

Estoy dedicado ciento por ciento, es una opción de vida. Compito desde antes de los quince años, casi toda mi vida he estado sobre la bicicleta, desde que vivía en el sur, en Victoria. Es algo que me llena, es un deporte, un medio de transporte… Dos días practico cross country, otros dos descenso y tres días voy al gimnasio. Hago todo en bicicleta, ando por la playa y por muchas partes de Viña.

Nacido en Victoria -sur de Chile- el 15 de agosto de 1988, “Taka” habla con el brío que irradia su juventud y con una sonrisa imborrable que delata su apodo. Rememora el paso que dio con su familia que tuvo como destino Viña del Mar.

“’Taka’ me dicen desde muy niño porque soy un poco achinado… A los quince años llegué a Viña con mi familia; mi mamá, Nadia Quintana, decidió que nos viniéramos desde el sur para tener más posibilidades de estudiar y hacer deporte. Además, viviendo en Viña quedábamos más cerca de Santiago. Fue una importante apuesta que ella hizo y no se equivocó, estamos muy felices acá. Viña nos permitió crear un club: con otras personas, mi mamá y Jorge (27), mi hermano, han estado siempre cerca de lo que pasa con nuestra institución”.

Tú perteneces al Club AQ Brothers, en el que ha sido meritoria la gestión de tu familia en lo directivo. ¿Han contado con el apoyo de la CASA DEL DEPORTE?

Ha sido muy importante la Casa del Deporte para nuestro club, siempre nos ha apoyado en nuestras competencias y eventos, y ha ayudado a generar una gran camada de jóvenes deportistas. En lo personal, cuando he ido a correr afuera, me ha puesto un vehículo municipal y otras facilidades para ir al aeropuerto. Gracias a ustedes formamos el club el 2005, después de que nos dieron un apoyo inmediato. Mi mamá y hermano se dedican mucho, ellos son dirigentes del club. El apoyo de la Casa del Deporte ha sido extraordinario, sin dudas.

¿Reconoces el aporte específico de alguna autoridad?

Javier Aravena, el director de la Casa del Deporte, me ha ayudado montones, se ha puesto la camiseta con nosotros. Sabiendo de la importancia que él le da al deporte, pretendo presentarle un proyecto para ir a competir afuera. Confío plenamente en que, junto con la Municipalidad, me apoyará, cosa que habitualmente ha hecho.

A  los quince años llegaste a Viña, ¿qué hallaste en nuestra ciudad?

En Viña encontré la mejor ciudad para hacer deporte, felizmente vivo acá. En la playa se hace todo tipo de actividad física y en todas partes hay ciclovías. En Reñaca, también, muchos niños y las nuevas generaciones salen a andar en bicicleta, incluso esta práctica se ha extendido a otras zonas como Concón y Quilpué. Viña es una ciudad joven, universitaria, está al lado de Santiago, pero no lo es. Cuesta mucho vivir en Santiago, no se puede.

Transcurridos los minutos, este redactor se torna en un complacido escucha de un muchacho que, por el deporte, ha postergado sus estudios: el pedal pudo más. Relata…

“Después del cuarto medio, estudié algún tiempo Ecoturismo e Ingeniería Comercial, pero el deporte fue más fuerte. Me dediqué por entero a él. Por supuesto que debo volver a los estudios, pero lo haré cuando haya cumplido mis metas deportivas”.

¿Cuáles son esas metas trazadas hoy con 24 años?

Quiero ganarme un espacio importante en las Copas del Mundo, llegar a ubicarme dentro de los veinte mejores de aquí a tres años. Ese es el plazo que me he propuesto, si no logro el objetivo, ahí recién retomaré los estudios.

Describe más pormenores de tu disciplina…

Es un deporte bastante extremo, en el que las lesiones son muy frecuentes, incluso las fracturas. He tenido hartas lesiones, afortunadamente no muy serias. Compito en una bicicleta Zenith, de descenso, con la que gané en Tucumán y en Bariloche. Cuesta tres millones y medio de pesos, y la mayoría de mis rivales tienen unas que cuestan seis millones.

¿Hay mucha rivalidad?

No, lo contrario. A pesar de lo complejo y de que se desarrolla muchas veces en terrenos dificultosos, no hay roces. Existe una gran lealtad y mucho compañerismo entre los competidores.

En tu categoría, ¿quién se lleva los honores? ¿Cómo es una carrera en DHI Elite?

Quien demora menos en bajar en un circuito, obviamente gana. Según el reglamento de la UCI (Unión Ciclista Internacional), para la bajada hay un mínimo de dos segundos y un máximo de cinco, y la pista de descenso es de tres a cuatro kilómetros. Y en algunos tramos, saltamos desde quince a veinte metros.

¿Cuál es el mejor recinto para la práctica del mountainbike?

Sausalito es el mejor, es amplio y cómodo para maniobrar. Es ideal. Y acá en la región, el Parque Nacional La Campana, que está en la cuesta de Olmué, también es bueno para realizar competencias.

Fue el 7 de abril cuando Mauricio Acuña trepó a las mayores alturas del concierto panamericano reservado sólo para los virtuosos del volante y del pedal. Para una destreza y talento fraguadas en la CIUDAD DEL DEPORTE, donde en cada espacio despierta una pasión:“¡Súbete a tu Bici!”

  • Por Mario Ramírez Escudero
1.088 visitas

Comenta esta Nota