CASA DEL DEPORTE

ico-clima
19 ºC
Despejado

Martín y Pedro Verschae: Tras tanto entrenamiento, queremos solamente pararnos en la cancha y ganar

Miercoles 18 de Julio de 2018
Los únicos dos seleccionados viñamarinos del Chile 7s, avalados en victorias sobre los All Blacks, Sudáfrica y en el oro de los Odesur, adelantan el duelo mundialista de este viernes ante Irlanda. Además, aprobando la labor del técnico Olfos -también viñamarino-, repasan el Seven de la Ciudad del Deporte 2018.
1.913 visitas
  • Martín y Pedro Verschae: Tras tanto entrenamiento, queremos solamente pararnos en la cancha y ganar
  • Martín y Pedro Verschae: Tras tanto entrenamiento, queremos solamente pararnos en la cancha y ganar
  • Martín y Pedro Verschae: Tras tanto entrenamiento, queremos solamente pararnos en la cancha y ganar

Los flamantes campeones sudamericanos de rugby siete -lauro alcanzado recientemente en los Juegos Odesur-, debutarán este viernes ante la poderosa Irlanda en el Mundial de San Francisco, alrededor de las 15.35 horas norteamericana. En la clasificación de los Cóndores a la mencionada cita de la ovalada, timbrada en el Mackay de la Ciudad del Deporte el domingo 14 de enero del presente año, se afianzaron como columnas dos viñamarinos: Martín (26) y Pedro Pablo Verschae (27), pilar hookers y dueños de los dorsales 2 y 3 del septeto nacional.

“Fue fundamental además en la segunda clasificación a un Mundial seven nuestro entrenador, el Longa Edmundo Olfos, un tipo curtido en esta disciplina. Longa, también nacido en Viña y ex jugador del Mackay y seleccionado nacional tanto de rugby quince como de siete, comandó este y otros logros históricos obtenidos durante la actual temporada”, enfatiza  Pedro Pablo, el Pepa, aclarando asimismo: “la primera participación chilena en un 7s tuvo lugar el 2001 en Mar del Plata”.                 

Miembros de un clan de suyo deportivo, encabezado por Alfonso Verschae González e Isabel Margarita González -“nuestra madre”, revelan-, comentan: “Efectivamente, pertenecemos a una familia súper deportista, cuyo ancestro data de nuestro abuelo Alfonso Verschae Verdugo, fundador de la flota de buses vinculada a Everton durante varias décadas. Matías y Cristóbal, nuestros hermanos de treinta y 29 años, también la integran. Cuando niños, jugábamos tenis los cuatro, hasta meternos al rugby”.      

En referencia al aporte de Viña al combinado que enfrentará a Irlanda en las próximas horas, el Pepa señala que “de doce jugadores, sólo dos viñamarinos integramos el plantel, aparte del técnico”. Respecto a la posición de ambos en el campo de juego, el Tin ilustra: “Somos pilar hookers, Pepa es el 2 y yo el número 3 del equipo. O sea, estamos dentro de los forwards. En nuestra disciplina, dividida por éstos y por los backs, el forward es el más pesadito y el que se mete al scrum. Los backs, por su parte, son los que corren más por fuera”.

Para ingresar al grupo de los mejores, deberán enfrentar a Irlanda en una ronda previa. ¿Qué saben de ese rival, Pedro? 

Esa fase es para matar o morir, si no ganamos quedaremos en un grupo de abajo. Conocemos a los irlandeses, a quienes enfrentamos en septiembre del año pasado en Múnich, perdiendo estrechamente. Hemos visto videos de ellos, además, analizándolos y comentándolos con todos los jugadores y el entrenador. El objetivo es ganarles, naturalmente, y después ver qué pasa.

Se medirán con una de las mayores potencias mundiales, Martín…

Sí, aunque su gran poderío está en el rugby quince, donde son los mejores del mundo tras Nueva Zelanda. El seven irlandés también es poderoso a pesar de que es nuevo. Son ordenados y muy estructurados, jamás se salen de su plan de juego. Físicamente potentes, igualmente, realizan una propuesta casi perfecta.      

¿Están ilusionados para sortear un duro escollo inicial? ¿Cómo van al Mundial?

Estamos motivadísimos tras tanto entrenamiento, anhelando pararnos en la cancha y ganar. Pensamos únicamente en eso luego de un año entero de intensa preparación, en el cual hemos logrado triunfos significativos. Ahora, sólo nos queda ir a disfrutar el rugby jugándolo lo mejor posible.

Pedro: ¿qué armas les otorgan optimismo y con cuáles sustentan su fortaleza?    

La mezcla entre juventud y experiencia nos da un plus importante, adquiriendo con ella velocidad, potencia… En el plantel hay ocho jugadores que no superan los 22 años y el resto, de entre 28 y 30, nos da equilibrio. A esto, debemos sumar el sacrificio de cada uno dentro y fuera de la cancha, ya que muchos estudian y trabajan. También, hemos puesto una fuerza extra para luchar por nuestra mayor pasión, el deporte, formando un grupo de amigos muy unido.

También los avala un largo proceso, guiado por Olfos y respaldado por victorias relevantes. ¿La conducción del Bielsa del rugby chileno ha resultado vital, Martín?      

(Sonríe) Longa, un DT exigente, minucioso y obsesivo en el trabajo, no ha dejado nada al azar en estos dos años dirigidos por él. Al tener un largo trayecto en el rugby nacional, nos ha dado harta experiencia, exactamente. Sabe cómo manejar los grupos y ahora está más humano además: conversa más con los jugadores, te pregunta por tu familia, por cómo te sientes… Ha estado mucho más cercano en este período.

“ES UN GRAN HONOR JUGAR EL SEVEN DE VIÑA CON LA CAMISETA DE TU PAÍS”

Esencialmente viñamarinos, los mundialistas hermanos Verschae reviven cómo timbraron los pasajes para la justa estadounidense en las canchas del Mackay, hace seis meses. Tin: “La semana anterior al Seven de Viña, habíamos conseguido el subcampeonato en Punta del Este, perdiendo la final con la histórica Sudáfrica, a la que vencimos 19-10 en la fase de grupos. Al obtener ese triunfo muy importante, junto con el segundo lugar, llegamos a Reñaca creyéndonos la muerte y sintiéndonos los mejores. Esa actitud, entonces, nos jugó en contra para clasificar tranquilamente al Mundial”.

Pedro: “Nos costó conseguir el boleto a San Francisco, porque Canadá, Argentina, Alemania y Francia amagaron nuestras expectativas. Pero el día 14 de enero, jugándonos todo para meternos en Estados Unidos, derrotamos ampliamente a Brasil por 26 a 12. Así, ocupando el séptimo lugar después de la maciza campaña en Uruguay, logramos el objetivo principal”.     

En cuanto a la presión o al estímulo del público viñamarino en el recinto de Reñaca, Tin y Pepa explican: “Jugar ante tu gente, en tu casa y con tu familia en las tribunas es lindo, como lo es recibir el aliento incondicional. Pero, en cierto grado, aquel apoyo te genera presión, afectándote el compromiso de darle alegrías a tu ciudad. En todo caso, es un gran honor jugar en Viña con la camiseta de la selección. Todos quieren defender a la Roja en un campeonato de tanta expectación”.   

¿Qué le prometen a la hinchada nacional y a la de Viña del Mar, especialmente?          

Primero, vamos con todo a representar al país y a nuestra ciudad; por tesón, ganas y lucha no seremos comparsa a pesar de que el rival del viernes es de un altísimo nivel, históricamente. Si lo superamos, en segunda fase nos encontraríamos con Sudáfrica, logrando así nuestro objetivo principal: ingresar a la ronda de los dieciséis mejores países. Y como hemos hecho un muy buen papel en toda esta temporada, siempre se aspira a más.              

En materia doméstica, Martín y Pedro Pablo se refieren a la actividad deportiva de su ciudad de origen: “La Casa del Deporte brinda un apoyo constante a su gente, teniendo nosotros también muchas posibilidades en la Playa del Deporte, por ejemplo, donde hemos podido entrenar e intervenir en torneos. Como viñamarinos, nos causa mucha alegría pasar por Las Salinas y ver a la gente trotando, bailando y aprovechando el gran cúmulo de alternativas que ahí se encuentra. En un gran agrado que tu ciudad sea súper deportista, tal como nuestra familia”.

Y honrando sus raíces en torno a la ovalada, Pepa y Tin hablan con orgullo sobre el club Viña Rugby: “Nos formamos en ese club, el cual nos permitió ser convocados a la selección de Viña y después, a la chilena. Esto, gracias a las enseñanzas y ayuda de Ricardo Cortés, quien nos envió al equipo nacional. Ricardo, nuestro primer entrenador e importante formador, fue muy valioso cuando empezamos en esto: como la selección le pide a los técnicos de todos los clubes del país ‘mándame a tus mejores jugadores para probarlos’, él nos eligió a nosotros”.    

“NO SE LE DIO EL REAL VALOR AL ORO CONSEGUIDO EN LOS ODESUR”

En las primeras luces de 2018, el seven nacional cristalizó un subtítulo en Punta del Este, cuajando también un sonado triunfo ante Sudáfrica, para luego sacar pasajes mundialistas en la Ciudad del Deporte. Después, ¿qué ha hecho durante el resto de la temporada?    

“Aparte de aquella victoria sobre Sudáfrica, en noviembre del año pasado habíamos conseguido otro triunfo histórico en el torneo Silicon Valley Sevens, en Estados Unidos, donde le ganamos 7-0 a los All Blacks de Nueva Zelanda. Debemos decirlo, porque se trata de un episodio sumamente meritorio dentro de nuestro deporte”. 

Y hace poco tiempo, el 29 de mayo específicamente, el Chile 7s conquistó un cetro que no fue realzado en su justa dimensión: la medalla dorada en los Sudamericanos de Cochabamba, ganada invictamente.         

“No se le dio el justo valor a ese título, lamentablemente. Y también fue histórico, porque ganamos cinco partidos y empatamos uno solo, frente a Argentina, derrotando a todos los rivales con contundencia. A los Teros (Uruguay), por citar un solo ejemplo, los sorteamos con un 35-7. Por lo tanto, ese oro lo ganamos merecidamente, dejando en el segundo y tercer lugar a Uruguay y a Argentina, auténticas potencias. Y en los Odesur 2014, realizados en Chile, habíamos obtenido la medalla de bronce”, refiere un par de viñamarinos de selección, que en la víspera de un reto de cuño planetario apunta:

“¿El seven chileno es amateur? Todavía lo es, aunque el panorama debería cambiar tras el oro de Cochabamba, supuestamente. Gracias a ese título sudamericano, ahora el Comité Olímpico nos está dando unas becas Proddar, pero seguimos careciendo de condiciones básicas. Por ejemplo, la cancha de la federación, ubicada en el complejo Mahuida, en La Reina, es malísima. Siempre está seca, con hoyos… Es complicado el tema, sobre todo comparándonos a una estructura profesional, donde todos entrenan en un campus dotado de máquinas, proteínas, comida, dinero y de todas las facilidades.  

por Mario Ramírez Escudero

1.913 visitas

Comenta esta Nota