CASA DEL DEPORTE

ico-clima
11 ºC
Despejado

Mariana González: El apoyo de la señora Virginia Reginato ha sido esencial para la rítmica

Lunes 24 de Septiembre de 2018
Interpretando un férreo espíritu deportivo, la profesora de gimnasia rítmica de la Casa del Deporte habla de sus discípulas y de una lograda gala. Con historia detrás e ilusiones por delante, describe asimismo las dos próximas presentaciones de sus escuelas, develándonos: “Queremos crear un club representativo de Viña”.
595 visitas
  • Mariana González: El apoyo de la señora Virginia Reginato ha sido esencial para la rítmica
  • Mariana González: El apoyo de la señora Virginia Reginato ha sido esencial para la rítmica
  • Mariana González: El apoyo de la señora Virginia Reginato ha sido esencial para la rítmica

La exhibición prolijamente ejecutada hace cuarenta días permanece en la retina de los viñamarinos. Persiste, parece congelada: las gimnastas fulgurando en el tapete, magnetizando la escenografía, convirtiendo la gala -como las seis anteriores- en un acto no perecedero. Mariana González Díaz, espíritu y mentora de aquella jornada, la tiene adherida a la piel. “Resultó todo un éxito la séptima gala, efectuada el 18 de agosto en el Polideportivo de Viña, gracias a una multitudinaria concurrencia. Sin embargo, estas funciones no han tenido la difusión requerida”, dice la profesora de la Casa del Deporte desde la fundación de ésta: abril de 2004.    

Consagrada plenamente a las escuelas de gimnasia rítmica municipales, Mariana -maestra de educación física de vasta trayectoria-, señala que “abracé esta bella actividad siendo muy pequeña, practicándola después en la universidad, y hoy, dedicándome cien por ciento a estas escuelas absolutamente gratuitas”. Agrega: “En 1993, cuando empezó la actividad en nuestra región, yo era la única profesora ligada a ella”.

El pasado reciente, el presente y el futuro inmediato se mezclan en alguien que define la gimnasia como pocos en nuestra ciudad. Mariana, conocedora de la rítmica de los 80, 90 y 2000, recrea aquella exhibición que no se extingue: “Además de recibir una nutrida cantidad de participantes, nos acompañaron muchos grupos familiares provenientes de diversas zonas del país. Y ese es nuestro objetivo, básicamente: un panorama familiar, donde no se compita ni se luche por medallas, sino por aprender, compartir, estrechar lazos…”.

Se le ve muy entusiasmada con los espectáculos ofrecidos por sus alumnas. ¿Qué más han expuesto en esas actuaciones?  

Mostramos las distintas formas con las cuales se trabaja nuestra gimnasia, no sólo la competitiva, sino también el baile, la danza folclórica, alguna manifestación de danza hindú, el paso doble, la salsa… De todo, pues siempre nos estamos nutriendo.

¿Sobran matices, entonces?

Sí, porque también aplicamos elementos no tradicionales de la rítmica para hacer una labor o una expresión corporal. Entonces, esto viene a ser la base de nuestra disciplina, porque cuando competimos en una serie de un minuto y medio, por ejemplo, el tiempo es sumamente restringido, obviamente. Por lo demás, debemos adecuarnos a ciertas normas que la Federación Internacional de Gimnasia dicta una vez al año. Y acá, en cambio, hay más libertad para hacer lo que queramos.  

¿Los atuendos para una fiesta de este tipo deben ajustarse con la ocasión?

El reglamento exige una malla y vestimentas diferentes cuando se compite, pudiendo ser un traje o una presentación de flamenco como modelo. En esta oportunidad desplegamos una bonita actuación de expresión corporal, mostrándola justo cuando llegó al Polideportivo la señora Virginia Reginato.

ORIGEN Y PRESENTE DE LA RÍTMICA EN LA CIUDAD DEL DEPORTE    

Mariana González, expectante a las dos funciones que brindarán sus alumnas para cerrar la temporada, explica los inicios de su máxima pasión en la Ciudad del Deporte: “El 93, cuando ingresé a la gimnasia regida por la municipalidad, se produjo una alianza entre la U. Católica y diversos municipios de la Quinta Región. La profesora de entonces, la señora Gladys Jiménez, hizo un taller donde reunió a profesoras vinculadas a la especialidad, estableciendo las bases de lo que después sería el circuito en nuestra región”.

Sobre sus funciones en la Casa del Deporte, puntualiza: “Estoy a cargo de dos centros, trabajando sola en ambos, donde recibo a niñas de todos los colegios de Viña y de sus alrededores. Sería ideal que todas las alumnas fueran de establecimientos municipales, pero las escuelas se han ido nutriendo con deportistas de distintas partes, no precisamente de las municipalizadas. No sé cuál es el motivo”.

¿Dónde se ubican las escuelas?

En el gimnasio de la Corporación Municipal, ubicado en 10 Norte, y en el complejo de Gómez Carreño. En el primero, hacemos clases los lunes, miércoles y viernes, entre las 17 y 19 horas; y en Gómez Carreño, los martes y jueves, de 16.30 a 18.30. En cuanto a edades, tenemos gimnastas desde los cuatro años, pudiendo asistir hasta la edad que quieran. Y son sólo para damas, tal como ocurre en todo Chile hasta hoy.            

“SIN EL APOYO DE LA CASA DEL DEPORTE, POCO Y NADA HARÍAMOS”

“El constante apoyo de la Casa del Deporte, iniciado el 2004, ha sido fundamental para nosotros. Si no lo tuviéramos, muy poco podríamos hacer. Y no me refiero sólo a un apoyo económico en un país donde el deporte es caro y la rítmica es relativamente barata, aunque no tanto porque el valor de un tapete o de una alfombra supera los dos millones de pesos. De hecho, uno de los tres tapetes que tenemos nos lo concedió la Casa del Deporte, sumado a numerosas necesidades: dinero para campeonatos, adquisición de medallas, jueces, traslados, recinto, tapete…”.     

Relacionando lo antedicho con la realidad de antaño, González afirma: “Si comparo objetiva y fríamente períodos anteriores con el actual, a partir de 1993, debo decir que antes no tuve prácticamente nada. En la época del Consejo Local de Deportes nos costaba un mundo conseguir un gimnasio, no teniendo tampoco las posibilidades de acceder ni a un tapete ni a ningún tipo de implemento. Y a contar de 2004, cuando la señora Virginia Reginato asumió como alcaldesa, se notaron las diferencias”.                         

¿Qué privilegios ha recaudado la gimnasia desde 2004? 

Empezando, tuvimos un tapete, logrando después implementos y recintos siempre disponibles. Al respecto, nos dieron prioridad porque antes, mientras estábamos haciendo clases, nos quitaban un horario o nos suspendían algunas jornadas. Ahora, nadie nos quita el espacio asignado ni la total seguridad para ocuparlos. Insisto: sin los aportes de la Casa del Deporte, no podríamos hacer esto ni tampoco una gala, la cual demanda traslado, transporte, amplificación, decoración…   

Avizorando el devenir, este auténtico símbolo de la gimnasia rítmica viñamarina devela sus propósitos: “Primeramente, necesitamos a las chicas entrenando regularmente para que sigan aprendiendo y puedan llegar a competir en el torneo interno de fin de año. Después, mantenerlas activas unos cuatro o cinco años, por lo menos, para que aumenten su nivel de participación. Finalmente, queremos crear un club o una selección representativa de Viña”.   

¿Cuándo organizarán el Campeonato Viña Ciudad del Deporte?       

El 13 de octubre en el Polideportivo, donde llevaremos a cabo la vigésimo primera edición, aunque antes no llevaba el nombre de nuestra ciudad por una cuestión de años, lógicamente. Como somos de las pocas municipalidades y escuelas que no hacen distinciones, tendremos hartos participantes. Digo esto porque en otros torneos te ponen ciertas condiciones, habitualmente. Por lo tanto, invito a gente de cualquier lugar, incluso a extranjeros para que mis niñas se instruyan y progresen.

¿Y ya tienen agendada una próxima gala?

Para terminar el año, haremos una gala nocturna el 22 de diciembre en Gómez Carreño, donde habrá niñas de nuestros recintos solamente. Será la cuarta presentación o encuentro de ambas escuelas, las que siempre han tenido diversas temáticas: a la primera, la denominamos Ni una menos, desarrollando los asuntos de la violencia contra la mujer. Después, presentamos otra sobre la parte sensorial, relativa a la vista y al tacto; y a la del 2017, la llamamos Gymnawood porque la ataviamos con películas de Hollywood.

“Y este año -continúa Mariana- transitaremos por Latinoamérica Unida, cuyos pasajes ya adelantamos parcialmente en la gala de agosto. Entonces, también invitamos a todos los deportistas de Viña a presenciar ese día de diciembre un fascinante viaje por los países latinoamericanos”.  

Por ahora, el telón lo ha bajado Mariana González, quien todavía respira el espíritu de su querida rítmica plasmado una tarde de sábado -durante un pasado reciente- en uno de los mayores ejes deportivos de su ciudad natal. Su extenso idilio con el arte primoroso de la gimnasia es persistente, como las imágenes de sus niñas engalanando el tapete.

La cortina de su vida acaudala un pasado y un hoy resplandecientes. ¿Y el futuro? Sabrá de él los próximos 13 de octubre y 22 diciembre, cuando el telón vuelva a encumbrarse en la Ciudad del Deporte.    

por Mario Ramírez Escudero

595 visitas

Comenta esta Nota