CASA DEL DEPORTE

ico-clima
12.7 ºC
Despejado

David Trezeguet: A corto plazo, Vidal se convertirá en un jugador determinante para el Barcelona

Martes 16 de Octubre de 2018
El campeón mundial en 1998 conversó con Viña sobre sus conquistas, la Roja y su admiración por Marcelo Salas, ídolo de su querido River. Subcampeón planetario en Alemania 2006, además, esta leyenda de la Juventus habló también sobre Vidal, Sánchez y la Francia de hoy.
692 visitas
  • David Trezeguet: A corto plazo, Vidal se convertirá en un jugador determinante para el Barcelona
 

El fin de semana recién pasado, el Mundial de Fútbol Tenis disputado en Santiago reunió a figuras de alto relieve, resaltando entre estas el holandés Frank de Boer, Martín Palermo, Roberto Abbondanzieri y un campeón mundial en Francia 98: David Trezeguet, quien, en el hotel donde residió durante su estadía en Chile, sostuvo un extenso y revelador diálogo con la Casa del Deporte.

Nacido en Francia (ayer, 15 de octubre, cumplió 41 años), Trezegol enseña los comienzos de su vida: “Nací en Ruan el 77, donde viví hasta el 79. Después, me trasladé con mi familia a Argentina, volviendo a Francia el 95. Y un año antes, debuté en primera división por Platense, empatando uno a uno contra Gimnasia y Esgrima de La Plata. Jugué ese partido suplantando a Marcelo (Espina), porque él estaba suspendido”.   

“Empecé como volante, ubicado detrás de la primera o segunda punta, algo así como un número 10”, complementa el hincha acérrimo de River Plate y ex compañero de Marcelo Salas en la Juventus. E hijo de Jorge -zaguero central en la segunda división del balompié trasandino en los setenta- y de Beatriz González, “argentinos como mi hermana Fabiana Soledad, quienes ahora residen en Montecarlo, Mónaco”, agrega.    

En Europa, defendiste al Mónaco y a la Juventus, donde fuiste compañero de Marcelo Salas…

El 96 llegué al Mónaco y a la Juve, el trampolín más importante de mi carrera, el 2000. Por el prestigio del club, los objetivos eran ganar en continuación, lo cual logré durante diez años. Soy el extranjero que jugó más temporadas en la Juve y, también, el extranjero con más goles anotados. Y dentro de los grandes personajes que he conocido, compartir con Marcelo fue algo único, aunque su lesión me impidió disfrutarlo más. Pero, como hincha de River, cumplí el sueño de poder jugar con uno de los máximos ídolos del club, pues Marcelo venía de hacer fenomenales campañas en Argentina.    

En Florida, barrio ligado a Platense y a toda la familia y amistades de sus padres, David creció viendo a sus máximos ídolos: “Crecí sobre la imagen de Diego Armando Maradona, siendo también un gran admirador de Gabriel Batistuta, por característica, emblema, personalidad… Después, el tiempo me dio la posibilidad de afrontarlo como rival en Italia, significando para mí otro sueño extraordinario”.

Sobre el final de tu trayectoria, en 2011-2012, jugaste por River en la Primera B. ¿Un inmenso honor?   

Sí, un honor gigantesco que se dio en una circunstancia muy atípica, porque estaba jugando en Emiratos Árabes sin encontrar la justa motivación. En el momento más crítico de su historia, fui a River a darle una mano. Esa etapa la viví como una experiencia humana y pasional, exprimiéndola como un hincha más. Al final, anotando goles muy valiosos, logramos el ansiado regreso a la Primera A.    

TREZEGOL, MULTICAMPEÓN

Dos conquistas están perpetuadas en la existencia de Trezeguet: el Mundial de 1998, logrado tras un memorable 3-0 sobre Brasil, y la Eurocopa de 2000, obtenida con un gol de oro suyo ante Italia.

“A nivel de selección nacional, fuimos la segunda nación europea en ganar una Copa del Mundo y una Euro, lo más impresionante para un futbolista de alto nivel. Representando también cumplir un sueño de un niño, que en mi caso fue crecer viendo a Diego Armando Maradona levantar la Copa en el Mundial del 86. Entonces, consagrarme campeón al inicio de mi carrera con sólo diecinueve años, es algo imborrable”.  

La final de la Euro 2000, dirimida con un golazo tuyo en el alargue, tuvo un desenlace increíble. Sí, en Rotterdam, donde perdíamos uno a cero contra Italia hasta el minuto 93. Empatamos y en el primer tiempo adicional, después de una fenomenal jugada por la izquierda, disparé muy fuerte con la zurda. La puse arriba, lejos del arquero. Fue un gol muy precioso, ¿no?”.                  

¿Y qué pasó en la final de Alemania 2006, en la cual desperdiciaste un penal en la definición?  

Naturalmente, fue un golpe bastante duro perder ese Mundial. Pero los jugadores importantes siempre toman responsabilidades, buenas o malas, pero las toman. Me tocó vivir ese momento difícil frente a Italia en un campeonato que no fue simple para mí, no solamente por ese episodio sino también porque jugué poco.  

“LA ROJA ERA CANDIDATA A HACER UN BUEN PAPEL EN RUSIA”   

“Francia fue un legítimo campeón”, afirma. “Y preví el título porque los proyectos y los trabajos sólidos hoy se imponen. Europa los está aplicando, reflejándolos en el último Mundial, donde los cuatro semifinalistas fueron de su continente. Además, Francia contó con un talento superior de individualidades, después de haber perdido la final de la Euro 2016 contra Portugal. Esa derrota, seguramente, hizo crecer la autoestima en los jugadores, quienes sin mayores complicaciones y con un sistema de juego muy clásico, se impusieron. Supieron golpear en los instantes justos, también”.  

Hablando de proyectos serios y sólidos, ¿Argentina pagó tributo a aquello en el Mundial? 

Indudablemente, dejando una imagen negativa y una triste muestra de un equipo con gran talento. Venía con varias complicaciones a nivel federativo, sumadas a cambios de entrenadores y de jugadores, no encontrando entonces un equilibrio. El fútbol sudamericano se vive con mucha pasión, pero la pasión no basta a estos niveles. Por esto, en las últimas competiciones internacionales los europeos están prevaleciendo y, copiar las cosas buenas sin olvidar su propio folclore, puede ser la receta.   

En relación a Messi, determina: “A nivel de clubes, Lionel siempre está demostrando ser el número uno, marcando diferencias ya durante una década. Pero el talento individual no vale al cien por cien en una selección confusa (…) En todo caso, para mí sigue siendo el jugador por el cual uno paga para ir a divertirse, divirtiéndose él también en el campo de juego, donde irradia muchísima alegría”.  

¿Extrañaste a la selección chilena?

Sí, obviamente, después de mostrarnos un excelente juego y de alcanzar títulos de manera muy justa. Sin embargo, cuando empiezas a ganar y a convertirte en un exigente rival para todos, la vara se eleva. Su eliminación causó sorpresa, porque, en un cierto modo, era una de las candidatas a hacer un buen papel. Ahora, está en plena renovación de figuras con un técnico nuevo, en un proceso no simple ni corto. Y en el último amistoso, vi a un Perú en pleno crecimiento ante un equipo en la búsqueda de esa identidad que la llevó a merecer títulos de enorme valía.

“VIDAL Y SÁNCHEZ SE IMPONDRÁN PRONTO”

Informado de todo el acontecer futbolero mundial, el franco-argentino vislumbra el futuro de las dos máximas figuras nacionales: “Arturo dio hace poco una declaración dura en el Barcelona, tal vez no de la mejor forma, pero a mí me gustan ese tipo de declaraciones porque manifiestan interés por jugar y por demostrar una categoría de gran futbolista. Incluso, eso es beneficioso para el mismo club. Si Arturo se está entrenando bien, se va imponer en ese equipo lleno de automatismo, convirtiéndose a corto plazo en un jugador determinante. Tal como lo fuera en la Juventus y en el Bayern Múnich”.

“Y Alexis está inmerso en un club con dificultades, pues sus números lo demuestran tanto en la liga inglesa como en la Champions. Por otra parte, conocemos el alto prestigio como entrenador de Mourinho, sabiendo además cómo es. Manchester United sigue buscando un equipo ideal o un once titular, haciéndose Alexis parte de esta tendencia, porque juega, no juega, es titular, suplente… Pero el chileno es un enorme profesional, que sabrá entender este momento y también logrará superarlo. Por algo lo compraron, por su indiscutible calidad”.  

“POR SU JUVENTUD, ESTA FRANCIA ES CANDIDATA A SUMAR LOGROS”

Paseando por el mundo el rótulo de campeón en Francia 98 y de la Eurocopa 2000, la selección gala se presentó en el Estadio Nacional en septiembre de 2001, engalanando el último encuentro de Iván Zamorano por la Roja. Trezeguet rememora:

“Para mí, fue una experiencia extraordinaria porque estuvimos en la despedida de un delantero de nivel mundial e ídolo del fútbol chileno, y porque, estando en Europa, no teníamos la posibilidad de enfrentar a clubes o a selecciones sudamericanas. Resultado y el gol que anoté aparte, vivimos un ambiente único en un estadio completo, repleto de pasión sudamericana. Y vinimos con casi la totalidad del plantel del 98, representando eso una motivación mayor para Iván: Zidane, Henry, Thuram, Petit, Pires, Desailly, Lizarazu, Vieira…”.   

Volviendo a la Francia 2018, este hombre de hablar fácil y educado la coteja con la de hace veinte años: “El 98, no éramos candidatos al título a pesar de ser anfitriones, algo dicho abiertamente por gran parte de la prensa. Pero como empezamos a conseguir buenos resultados, el público se fue contagiando, pudiendo al final levantar el máximo trofeo. Dos años más tarde, conscientes de que éramos un cuadro consagrado, tuvimos la determinación para obtener la Eurocopa.

“La selección de ahora nunca escondió sus aspiraciones, expresándolas abiertamente. ‘Vamos a Rusia como serios candidatos, ganar es el objetivo principal’, dijeron, siendo eso el opuesto a muchas naciones que siempre especulan. Esto lo encontré muy interesante, como también ver después jugar con gran entusiasmo a chicos muy jóvenes. Nombramos mucho a Mbappé, porque es delantero y es muy joven.

“Pero lo realizado por el entrenador con figuras como Pavard y Lucas Hernandez, completamente desconocidas en el fútbol francés, repercutió triunfalmente. Nunca hemos discutido la calidad de Pogba, de Kanté o de Griezmann, pero el entusiasmo del resto del equipo nos condujo a la corona. Y esta generación, comparada con la del 98, está empezando porque todavía no llega a su plenitud. Su promedio de edad es muy bajo, fluctúa entre los 22 y 24 años. Por lo tanto, es seria candidata a seguir haciendo grandes cosas.  

“Nuestro fútbol está anticipando los tiempos para evitar los altibajos de muchas naciones, como los de Chile, por ejemplo, que tras estar instalado en la cresta, sufrió un declive propio de toda selección ganadora”.                                  

por Mario Ramírez Escudero

692 visitas

Comenta esta Nota