CASA DEL DEPORTE

ico-clima
17.3 ºC
Nublado

PICANDO DE ATRÁS, EVERTON HUNDE EL BARCO COMANDADO POR MARIO SALAS

Jueves 31 de Enero de 2019
Con tantos de Madrid, Cerato y Cuevas, el Oro y Cielo revirtió un 0-2 ante Colo Colo para instalarse en la final de la Copa Ciudad del Deporte.
303 visitas
  • PICANDO DE ATRÁS, EVERTON HUNDE EL BARCO COMANDADO POR MARIO SALAS
  • PICANDO DE ATRÁS, EVERTON HUNDE EL BARCO COMANDADO POR MARIO SALAS
  • PICANDO DE ATRÁS, EVERTON HUNDE EL BARCO COMANDADO POR MARIO SALAS
  • PICANDO DE ATRÁS, EVERTON HUNDE EL BARCO COMANDADO POR MARIO SALAS

Frente a un irresoluto Colo Colo, un cuadro auriazul que empieza a encantar con un planteo  agresivo y frontal, expuso ayer un intenso espectáculo en Sausalito, donde culminó la fase inicial de la Copa Vina Ciudad del Deporte, liderada por el propio Everton y por Universidad Católica.    

Aquel equipo que empieza a ilusionar a su parcialidad con sólidos argumentos, si bien recién comienza a estructurarse, formó frente al Cacique con Carlos Moreno, Benjamín Berríos, Marcos Velásquez, Bastián San Juan, Matías Ibacache; Gonzalo Freitas, Álvaro Madrid, Juan Cuevas; Sergio Vergara, Álvaro Ramos y Maximiliano Cerato. Iniciándose la segunda fracción, el estratego Gustavo Díaz ordenó los ingresos de Cristián Suárez, Diego Orellana y del atacante uruguayo Fernando Arismendi, sustitutos de Velásquez, Ibacache y de Vergara, respectivamente. También, a los veinte y veintitrés minutos, Joaquín López y Franco Ragusa reemplazaron a Berríos y al charrúa Freitas.       

Ya en los primeros tramos del encuentro, cuando ambos protagonistas exhibían un desempeño colmado de intensidad, el atrevido Max Cerato anticipó destellos de lo que sería su desequilibrante presentación: a los doce, exigió a Agustín Orión con un zurdazo bajo que el portero trasandino envió al lanzamiento de esquina y a los dieciséis, con otro disparo que alarmó a la estantería alba. Poco antes, sí, Sausalito había presenciado un golazo de Esteban Pavez. En el minuto once, el volante capturó un rechazo de un zaguero local con un misil despachado desde 25 metros.

Everton no detuvo su propuesta ofensiva, tal como lo hiciera frente a U. Católica y a U. Española, pero a los 33 Andrés Vilches amplió los números en favor de la escuadra comandada por el viñamarino Mario Salas. Sin embargo, el compromiso creció en expectación a los 41, cuando Madrid dejó estático al meta popular gracias a un matemático disparo alto, luego de otra aventura emprendida por Cerato.      

El descuento de Madrid oxigenó espiritualmente a los anfitriones, que emparejaron el marcador a los once del complemento tras una excelente asistencia de Ramos a Cerato, quien sutil y delicadamente puso el balón en el fondo de las redes. Y a ocho del epílogo, un grueso error del arquero albo -una innecesaria falta cometida a Ramos- originó el trepidante triunfo de los de la Ciudad del Deporte, rubricado por la vistosa zurda de Pipino Cuevas desde el punto penal.     

Esta vez no fue el “Indio el que picó de atrás”, apelando a una antigua máxima perteneciente al argot futbolero nacional, sino que fue este Everton de Gustavo Díaz el que ejecutó tal hombrada. De esta manera, el Oro y Cielo sumó siete puntos en este cuadrangular, los cuales lo encumbraron a disputar la final con Universidad Católica, pactada para el sábado 2 de febrero a contar de las 19.05 horas.

303 visitas

Comenta esta Nota