CASA DEL DEPORTE

ico-clima
17.6 ºC
Muy nublado

14 de noviembre 2002: Hasta siempre, Maestro

Martes 14 de Noviembre de 2017
René Meléndez, mayor símbolo de Everton y “dueño” de sus dos primeros títulos, viajó a la eternidad.
185 visitas
  • 14 de noviembre 2002: Hasta siempre, Maestro

Nacido en diciembre de 1928, en la nortina oficina salitrera Pedro de Valdivia, René Orlando Meléndez Brito dejó de existir el jueves 14 de noviembre de 2002, en Viña del Mar, a sus 73 años. El máximo emblema histórico de Everton, goleador por excelencia, técnico, virtuoso, llegó al club viñamarino en 1947, brillando en éste hasta 1956, época dorada en la cual alcanzó sus primeras estrellas. El 14 de enero de 1951, día de la final extraordinaria con Unión Española en el Estadio Nacional, Everton se impuso 1 a 0 con memorable anotación de Meléndez, inscrita a los trece minutos del alargue tras eludir al portero hispano. Con esa conquista, el trofeo de campeón chileno de 1950 se fue por primera vez a provincia, luciendo en las vitrinas de Viana 161, donde se ubicaba la legendaria sede del cuadro fundado en junio de 1909 por David Foxley Chapman. Dos temporadas después, el equipo de la ciudad del Casino y del Reloj de Flores, donde Meléndez transitó sus últimos años a bordo de un taxi, logró su segundo título cómodamente, siendo puntero de punta a cabo durante las 33 fechas, en las que el ídolo oro y cielo se puso la corona de mayor goleador del campeonato al marcar treinta cifras. Y no solamente el estadio El Tranque (actual Sausalito) y todas las canchas locales disfrutaron el talento y la artillería infalible del atacante ruletero, sino también diversos campos del sur del continente, como el del Centenario de Montevideo, donde la Roja consiguió su primera victoria sobre Brasil con motivo del Sudamericano de Naciones. En aquella Copa América, jugada en enero de 1956, Chile vapuleó al Scratch por 4-1, gracias a una delantera de oro pilotada por don René e integrada además por Jaime Ramírez Banda, Enrique Cuá Cuá Hormazábal, Manuel Colo Colo Muñoz y Leonel Sánchez. ¡Qué tiempos, qué figuras…! Fueron precisamente Hormazábal (dos tantos), Sánchez y el supercrack de Everton quienes decretaron el inolvidable triunfo ante los verdeamarillos, siendo Meléndez la gran figura de ese inédito éxito. Tras sus destellos y golazos defendiendo a los dirigidos por Martín García y presididos por el señero doctor Óscar Marín Socías, el Hombre de las Pampas llevó su clase a U. de Chile, O’Higgins, Unión La Calera y, en 1964, cuando colgó sus certeros botines, al curicano elenco de Luis Cruz Martínez. Luego de dejar una marca indeleble con su juego elegante, lustroso y eminentemente eficaz, René Orlando Meléndez Brito, ¡único jugador llamado por sus cuatro nombres en toda la Historia de nuestro fútbol!, y el primero en inspirar a periodistas como Renato González, Míster Huifa, y Luis Eduardo Gianelli a decir “René Orlando Meléndez, me pongo de pie”, volvió a Viña del Mar para formar en Sausalito a futuros talentos. Pero, en honor a la verdad, a ninguno como él.

185 visitas

Comenta esta Nota