CASA DEL DEPORTE

ico-clima
10 ºC
Parcialmente nuboso

Nuevos desafíos en su desarrollo y aprendizaje en tiempos de COVID-19

Martes 16 de Junio de 2020
Niños con déficit atencional
116 visitas
  • Nuevos desafíos en su desarrollo y aprendizaje en tiempos de COVID-19

Ante el surgimiento de la emergencia sanitaria, es importante que los padres aprendan sobre este trastorno y explicarles a sus hijos, en términos fáciles y comprensibles lo que sucede en nuestro país y el mundo. Es importante acogerlos, conversar sobre el estrés y mantener una rutina “lo más normal posible”.

Por la contingencia que vivimos en el país y el mundo, hemos debido mantener cuarentena o aislamiento en los hogares en donde se ha visto que niños y adolescentes no pueden hacer muchas de las cosas que debieran hacer y que son fundamentales en su desarrollo como jugar, explorar, reunirse con sus amigos o ir al colegio. Esto último puede ser un gran desafío, no sólo para ellos, sino que también para sus padres y cuidadores. 

Por otra parte, el aislamiento también podría asociarse a aumentos del tiempo en uso de pantallas (teléfonos, tablet, TV, computadores, videojuegos), además están realizando menos actividad física y los cambios de rutinas pueden generar estrés en la familia, lo que gatilla nuevos problemas de salud o descompensación de ellos.

La Dra. Keryma Acevedo, neuróloga pediátrica, nos detalla que en estas circunstancias es importante que los acojamos, hablar sobre estrés y mantener la rutina, con normas respecto al uso de pantallas, horarios de sueño, estudio y realización de actividad física, entre otros. Aunque estén en casa, nuestros hijos deben mantener su actividad estudiantil, adaptada a las nuevas condiciones que enfrentamos”. En el caso de los adolescentes se deben generar algunas tareas en la que ayuden a contribuir al cuidado de sus familias y adultos mayores a través del distanciamiento social. 

¿Qué sucede con el estudio y aprendizaje de ellos?

Los profesores y colegios han debido buscar nuevas estrategias para enseñarles a los niños desde sus hogares, “pero esta situación puede ser un tanto abrumadora, tanto para los estudiantes como para los padres. No todos tienen acceso a internet o a los materiales escolares, los padres no están preparados para ‘transformarse’ en profesores, más aún cuando se debe trabajar y el hogar no siempre presenta condiciones que facilitan el trabajo escolar como la sala de clases”, agrega la Dra. Paulina Tejada, residente de neurología Pediátrica. Es necesario que los estudiantes se adapten a exigencias, contenidos y horarios de estudio, para que se adecúen a este nuevo escenario.

¿Qué es el Trastorno de Déficit Atencional? ¿Se podría observar en este período en niños?

El déficit atencional es un cuadro que se caracteriza por presentar síntomas en tres áreas: inquietud, impulsividad y desconcentración. Éstos, pueden estar presentes con diversa intensidad e interfieren en las actividades normales de los niños, como por ejemplo, el estudio, convivencia con sus compañeros o en la vida diaria en su hogar.

Existen diferentes subtipos, en los que puede predominar la inquietud:

Niños que se mueven mucho

Aquellos que se exponen a accidentes

Les cuesta estar sentados, corren y saltan por todas partes

O la inatención, quienes se distraen fácilmente, no logran terminar sus tareas, se les pierden cosas, requieren de supervisión para realizar sus deberes escolares y/o olvidan fácil lo estudiado. Esto último puede observarse en niños muy inteligentes, pero al tener estos síntomas, sus procesos de aprendizaje son interferidos y en este período tan difícil, puede hacerse aún más complejos. 

Es de suma importancia que todos los niños estén supervisados en su casa, de modo de estimularlos a desarrollar su trabajo escolar en forma diaria, tomarse el tiempo de escucharlos y acompañarlos, reforzando el apego a rutinas y hábitos saludables, incluyendo el sueño.

“En el caso de niños que estaban en control neurológico por un déficit atencional, puede ser que requieran una adaptación o cambio de su tratamiento habitual, lo que deben consultar con su médico tratante, de modo de combinar las estrategias que los ayuden, de mejor forma, a completar sus tareas, además de tener tiempo para descansar, jugar y compartir con su familia”, aconseja la especialista.

Se deben priorizar las actividades o materias más importantes y considerar que el encierro tiene un impacto en la salud de todas las personas, incluyendo los niños, sin que necesariamente constituya una patología. Sin embargo, si la dificultad continúa es necesario consultar a un especialista para implementar un manejo integral que evite un deterioro de los procesos de aprendizaje o de la calidad de vida. 

Fuente www.ucchristus.cl/

116 visitas

Comenta esta Nota