CASA DEL DEPORTE

ico-clima
14 ºC
Despejado

Niños con problemas de sueño en tiempos de pandemia

Viernes 26 de Junio de 2020
A raíz de lo que estamos viviendo en el país por la contingencia sanitaria, los más pequeños de la casa se están viendo afectados por el encierro y el estrés que conlleva en la familia el sobrellevar este período de confinamiento. El mal dormir es una de las consecuencias.
129 visitas
  • Niños con problemas de sueño en tiempos de pandemia

Vivir en tiempos de pandemia ha sido difícil para todos y, aunque no lo creamos, también para los niños. Ellos están durmiendo mal, porque se ven afectados en su ritmo circadiano por la cuarentena que están viviendo, que muchos no entienden bien lo que está pasando o el estrés producido por el COVID-19, además de lo que escuchan de su familia o medios de comunicaciones.

“Se están durmiendo muy tarde, levantándose cansados y tarde, ya que no tienen horarios definidos. Y por esto, están presentando fenómenos como las pesadillas, despertarse en la noche y tener cuadros de insomnio”, nos cuenta el Dr. Pablo Brockmann, pediatra broncopulmonar.

En general, se ha visto que todos los miembros de la familia han cambiado su conducta de sueño, además de la rutina. La falta de contacto social también ha influido en los trastornos de las horas de sueño en los niños. “Los padres nos olvidamos a veces de lo importante que es el sueño para el desarrollo neurocognitivo y biológico de nuestras hijas e hijos”, agrega el doctor.

¿Cómo podemos mejorar el sueño de los niños en estos tiempos?

Hablar con ellos y hacerles ver que el dormir es vital y no entenderlo como un castigo o algo aburrido.

Crear rutinas con ellos a la misma hora, todos los días.

Ponerse de acuerdo con ellos si son adolescentes en los horarios para dormir. En niños, ideas el horario basado en el criterio y rutina de los padres.

Mantener luces apagadas y sin pantallas durante el sueño.

No dormirse después de las 21:00 horas, idealmente en niños menores de 11 años.

Levantarse a la misma hora todos los días, con ligera flexibilidad los fines de semana.

Mantener un ambiente adecuado para el sueño, cómodo, no sobreabrigar y evitar estímulos durante la noche.

No comer ni tomar mucho líquido antes de acostarse.

No automedicar a los niños.

Es muy importante que, si existen ronquidos, apneas, pesadillas, se despierta mucho durante la noche o anda somnolientos durante el día, es recomendable consultar con un especialista en sueño o con su pediatra.

Fuente www.ucchristus.cl/ 

129 visitas

Comenta esta Nota