CASA DEL DEPORTE

ico-clima
16 ºC
Despejado

LOS ALBOS, AUN EMPATANDO EN UN FEUDO INEXPUGNABLE, FRACASAN

Viernes 03 de Abril de 2020
En la temida Bombonera, Colo-Colo salvó una decorosa paridad a dos por la Libertadores: no obstante el equilibrio ante Boca, fue eliminado en primera fase
107 visitas
  • LOS ALBOS, AUN EMPATANDO EN UN FEUDO INEXPUGNABLE, FRACASAN
  • LOS ALBOS, AUN EMPATANDO EN UN FEUDO INEXPUGNABLE, FRACASAN
  • LOS ALBOS, AUN EMPATANDO EN UN FEUDO INEXPUGNABLE, FRACASAN

El poderoso Boca Juniors, fundado el 3 de abril de 1905 en el barrio homónimo por un grupo de inmigrantes genoveses, recibió al campeón del Clausura chileno 2002 en la indomable Bombonera, donde alguna vez defendieron la Azul y Oro compatriotas como Roberto Luco (en 1935), Ivo Basay y Fernando Riera, ejerciendo como técnico en 1971-72. Después, Gary Medel y el Chapa Fuenzalida vistieron la pesada camiseta xeneize, recargada hasta ese momento por cuatro escudos continentales, el primero de ellos alcanzado en 1977. En choque por el grupo 7 de esa edición, compuesto también por Independiente y Barcelona, de Medellín y Guayaquil, el equipo administrado por Jaime Pizarro tuvo un deplorable inicio frente a los conducidos por Carlos Bianchi, puesto que a los catorce minutos ya caía por 2 a 0. Marcelo Delgado, máximo artillero de esta Libertadores, con nueve aciertos, hizo tambalear de entrada el pórtico del estadounidense Jonathan Walker y las aspiraciones del visitante, que albergaba alguna esperanza para acceder a la ronda de octavos. Pero el temible vendaval boquense decayó paulatinamente, contrarrestado parcialmente sobre el final de la etapa primaria, con un penal ejecutado por Marcelo Espina.


Apostando al corazón gigante de Iván Zamorano, como asimismo a alguna estocada de Luis Ignacio Quinteros o al distintivo apego ofensivo de Espina, el Cacique atacó hasta encontrar el equilibrio. Y fue el Nacho Quinteros quien lo encontró en el albor del complemento, a los siete, empalmando un voleo indómito para Roberto Abbondanzieri, pero no pudiendo inclinar la balanza al cabo de los noventa minutos. Con el empate, Colo-Colo sentenció su propia eliminación, finalizando último en el grupo tras lograr una sola victoria en seis encuentros -ante el Independiente colombiano, por 2 a 1 en el Monumental-; mientras el Xeneize extendió un sólido andar, rematándolo frente al Santos con su quinta estrella: a lo campeón, ganó 2-0 la final de ida y 3-1 en Brasil, anotando el Chelo Delgado tres de aquellas cinco conversiones.

107 visitas

Comenta esta Nota