20 de mayo 1986: PUÑO DE ACERO NO PUEDE NOQUEAR A BLOOD GREEN

Miercoles 20 de Mayo de 2020
Mike Tyson, el pegador más letal de la historia y próximamente probable rival de Holyfield, ganó con autoridad a Mitch Green en diez asaltos.
104 visitas
  • 20 de mayo 1986: PUÑO DE ACERO NO PUEDE NOQUEAR A BLOOD GREEN
  • 20 de mayo 1986: PUÑO DE ACERO NO PUEDE NOQUEAR A BLOOD GREEN
  • 20 de mayo 1986: PUÑO DE ACERO NO PUEDE NOQUEAR A BLOOD GREEN
  • 20 de mayo 1986: PUÑO DE ACERO NO PUEDE NOQUEAR A BLOOD GREEN

Iron Mike, niño terrible de Brooklyn y atleta bestial con mirada asesina, ascendió por primera vez a un cuadrilátero como púgil profesional en marzo de 1985, derribando por nocaut técnico al portorriqueño Héctor Mercedes cuando en el Convention Center recién se cumplían dos minutos de pendencia. Así, tras el temible cloroformo que sacudió al caribeño, el planeta empezó a conocer a quien en octubre del siguiente año se convirtió en el campeón mundial de los pesos pesados más joven de la historia: a la edad de veinte años y cuatro meses, Dinamita Tyson logró tal marca al conquistar el cinturón del Consejo Mundial de Boxeo, ante Trevor Berbick (el último contrincante de Muhammad Ali, en 1981). Ex convicto y personaje de un millar de combates extradeportivos, el neoyorquino llegó invicto a su decimoprimera pelea, anunciada como New York Is Busting Out, sostenida con Mitch Blood Green durante diez vueltas en el Madison Square Garden. Sobre el ring del escenario de Manhattan, el duro que ha hecho noticia por estos días no fue capaz de enviar a la lona a su antagonista de 195 centímetros, resistiendo este todos los rounds pactados.


Por lo tanto, el resultado lo determinaron las tarjetas, beneficiando en fallo unánime al antaño más enconado rival de Evander Holyfield. En 2005, Tyson afrontó su último combate frente al irlandés Kevin McBride, perdiéndolo para cerrar de esa manera una foja de 56 peleas, de las cuales ganó cincuenta (44 por la vía rápida) y sufrió seis derrotas. De aquellas, se recuerdan nítidamente las caídas ante Holyfield en 1996 y 1997, cuando el famoso e inolvidable mordisco en la oreja, previéndose también una factible reedición del mismo duelo en julio próximo, en Arabia Saudita.

104 visitas

Comenta esta Nota