Entrevista Claudio Reginato

Lunes 03 de Junio de 2019
En el futuro, un evento también debería llevar el meritorio nombre de la alcaldesa Reginato
350 visitas
  • Entrevista Claudio Reginato

A cinco meses de la 13° Coppa Claudio Reginato Bozzo, el hijo homónimo de quien revive en aquella cita de waterpolo devela pormenores de la misma y narra la lucida trayectoria dirigencial de su padre (1938-1992). “Mi tía Virginia ha promovido muchísimas actividades”, dice, mientras espera otra edición de la obra instituida por el Stadio Italiano.              

En un espacioso y confortable salón del Stadio Italiano, de Santiago, la Casa del Deporte fue directamente al nudo de un acontecimiento que cala adentro y bien hondo a Claudio Reginato Vásquez (47 años), quien descorre el velo de aquel suceso próximo a cumplir trece años de vida. Rastreando la memoria de su padre homónimo, que legó una trayectoria tan influyente como impoluta, nos ocupamos esta vez de la decimotercera edición de un campeonato de polo acuático que -restando cinco meses para su apertura-, ya está en francas sendas de desarrollo.    

Claudio, enfocado en una nueva cita que le dará otra emoción eterna desde la tribuna con la cual su progenitor fraternizó durante cinco décadas, anticipa: “La Coppa Claudio Reginato Bozzo, la más prestigiosa del waterpolo sudamericano en categoría Sub 15, se llevará a cabo en noviembre próximo acá en el Stadio Italiano. En marzo, empezamos a convocar a los clubes participantes, esperando la confirmación de los cupos en agosto. Normalmente, compiten siete u ocho equipos: uno nuestro, otros dos chilenos y cuatro internacionales”.  

Agitado e invadido por una íntima emoción, el también directivo de este certamen descubre asuntos biográficos de un padre legador: “Mi papá, nacido en Valparaíso el 1 de julio de 1938 y fallecido el 12 de febrero de 1992, era hermano de las tías Coty (Virginia) y Mafi (Mafalda). E hijo de Mafalda, mi nonna  o abuela, y de Luis (…) Nuestra familia es muy unida, permanentemente contactada, como lo soy yo con mis primos Verónica y Ricardo, hijos de la tía Coty”. 

En relación a la vida deportiva de quien simboliza el polo acuático nacional, explica que “a pesar de morir muy joven, a los 53 años, él hizo muchas cosas desde la infancia. Entre otros cargos, fue miembro de la rama de básquetbol de la colectividad italiana, participó en el club Canottieri, de Valparaíso, siendo además presidente del Stadio durante dos períodos. También, presidió la Federación Chilena de Natación, ocupando asimismo la vicepresidencia de la Confederación Sudamericana. Lo paradójico, sí, es que nunca se metió al agua, jamás practicó un deporte acuático”.

“A propósito de disciplinas acuáticas -ahonda-, mis hijos también las practican. Claudio (18), quien ha defendido a la selección nacional en varias competencias internacionales, y Bruno (13) pertenecen a la rama de waterpolo del club. Y María Belén, de catorce años, es nadadora. Yo aún juego, en la categoría master, formada por mayores de 35. Fui parte del primer equipo de Stadio hasta el año pasado, resultando campeón nacional en Iquique tras participar en ocho sudamericanos con la Selección”.       

¿Cuándo y por qué nació este campeonato de resonancia continental?  

Surgió en 2007, gracias al actual presidente de nuestra rama, Sandro Avelli, quien ideó fundarlo para homenajear el nombre de Claudio Reginato Bozzo. Como ambos mantuvieron una relación muy estrecha cuando mi padre era dirigente y Sandro jugaba, nació la iniciativa. Hoy, en el contexto continental, el torneo es denominado como el más significativo a nivel Sub 15.

¿Están optimistas en cuanto a convocatorias y a organización?

Sí, porque los competidores están permanentemente expectantes a su realización, ya que conocen cómo nos preparamos. Como ya lo mencioné, en marzo comenzamos a enviar las invitaciones, esperando en agosto tener la confirmación de los siete u ocho participantes definitivos. En todo caso, como ha sido la tónica en la mayoría de las ediciones, normalmente juegan siete septetos: tres nacionales, incluyendo uno de acá, más cuatro extranjeros.        

¿Es difícil financiar una competición de esta envergadura, estimando los hospedajes, básicamente? 

Nos cuesta ocho millones de pesos, considerando la organización y los alojamientos, fundamentalmente. Por esto, hacemos las gestiones con bastante antelación para conseguir los albergues, incluso residencias de nuestros jugadores. Cada equipo del exterior trae trece jugadores, aproximadamente, más dos o tres dirigentes. O sea, vienen casi cien personas. Pero lo más importante, por sobre la rivalidad, es la amistad que se logra, generándose una gran confraternidad y el reencuentro en diversas partes del continente.

“DESDE 2004, LA IMAGEN DEPORTIVA DE VIÑA HA CAMBIADO”

Deportista puro, Reginato nos ilustra compendios de su disciplina. “El waterpolo es muy parecido al hándbol, donde seis jugadores de campo y un portero, que no pueden tocar el piso, disputan un partido en una piscina de treinta metros de largo y de 2.20 de profundidad (…) Yo soy pivote, juego de espaldas al arco contrario”, explica. 

También, explica sobre el deporte de Viña del Mar que “en la última década, he visto resultados muy importantes, como la Playa del Deporte, principalmente. Eso se ubica en el verano, pero durante el resto del año también he notado muchas actividades. La Playa es una obra inédita, pionera, un gran concepto. Por otra parte, sé que existe un amplio desarrollo de escuelas de fútbol y de las más variadas disciplinas… Conozco a un destacado nadador viñamarino, Oliver Elliot, quien me ha dicho: ‘Tu tía siempre me ha apoyado, consiguiéndome piscinas para poder entrenar’”.

Debido a lo puntualizado, Claudio postula sentado en la butaca de la objetividad: “En el futuro, algún evento debería llevar la figura y el  nombre de la tía, quizá, para consagrarlo como una cita perpetua. Lo merece, creo, porque ella promovió la vasta cantidad de oportunidades que hoy disfrutan muchísimos vecinos”. 

¿Percibe un notorio cambio a partir de 2004, entonces?

La verdad, es un agrado ir los fines de semana a Viña, porque en la costanera te encuentras con una gran cantidad de gente corriendo, descubriendo por lo demás numerosas instalaciones e implementos para hacer deporte. Como natación, en las estupendas piscinas temperadas de Reñaca Alto, Forestal, Miraflores, Gómez Carreño… Entonces, ha cambiado totalmente la imagen y el aspecto de la ciudad.

¿Qué otros aspectos remarca?    

Ver, aunque sea de manera recreativa, a esa enorme cantidad de personas ocupando las nutridas instalaciones junto con sus familias. Permanentemente se utilizan, porque no están de adorno ni están oxidadas ni descuidadas. Y la tía, cumpliendo una labor muy valiosa que le debe competer a toda autoridad, siempre está presente en todas las corridas, maratones y actividades de las mascotas, acompañada incluso en muchas ocasiones por la ministra del Deporte, Pauline Kantor.

Palpitando ya un nuevo campeonato infantil de waterpolo -el de mayor reputación continental-, un Claudio Reginato Vásquez profundo e intrínseco se ha impregnado adelantadamente de emociones, recuerdos y memorias. Vibrando ante las sensaciones y el legado perenne dejado por un dirigente excepcional. La cara de Claudio Reginato Bozzo. La cara del polo acuático chileno…  

por Mario Ramírez Escudero

350 visitas

Comenta esta Nota