Everton, gracias a la pólvora de Cerato, se reestrena triunfalmente en el ruedo Internacional

Jueves 06 de Abril de 2017
Dominadores absolutos de las acciones, los de la Ciudad del Deporte vencieron a Patriotas en su juego inaugural de la Copa Sudamericana. Con este estímulo, recibirán a Iquique el sábado.
1.848 visitas
  • Everton, gracias a la pólvora de Cerato, se reestrena triunfalmente en el ruedo Internacional
  • Everton, gracias a la pólvora de Cerato, se reestrena triunfalmente en el ruedo Internacional
  • Everton, gracias a la pólvora de Cerato, se reestrena triunfalmente en el ruedo Internacional
  • Everton, gracias a la pólvora de Cerato, se reestrena triunfalmente en el ruedo Internacional

El viernes 1 de abril de 1977, desde las 21 horas, Everton enfrentó a U. de Chile por la Copa Libertadores en Sausalito, decretándose su debut absoluto en el plano internacional. Aquella noche, el equipo adiestrado por don Pedro Morales formó con Leopoldo Vallejos, Erasmo Zúñiga, Guillermo Azócar, Ángel Brunel, Julio Núñez; Humberto López, Mario Salinas, Sergio Ahumada; Carlos Cáceres, Jorge Spedaletti y José Luis Ceballos. Esa oncena, ante 7.650 personas, se impuso 2-0 con obras de Brunel y de Spedaletti, inscritas a los 41 y 56 minutos. Martes 17 febrero de 2009, también en Sausalito y por la Libertadores, los de la Ciudad del Deporte se estrenaron en esa edición contra Caracas, a partir de las 19 horas. Nelson Acosta, DT ruletero, alineó aquella tarde a Gustavo Dalsasso, Fernando Saavedra, Adrián Rojas, Cristián Oviedo, Rodrigo Ramírez;  Leandro Delgado, Nicolás Freitas, Cristián Uribe (25, Benjamín Ruiz), Jaime Riveros (82, Marcos Velásquez); Ezequiel Miralles y Roberto Gutiérrez (64, Sebastián Penco). Con conquista de Gutiérrez en el minuto 46, presenciada por 12.400 asistentes, el Oro y Cielo ganó por la mínima diferencia.

Hasta ayer miércoles, esta reseña internacional lucía el elenco viñamarino, la cual es menester para sus actuales miembros conocerla: Maximiliano Cerato, Wilson Morelo, Raúl Becerra, Iván Ochoa, Eduardo Lobos y compañía, además de Pablo Sánchez, fundamentalmente, deberían empaparse de una centenaria existencia deportiva, la que están defendiendo hoy en la Copa Sudamericana.    

Tras este imperativo informe histórico, así lo estimamos, describamos entonces qué ocurrió ante el Patriotas, benjamín del fútbol sudamericano. Luciendo su tradicional vestimenta, Everton recibió a los colombianos con Lobos, Camilo Rodríguez, Cristián Suárez, Matías Blásquez, Dilan Zúñiga; Rodrigo Echeverría, Ochoa, Cerato (54, Steven Almeida); Nicolás Orellana (66, Franco Ragusa), Morelo y Becerra (77, Sebastián Leyton). Bajo el aliento de más de diez mil hinchas, los auriazules chocaron con un equipo de mayor envergadura física, adquiriendo en todo caso un absoluto predominio en la fracción inicial, donde hubo algunas acciones importantes como también discutibles: además de un cabezazo de Becerra devuelto por el horizontal, un claro penal cometido a Morelo y una inexistente falta dentro de la zona de castigo a Orellana. Todo esto, con Lobos como mero espectador.

En el segundo lapso, la ya inconfundible doctrina ofensiva impuesta por Sánchez se acrecentó, encontrando un justo premio a los nueve minutos, cuando Cerato ejecutó ingeniosamente un tiro libre. Al ver una barrera compacta y de estimable talla física, la figura del encuentro optó por despachar su lanzamiento a ras de piso, mientras los hombres del muro brincaron. Luego de la solitaria anotación, los caribeños visitaron el pórtico viñamarino una sola vez con real peligro, estrellando un frentazo de Murillo en el larguero. Seguidamente, Zúñiga, quien llegó a inquietar por el ala izquierda en dos ocasiones, estuvo a punto de aumentar las cifras. Al cabo, el juego de ida terminó con la desbordante alegría de los anfitriones, cuya parcialidad se hizo sentir en el primer coliseo deportivo de la Ciudad Jardín. Y sintiendo ya el compromiso del sábado ante Iquique, en Sausalito, y la revancha con los colombianos a disputarse el 30 de mayo.

Cinco de abril de 2017: Everton abrió su tercera participación surcontinental festejando el gran acierto de Maxi Cerato en el mismo arco donde el Pocho Brunel, el Flaco Spedaletti y el Pájaro Gutiérrez también habían marcado. En el arco Cerro, el bendito, el de los goles históricos.       

Mario Ramírez Escudero         

  

1.848 visitas

Comenta esta Nota