EN MAR DEL PLATA, UN PRÍNCIPE CONSAGRA UNA OBRA MAESTRA

Viernes 08 de Febrero de 2019
Una chilena de colección ejecutada en canchas argentinas por un uruguayo, Enzo Francescoli, le dio a River un 5-4 sobre Polonia en el minuto noventa.
275 visitas
  • EN MAR DEL PLATA, UN PRÍNCIPE CONSAGRA UNA OBRA MAESTRA

Un ciclo exorbitantemente glorioso para la enseña rioplatense tuvo su punto inicial junto al Atlántico, imponente testigo de la Copa de Oro animada por Boca, la selección polaca y los bandasangre. En el marco de la segunda jornada del torneo, River y los europeos dibujaron en Mar del Plata un duelo para todos los tiempos, dirimido en los últimos cinco minutos. A los veintiocho del segundo lapso,el visitante ganaba 4-2, pero aquel equipazo de Nery Pumpido, ÓscarRuggeri, el  Tolo Gallego, Héctor Enrique, Norberto Alonso, el PipoGorosito, Antonio Alzamendi, el Príncipe Francescoli y Roque Alfaro, confeccionado por Héctor Bambino Veira, escribió un desenlace literalmente principesco. Restando siete minutos para el final, el Enzo descontó, poniendo Ramón Centurión a los 43 una igualdad con ribetes de hazaña. Sesenta segundos más tarde, el fútbol presenció un corolario de antología: el Beto Alonso envió un balonazo al área rival, la cabeza ganadora del Cabezón Ruggeri colocó el balón en el pecho de Francescoli, quien, de espaldas al portero, aplicó una chilena escultural para liquidar la goleada. Después, en el corazón y sobre el ocaso de ese año, los Millonarios depositarían en sus vitrinas la primera Copa Libertadores y una inédita Intercontinental, adquiriendo un cartón completo el mismo año en que la Albiceleste coronó su segundo título mundial en México.

275 visitas

Comenta esta Nota