CASA DEL DEPORTE

ico-clima
9 ºC
Nubes dispersas

07 de junio 2002: Ali, se pone el cinturón de la IBA

Viernes 07 de Junio de 2019
La hija de Muhammad Ali, Laila, entró a la Historia del boxeo femenino. Acá, además, homenajeamos al Más Grande.
109 visitas
  • 07 de junio 2002: Ali, se pone el cinturón de la IBA

Laila, boxeadora de la categoría mediano, estilizada, hermosa y uno de los nueve descendientes de Muhammad Ali, amplió su invicto en Mississippi, donde el 7 de junio de 2002 derrotó a su compatriota Shirvelle Williams. Luego de sostener una célebre contienda doce meses antes con Jackie Frazier, hija de Joe, el más grande rival de su padre, Laila superó a Williams en ocho asaltos, decretándose su triunfo en fallo unánime. Con esta victoria, la modelo y ex púgil obtuvo el cinturón de la Asociación Internacional de Boxeo, IBA. El último combate de la hija de uno de los deportistas más espectaculares de la Historia, sino el más, se llevó a cabo en Sudáfrica, en 2007, cuando derribó por nocaut técnico a Gwendolyn O’Neil. Así, la hija de un tigre batallador y genial se retiró invicta, imponiéndose en más de veinte peleas, 19 de éstas ganadas por nocaut.

Y si de fojas se trata, las de Cassius Clay, Muhammad Ali desde 1964, son sorprendentes. El mejor atleta del siglo XX, fallecido hace cuatro días a sus 74 años, disputó 61 combates, ganando 56, 37 de ellos por la vía rápida. Ali, esa mole de 192 centímetros y esbelta columna de ébano finamente tallado que decía “soy el más grande, el más hermoso, soy divino”, y “tengo una capacidad mental mayor a la de cualquier otro atleta”, nos dejó capítulos inmortales a partir de Roma 1960, donde alcanzó la medalla de oro. Valiente, fanfarrón, magnánimo, carismático y con profusa conciencia social, principalmente en la lucha por la justicia y la vida (no quiso ir a la Guerra de Vietnam), rompió todos los pronósticos en 1964, con 22 años, cuando envió a la lona a Sonny Liston. Después, entre tanta Historia, brindó al mundo tres enfrentamientos memorables con Joe Frazier, según él mismo “mi más grande rival”. Tunney Hunsaker (su primer contrincante profesional), Óscar Ringo Bonavena, Ken Norton, Floyd Patterson y Leon Spinks también estremecieron al planeta junto a Ali, quien en octubre de 1974, en Zaire, trazó una obra maestra en la llamada Pelea del Siglo. En la selva de Kinshaza, con 32 años, inmortalizó una exhibición perfecta de cómo enfrentar a un púgil ocho años menor, George Foreman: resistió el ataque con inigualable cintura, agotando a Foreman, y cuando halló el momento supremo, el del octavo asalto, aplicó una ráfaga de golpes mandándolo al piso. Es más, pudo rematarlo cuando viajaba a besar la lona, pero, mostrando integridad también, dejo que su obra maestra culminara con limpieza y excelencia. Único boxeador campeón en la máxima categoría en tres ocasiones, tuvo su Drama en Bahamas, donde en 1981 subió al ring por última vez para medirse con Trevor Berbick. Hoy, el mundo llora a uno de los mayores personajes y deportistas de todos los tiempos, a un hombre de mil batallas. Arriba y abajo de los cuadriláteros. ¡Gracias, Ali, descanse en paz!

109 visitas

Comenta esta Nota