20 de junio 1967: Ali, ¡No a la guerra, sí al deporte!

Jueves 20 de Junio de 2019
El Señor Púgil, aparte de uno de los tres deportistas más espectaculares de la Historia, recibió una condena carcelaria por eludir el Ejército estadounidense.
104 visitas
  • 20 de junio 1967: Ali, ¡No a la guerra, sí al deporte!

En abril de 1967, uno de los tres atletas más geniales de todas las épocas, junto con Pelé y Roger Federer, ya había alborotado a los Estados Unidos de América y a todo el mundo. Ferviente defensor de los derechos civiles de la minoría negra, Cassius Clay desde su nacimiento y Muhammad Ali a partir de 1964, generó conmoción no sobre un cuadrilátero, sino al desertar del servicio militar como asimismo de la Guerra de Vietnam. Este último año, en el cual obtuvo su primera corona mundial tras dar una cátedra ante Sonny Liston, la Comisión Atlética de Nueva York despojó a la mole de 192 centímetros finamente tallados de ese título, quitándole además la licencia de pugilista. También, luego del nocaut propinado a Zora Folley en marzo del mismo 67 y de su histórica negativa a la convocatoria bélica, Ali fue condenado aquel 20 de junio a cinco años de cárcel, respondiéndole a ésta con sus señalados amagues si bien estuvo alejado de la competición durante tres temporadas. Ya indultado por la Corte Suprema estadounidense cuando Joe Frazier reinaba los pesos completos, el Bocón de Kentucky reapareció hacia fines de los setenta derrotando a Jerry Quarry, recuperando el cinturón máximo cuatro años más tarde: en octubre de 1974, en la selva de Kinshaza, Zaire, donde esculpió una de sus tantas obras inolvidables, acaso la de mayor reminiscencia. Cuando derribó a George Foreman encestándole una ráfaga tan perfecta como célebre, consumándose así en el púgil más grande la historia y en el exclusivo deportista que reivindicó AL DEPORTE EN DESMEDRO DE LA GUERRA.


104 visitas

Comenta esta Nota