Panamericanos 2019

Martes 13 de Agosto de 2019
A cuatro años de Chile 2023, congratulamos acá la histórica actuación nacional en los panamericanos de lima y sus trece preseas de oro
233 visitas
  • Panamericanos 2019

Cada cuatro años, desde 1951, la humanidad polideportiva de nuestro continente se paraliza frente a uno de sus espectáculos más sublimes: los Juegos Panamericanos, cuya decimoctava edición brindó durante diecisiete días un, cómo no, vendaval de emociones. Un torrente de glorias, éxtasis, fracasos e ilusiones grabadas en Lima, donde la delegación de atletas chilenos cristalizó una gestión tan fructífera como impoluta ante la presencia de la ministra del Deporte, Pauline Kantor, y del presidente de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), el chileno Neven Ilic.

El espíritu nacional brilló con abundancia en suelo peruano, reinando una llama histórica, empapándose un medallero tradicionalmente precario de valiosas dosis para afrontar un próspero devenir. Hurgando en aquel baúl de preseas, exiguo pero meritorio y nostálgico, encontramos el primer reconocimiento de oro en Buenos Aires 1951, conquistado por el pedalero Exequiel Ramírez en el legendario velódromo de Palermo. Ahí mismo, junto al Atlántico, también encontramos las gemas doradas de los atletas Eliana Gaete, Betty Kretschmer y Hernán Figueroa; de los equitadores José Larraín, Héctor Clavel, Ernesto Silva, Alberto Larraguibel –quien pasó a la historia grande en Viña del Mar, en 1949, junto con el caballo Huaso- y de quienes, además, nos dieron esplendor olímpico: Ricardo Echeverría y César Mendoza, preseistas plateados en Helsinki 1952.

Así, evocando la consecución de ocho premios máximos en la primera edición de esta cita multideportiva, hemos abierto optimistas ventanas para reseñar los podios nacionales adjudicados en Lima. Empero, sin dejar de homenajear a otros de los nuestros que, obteniendo proezas doradas en este largo historial, construyeron sueños para esperar ese mejor y tan anhelado futuro. El tenista Luis Ayala, los atletas Emilio Ulloa, Gert Weil y Érika Olivera; los ciclistas Richard Tormen, Sergio Aliste, Fernando Vera y Roberto Muñoz; el velerista Alberto González, la triatleta Bárbara Riveros y Gilberto Navarro, campeón de tiro skeet, son dignos destinatarios de este repaso.

E ingresando de lleno a Lima 2019, llegamos a la actuación chilena más victoriosa en la historia de este certamen, maquillada por el octavo puesto en la clasificación general entre 41 naciones y por cincuenta medallas. De estas, diecinueve de plata, dieciocho de bronce y trece de oro, superando la cosecha de ocho adquiridas en Buenos Aires 51, precisamente.

A continuación, pormenorizamos las trece diademas doradas, consignando además las de plata más aclamadas, si bien el medio centenar es rotundamente encomiable:

Tomás González, en el suelo de la gimnasia artística. María Fernanda Valdés, la número 1 en el levantamiento de pesas, en categoría 87 kgs. Marco y Esteban Grimalt, en el voleibol playa. En el dobles mixto, los tenistas Nicolás Jarry y Alexa Guarachi. Felipe Peñaloza y Antonio Cabrera, competidores en el ciclismo de pista. Melita y Antonia Abraham, monarcas en el remo. Gabriel Kehr, lanzador del martillo. Christopher Kalleg e Ignacio Abraham, otra dupla de los dos remos largos...

María José Moya, dueña del patinaje contrarreloj. Thomas Briceño y Joaquín González, ganadores en el judo (-100 kilos) y en el karate (-60), respectivamente. Y volviendo a los bogadores, principales animadores de la representación criolla, Felipe Oyarzún, Felipe Cárdenas, Roberto Liewald y Fabián Oyarzun se impusieron en el cuatro remos peso ligero. Asimismo, en el cuatro pares de remos cortos, triunfaron Isidora Niemeyer, Soraya Jadue, Antonia y Melita Abraham.

Plata: la viñamarina María José Mailliard junto a Karen Roco, en la clase C2 500m del canotaje, el esquiador náutico Felipe Miranda, Francisca Crovetto en el tiro skeet, Kristel Köbrich en los 1.500 metros, la selección de balonmano… También, Mailliard consiguió el subtítulo en categoría C1 200m.

De esta forma, agradecemos y despedimos a Lima, ya comenzando a decir… ¡bienvenido, Santiago de Chile 2023!

Mario Ramírez Escudero

233 visitas

Comenta esta Nota