CASA DEL DEPORTE

ico-clima
16 ºC
Despejado

28 de agosto 2004: Viña y Atenas, origen y destino de un oro inédito

Miercoles 28 de Agosto de 2019
Bajo la batuta de Bielsa, Bonini y de Javier Torrente, el fútbol argentino logró su primer título olímpico en los Juegos de Massú y González.
152 visitas
  • 28 de agosto 2004: Viña y Atenas, origen y destino de un oro inédito

El 25 de enero del propio 2004, la Albiceleste había clasificado a la cita helénica en el Sausalito viñamarino, adjudicándose la fase final de los preolímpicos al igualar a dos con la Roja. Y ya en agosto, seis días después de la ingente epopeya dorada encumbrada por Nicolás Massú y Fernando González, el fútbol trasandino quedó a un peldaño de alcanzar una presea máxima que no había podido obtener durante largas décadas de historial olímpico, a partir de las derrotas ante Uruguay en París 1924 y en Ámsterdam 1928. Aquel maleficio, como el sufrido por Chile en Sydney 2000, donde los nuestros debieron resignarse con el bronce a pesar de consagrarlo como el mejor equipo, el elenco dirigido por Marcelo Bielsa y asistido por Luis Bonini y Javier Torrente, actual DT de Everton, lo rompió en la final contra Paraguay. En ésta, a la cual avanzaron registrando la friolera de dieciséis tantos convertidos y ninguno recibido en cinco encuentros, Fabricio Coloccini, Javier Mascherano, Roberto Ayala, Carlos Tevez, Andrés D’Alessandro y Gabriel Heinze -puntales de una oncena voraz- aseguraron tempranamente la escalada a lo más alto del podio, cuando Tevez vulneró la valla guaraní a los 18 del primer tiempo. De este modo, el ancestral balompié de la tierra de Di Stéfano, Maradona y Messi, tal como González y Massú, logró un honor excepcional fraguado en el Sausalito de la Ciudad del Deporte.


152 visitas

Comenta esta Nota