CASA DEL DEPORTE

ico-clima
22 ºC
Parcialmente nuboso

Bam-Bam, rompe una red soñada

Jueves 30 de Enero de 2020
En el Santiago Bernabéu, Iván Zamorano abrió el superclásico con un derechazo potentísimo, inalcanzable para el golero blaugrana: Real 2-Barça 1.
362 visitas
  • Bam-Bam, rompe una red soñada
  • Bam-Bam, rompe una red soñada

El planeta fútbol paralizó a España y a todo el globo un sábado a la noche, cuando los merengues y el Equipo Soñado chocaron en Chamartín por la vigésima fecha de la Liga 92-93, ante más de noventa mil fanáticos y veintidós estrellas: Emilio Butragueño, Robert Prosinecki, Fernando Hierro, Rafael Martín Vázquez, Miguel González (Michel), Luis Enrique; Ronald Koeman, Hristo Stoichkov, Michael Laudrup, Julio Salinas… E Iván Zamorano, el Terrible, quien en junio de 1992 había llegado a la crema, procedente del Sevilla dirigido por Vicente Cantatore. El Dream Team de Johan Cruyff, conocido así por el calificativo del campeón olímpico de básquetbol en Barcelona 92 -el quinteto de USA pilotado por Michael Jordan y Magic Johnson- recibió a los diez minutos un derechazo implacable del chileno, que dejó paralogizado en el césped del Bernabéu al guardameta Andoni Zubizarreta. Prontamente, a los catorce, Guillermo Amor equiparó el superderbi batiendo a Paco Buyo. Hasta ahí, el Madrid era dueño del partido, mas no de los números. Y a cinco del descanso, la polémica se hizo sentir en el banquillo gobernado por el Flaco Cruyff: el juez sancionó un discutible o casi inexistente penal favorable al local, cobrado certeramente por Michel.

Con aquella diana, el equipo de Benito Floro aseguró prematura y justicieramente la victoria a falta de dieciocho jornadas para el cierre del torneo, conquistado por el Barza tras superar por un solo punto a su eterno rival: sumó 58. Zamorano, en tanto, concluyó esa temporada con 26 anotaciones, escoltando por apenas tres al brasileño Bebeto, pichichi del Deportivo La Coruña. Y veinticuatro horas más tarde, cuando la Tierra ya había recuperado su curso normal, en Sausalito se disputaron el tercer y primer puesto de la Copa Viña del Mar, bregando por el bronce Wanderers ante el Slovan Bratislava; y por el título, Everton y Cobreloa. En el preliminar se impusieron por 4-1 los eslovacos, coronándose el elenco ruletero en definición desde el punto penal por 5-4.

362 visitas

Comenta esta Nota