CASA DEL DEPORTE

ico-clima
20 ºC
Despejado

10 de febrero 1961: Nace el quinto García Ahumada

Lunes 10 de Febrero de 2020
Jorge Chicho García, director de la orquesta viñamarina triunfadora de la Copa Chile 84 y campeón con Cobreloa 85 y 88, festeja hoy 59 años de vida.
209 visitas
  • 10 de febrero 1961: Nace el quinto García Ahumada
  • 10 de febrero 1961: Nace el quinto García Ahumada

La señora María Eugenia Ahumada rebosó de felicidad a su esposo Galvarino, don Nino, cuando llegó al mundo en el hospital Gustavo Fricke uno de los nueve hijos engendrados por el matrimonio vivamente enraizado a la Ciudad del Deporte y a Everton: el Chicho García, quien precozmente expresó en el club San Antonio, de la Asociación Santa Inés, ventajosas facultades para calzarse alguna camiseta profesional. Esas dotes de volante ofensivo, vertiginoso y goleador, amén de una impronta pródiga en caballerosidad, se presentaron en Wanderers. “Debuté en primera división en enero del 77, de ‘8’, contra Colo-Colo en Sausalito, porque Playa Ancha lo estaban reparando. El entrenador José Pérez, el Gallego, confió en mí siendo muy joven. Como tuvimos tres técnicos esa temporada, también me dirigieron el Tanque Alfredo Rojas y José María Lourido”, recontó a la Casa del Deporte el adepto de Chamaco Valdés, Manuel Rojas y Maradona. Cuatro años después, Jorge Patricio volvió a su hogar futbolero, donde había probado suerte en 1976 ante un plantel estelar, logrando en 1984 la exclusiva Copa Chile del Oro y Cielo. Posteriormente, se coronó campeón con Cobreloa en 1985 y 1988, “gracias a los DTs Jorge Toro y el Chueco Miguel Hermosilla”, subraya con particular gratitud.

Previamente, el quinto hijo de aquel matrimonio íntimamente viñamarino integró la Roja durante el proceso para España 82, junto a Elías Figueroa, Carlos Caszely, Mario Osbén, Manuel Rojitas, Gustavo Moscoso y un capacitado grupo, pero una severa fractura truncó su sueño mundialista. Alejado de las canchas por largo tiempo, regresó a la Selección en 1988, despidiéndose de ésta en noviembre frente a Uruguay en Montevideo. La trayectoria de García ya reclamaba el retiro, aquejada por lesiones, anotando su última conquista oficial en agosto de 1990 en Calama, en el 2-0 de los loínos sobre D. Concepción. En definitiva, retornó al Decano en la temporada siguiente, emprendiendo su carrera como DT en Everton, en octubre de 2001, cuando en Sausalito el local y Melipilla igualaron a dos. Luego, este hombre sencillo y de sonrisa fácil condujo nuevamente a los de su ciudad, pero temporalmente, guiando también a Cobreloa y a San Antonio Unido. Hoy, Jorge García Ahumada trasmite sus valores y experiencia profesional a los niños de Viña, amparado en la gestión de la Casa del Deporte.

209 visitas

Comenta esta Nota