CASA DEL DEPORTE

ico-clima
13 ºC
Muy nuboso

EN PALERMO, THIEM TOMA BUENOS Y AUSPICIOSOS AIRES

Martes 18 de Febrero de 2020
Dominic Thiem, dirigido hoy por Nicolás Massú y número 4 del mundo en este momento, consiguió su noveno título en la arcilla bonaerense.
261 visitas
  • EN PALERMO, THIEM TOMA BUENOS Y AUSPICIOSOS AIRES
  • EN PALERMO, THIEM TOMA BUENOS Y AUSPICIOSOS AIRES
  • EN PALERMO, THIEM TOMA BUENOS Y AUSPICIOSOS AIRES

Rod Stewart, fanático insigne del Celtic Football Club escocés, decoró todas las portadas de los matutinos porteños aquel 18 de febrero, tras presentar un chic rock-pop en el estadio del club Gimnasia y Esgrima veinticuatro horas antes de la final del 18° Abierto de Argentina. Pero, un día después, esos propios tabloides celebraron el servicio potente, el variado revés a una mano -sueño eterno de todo tenista-, la pegada con todo el cuerpo y la derecha temible del austríaco ubicado entonces en la sexta casilla de la ATP. El artista de la voz rasposa, figura cumbre en Viña del Mar 2014, fue rápidamente opacado por el actual pupilo de Massú, que llegó al match definitivo disputado en el court central Guillermo Vilas al marginar en semifinales al francés Gael Monfils con plena autoridad: 6-2 y 6-1. El esloveno-británico Aljaz Bedene, por su lado, ascendió a la arcilla de Palermo derrotando en etapas de avanzada a dos cartas locales, Diego Schwartzman y Federico Delbonis, en cuartos y en semis. Y bajo 38 grados de sensación térmica, el Buenos Aires Lawn Tennis Club asistió al juego entre el campeón de 2016, en el mismo escenario, y el verdugo de dos anfitriones.

En casi noventa minutos, el hombre del saque vigoroso y del versátil revés a una mano derrumbó las ilusiones de un oponente que quiso dar un golpe insospechado, imponiéndose ante el panorama sofocante por 6-2 y 6-4. Sin despeinarse, Thiem alcanzó su segundo título en la tierra batida trasandina y el noveno de su carrera, aprontándose para el asalto a la fama. Cuatro meses después rozó la gloria, cuando perdió la final de Roland Garros, deparándole el destino en mayo de 2019 una alianza más poderosa aún: el viñamarino Massú asumió la dirección técnica del austríaco, que poco más tarde disputó nuevamente el partido mayor de París, animando también frente a Djokovic la final del Australian Open hace dieciséis días.

261 visitas

Comenta esta Nota