CASA DEL DEPORTE

ico-clima
11 ºC
Nubes dispersas

10 de marzo 1951: Chile, cuarto en el inicial suceso panamericano

Martes 10 de Marzo de 2020
En Buenos Aires, eje de los primeros JJ PP, el deporte nacional logró ocho preseas de oro ante diecinueve países, resaltando con signos dorados la del ciclista Exequiel Ramírez.
178 visitas
  • 10 de marzo 1951: Chile, cuarto en el inicial suceso panamericano

Alrededor de las 16 horas de la última jornada de competiciones, José Larraín, Héctor Clavel, Ernesto Silva y el capitán Alberto Larraguibel, anunciado en el estadio Monumental como “campeón mundial de salto alto (marca obtenida en 1949, en Viña del Mar)”, ganaron la Copa de las Naciones de Equitación, ultimando brillantemente la representación chilena su actuación en los nacientes Juegos Panamericanos. También, Larraín y el Jinete de los 2.47 metros, compitiendo en esta ocasión con Julepe, digno sustituto del caballo Huaso, habían dominado el concurso de salto individual sobre los mismos pastos en que el balompié alucinó en los años cuarenta, cuando La máquina de River -muy justo es añorarla- tuvo al mejor equipo del mundo, compuesto por una delantera de ensueño: Juan Carlos Muñoz, el Charro José Manuel Moreno (figura consular de la U. Católica campeona el 49), Ángel Labruna, Adolfo Pedernera y Félix Loustau. Y en la ceremonia de clausura realizada el 10 de marzo, en el propio campo de los Millonarios, el Presidente argentino Juan Domingo Perón entregó a los medallistas chilenos diversos galardones al cabo de trece días pletóricos de fiesta.

A los atletas Eliana Gaete, Betty Kretschmer y Hernán Figueroa, como asimismo a los mencionados equitadores y a una estrella mayúscula en el historial panamericano, que pocos días antes se había llenado de gloria en el velódromo de Palermo. El pedalero Exequiel Ramírez Valero, quien con 26 años venció a dos competidores locales, amplios favoritos para adjudicarse la Australiana, y a otros catorce rivales de alta monta para consagrarse en el PRIMERÍSIMO CHILENO en apoderarse de una presea mayor en estos juegos. Ramírez, fallecido en abril de 2000, también recibió de manos de Perón y de María Eva Duarte, Evita, un meritorio pergamino. Nuestro deporte, en definitiva, se ubicó cuarto en el medallero de Buenos Aires, tras Argentina, Estados Unidos y Cuba, cosechando ocho oros y un total de 39 reconocimientos frente a diecinueve naciones.

178 visitas

Comenta esta Nota