CASA DEL DEPORTE

ico-clima
17 ºC
Despejado

UN VOLANTE SUDAMERICANO AMPLÍA LA HISTORIA DE FERRARI

Jueves 02 de Abril de 2020
Carlos Alberto Reutemann, el Lole Reutemann, respiró el aroma del triunfo en Long Beach, donde la insigne tienda italiana de Fórmula 1 ganó su septuagésimo GP.
158 visitas
  • UN VOLANTE SUDAMERICANO AMPLÍA LA HISTORIA DE FERRARI
  • UN VOLANTE SUDAMERICANO AMPLÍA LA HISTORIA DE FERRARI
  • UN VOLANTE SUDAMERICANO AMPLÍA LA HISTORIA DE FERRARI
  • UN VOLANTE SUDAMERICANO AMPLÍA LA HISTORIA DE FERRARI

Nacido el 11 de abril de 1942, el piloto santafesino se posó en el circuito norteamericano presentando la victoria obtenida en la pista brasileña de Jacarepaguá, escenario de la segunda prueba del gran Circo del automovilismo mundial. Y en el Gran Premio del oeste de los Estados Unidos, Reutemann, carta de éxito para La Scuderia durante esos años mozos de la F1, largó en el primer lugar tras apoderarse de la pole position. Ochenta vueltas comprendió la cuarta carrera de aquel año, como es tradicional, advirtiéndose desde el arranque de que la lucha por el podio la sostendrían el trasandino, Patrick Depailler, el australiano Alan Jones y el campeón defensor, Niki Lauda, austriaco que renació milagrosamente de las cenizas tras sufrir gravísimas quemaduras en el circuito alemán de Nürburgring, en agosto de 1976. Así, con ritmo veloz, la Ferrari 312 T3 maniobrada por el Lole Reutemann volvió a ser perfecta e histórica. Pues, dejando atrás en el tramo decisivo a los coches del italoamericano Mario Andretti y del francés Depailler, la escudería fundada por Enzo Ferrari en 1950 agenció su 70° victoria: en Silverstone, Gran Bretaña, el también argentino José Froilán González le dio la primera alegría a Il Cavallino Rampante en julio de 1951, superando a las hasta entonces imbatibles Alfettas.

Luego de reinar en las calles de Long Beach, donde ganó su tercer GP con el equipo de Maranello, Reutemann prevaleció también el 78 en Gran Bretaña y en el Gran Premio del Este de los Estados Unidos, disputado en la penúltima fecha de una agenda englobada por dieciséis. Finalizada la temporada, Andretti logró el título de campeón, secundado por el sueco Ronnie Peterson y por el propio competidor argentino, que reeditó el tercer lugar conseguido en 1975 y, más tarde, en 1980. Un año después, sí, alcanzó el subcampeonato mundial tras ser aventajado por el brasileño Nelson Piquet, por un solo punto.



158 visitas

Comenta esta Nota