16 de abril 1982: FERVOROSAMENTE, VIÑA DESPIDE A LA ROJA

Jueves 16 de Abril de 2020
La selección nacional, restando dos meses para el nefasto estreno en España 82, venció 3-0 a Everton en Sausalito, en un examen premundialista.
145 visitas
  • 16 de abril 1982: FERVOROSAMENTE, VIÑA DESPIDE A LA ROJA
  • 16 de abril 1982: FERVOROSAMENTE, VIÑA DESPIDE A LA ROJA
  • 16 de abril 1982: FERVOROSAMENTE, VIÑA DESPIDE A LA ROJA
  • 16 de abril 1982: FERVOROSAMENTE, VIÑA DESPIDE A LA ROJA

Elías Figueroa, Carlos Caszely, Mario Osbén, Gustavo Moscoso, Eduardo Bonvallet, Manuel Rojas, Patricio Yáñez y un grupo ilusionado frente a la más alta de las exigencias, encarada con excesiva fe sesenta días más tarde cuando el Desastre de Asturias, sostuvieron uno de los últimos test previos a aquella empinada cita global. Dirigida por el ladino Luis Locutín Santibáñez, locuaz e iluso asimismo, la Selección enfrentó en Sausalito a la mayor representación deportiva viñamarina, animadora en aquel tiempo de la segunda división, que cinco días antes había derrotado 2-1 a San Luis en el marco de la quinta jornada de la Copa Chile. Ante catorce mil espectadores, uno de los veinticuatro clasificados a la fase final de la Copa del Mundo del 82 y los adiestrados por Ricardo Contreras, otrora portero del Oro y Cielo, ofrendaron un atractivo espectáculo a la masiva concurrencia, dominado en la primera parte por el local. Alineado esa noche por el golero Hugo Rojas, Domingo Sorace, Lawrence Tapia, Erasmo Zúñiga, el uruguayo Julio Rodríguez, Jorge Puntarelli, el Tanque Luis Araneda, Leonardo Zamora, Everton se arrimó no pocas veces a la valla del Gato Osbén, no pudiendo vulnerarla conforme a la inexpugnable gestión del “1” de la Roja y a la del capitán Figueroa.

Además, el anfitrión fue reforzado por dos lustrosísimos valores del Colo-Colo 82, Severino Vasconcelos y el Loco René Orlando Houseman, campeón del mundo en Argentina 78, suscitando esto un plus para el respetable de Viña. Y las anotaciones llegaron a partir de los quince del ST, con un derechazo bajo de Juan Carlos Letelier. Cuatro minutos más tarde, tras una acción de Óscar Jurel Herrera, Miguel Ángel Neira estiró la ventaja del seleccionado, clausurando el marcador con un soberbio tiro libre el propio volante de U. Católica a seis del final. Luego, cuando los de la Ciudad del Deporte golearon 4-0 a Unión San Felipe por la sexta fecha del Apertura, también en Sausalito, el combinado chileno se despidió definitivamente de un país esperanzado, arrollando a otro club: 5-0 vs. el Cercle Brujas, de Bélgica, en Ñuñoa. Esta historia continuó el 17 de junio en el estadio Carlos Tartiere, de Oviedo, donde empezó a naufragar el carro lleno de humo pilotado por Santibáñez, tras el aciago penal desperdiciado por Caszely en la derrota contra Austria por la mínima.

145 visitas

Comenta esta Nota