20 de abril 1985: TRAS EL PÁNICO, CHILE Y SUECIA SE MIDEN POR LA DAVIS

Lunes 20 de Abril de 2020
Luego de dejar nuestro país en marzo del 85, cuando el fatídico terremoto, los escandinavos retornaron a disputar la Copa Davis: el 20 de abril, se jugó el dobles.
112 visitas
  • 20 de abril 1985: TRAS EL PÁNICO, CHILE Y SUECIA SE MIDEN POR LA DAVIS
  • 20 de abril 1985: TRAS EL PÁNICO, CHILE Y SUECIA SE MIDEN POR LA DAVIS
  • 20 de abril 1985: TRAS EL PÁNICO, CHILE Y SUECIA SE MIDEN POR LA DAVIS
  • 20 de abril 1985: TRAS EL PÁNICO, CHILE Y SUECIA SE MIDEN POR LA DAVIS

El monarca de la Ensaladera de Plata, que en diciembre de 1984 había tumbado por 4-1 al equipo de Estados Unidos de Jimmy Connors y John McEnroe en la finalísima de la misma, arribó al hotel Sheraton minutos previos al terremoto registrado el domingo 3 de marzo de 1985 a las 19.48 horas en la zona central de Chile (7.8 Richter). Ese día, los escandinavos llegaron a Santiago a oponer el confronte de la serie de octavos del grupo mundial ante el anfitrión, programado para el 8, 9 y 10 de aquel mes. Pero Mats Wilander, Stefan Edberg, Henrik Sundstrom y Anders Jarryd, debido al pavor que les produjo tamaño sismo, huyeron inmediatamente a Pudahuel para volar a Estocolmo. Por tal razón, el match se pospuso para el 19, 20 y 21 de abril, inaugurándolo Hans Gildemeister con una victoria sobre Edberg (13° de la ATP) en cuatro sets. Después, ya con Wilander y Jarryd siguiendo las alternativas del encuentro desde Europa, Sundstrom (6°) ganó el segundo sencillo a Pedro Rebolledo en el Estadio Nacional, también en cuatro mangas. Igualados, Ricardo Acuña y el Biónico Gildemeister tuvieron la oportunidad para darle a Chile una importante ventaja el sábado 20 de abril, cuando midieron fuerzas frente a la dupla Jan Gunnarsson-Edberg.





No obstante, el binomio visitante luchó denodadamente contra un tándem duro de roer, llevándose el triunfo al cabo de cuatro capítulos y dejando toda la responsabilidad a los singlistas de la jornada de domingo: con la primacía de Sundstrom sobre Gildemeister, nuevamente obtenida en cuatro parciales, el visitante escaló al 3-1 irreversible, ampliándolo con la enorme categoría de Edberg ante el Puma Rebolledo en tres sets. Concretada la aplastante superioridad del campeón reinante, el equipo nacional debió disputar un año más tarde el repechaje al grupo mundial en Cagliari para mantener la categoría, cayendo con Italia. Los del Viejo Mundo, por su parte, estiraron una ruta triunfal durante el 85, consumándola en Múnich el 21 de diciembre al dar cuenta por 3-2 en la final de la extinta Alemania Occidental.       

                                  

112 visitas

Comenta esta Nota