21 de abril 1979: CONTENTO, FÚTBOL CHILENO, CONTENTO

Martes 21 de Abril de 2020
Con el nacimiento de una dupla de esplendor, Vasconcelos-Caszely, que llenó nuestras canchas con talento, golazos y júbilo. En el 7-2 vs. Wanderers, debutó el crack brasileño.
125 visitas
  • 21 de abril 1979: CONTENTO, FÚTBOL CHILENO, CONTENTO
  • 21 de abril 1979: CONTENTO, FÚTBOL CHILENO, CONTENTO
  • 21 de abril 1979: CONTENTO, FÚTBOL CHILENO, CONTENTO
  • 21 de abril 1979: CONTENTO, FÚTBOL CHILENO, CONTENTO

Desprovisto de títulos nacionales desde 1972, el Cacique clavó la vista en un talentosísimo “10” brasileño que deslumbró al técnico Pedro Morales durante la Copa Viña del Mar 78, donde arrancó aplausos luciendo la casaquilla escarlata del Internacional, de Porto Alegre. Inagotable generador de juego ofensivo y amigo del gol, además, el Prieta Vasconcelos engrosó un conjunto inolvidable, constituido ya por notables actores como Adolfo Nef, Mario Galindo, Carlos Rivas, Ramón Héctor Ponce y Carlos Caszely, quien en agosto del año anterior había regresado del fútbol hispano. Con ese equipazo, el Colo relució su pasta de campeón apenas comenzó el Torneo Nacional del 79, vapuleando simplemente el sábado 21 de abril en Ñuñoa a S. Wanderers, que tenía en sus filas a un joven Jorge Chicho García. Bajo el exquisito manejo del brasileño, presente en la gestación de todos los tantos del local, la altísima exhibición alba la abrió Caszely a los veintiocho minutos, prolongándola a los 33 el mismo Gerente y a los 35 Mané Ponce. También, el Chino Caszely anotó el cuarto del dueño de casa a los cuarenta, cerrando Juan Carlos Letelier, ariete caturro, el tablero del período inicial a los 43. O sea, el vendaval blanco guiado por el pernambucano se fue a descansar saboreando un 4 a 1.

En la segunda fracción, cuando la oncena del club fundado el 19 de abril de 1925 ya extendía el imborrable festín, el argentino Omar Antonietti, meta de los porteños, sufrió de entrada la cuarta anotación personal del histórico piloto de ataque popular, señalada a los tres. Pronto, el Llanero Solitario (Letelier) nuevamente acortó el marcador, volviendo a asomar en los últimos minutos de la jornada una dupla letal, soñada, penetrante, temible: Vasconcelos-Caszely. A los 36, el ídolo chileno marcó el sexto y a los cuarenta, el brasileño selló una goleada y presentación para todos los tiempos. Después, el Albo venció 6-0 a S. Morning en la segunda fecha, hasta alcanzar un título esquivo por seis temporadas, obteniendo por lo demás otros dos campeonatos nacionales con aquel tándem excepcional, los del 81 y 83. Vasco, por otro lado, vistió por última vez la 10 blanca en julio de 1985, antes de incorporarse al Barcelona ecuatoriano.

125 visitas

Comenta esta Nota