5 de mayo 1984: LA BATALLA DE MARADONA EN EL BERNABÉU

Martes 05 de Mayo de 2020
El campeón mundial juvenil y adulto, en 1979 y 1986, jugó su último encuentro por el Barcelona en la final de la Copa del Rey, despidiéndose con una batalla infernal.
128 visitas
  • 5 de mayo 1984: LA BATALLA DE MARADONA EN EL BERNABÉU
  • 5 de mayo 1984: LA BATALLA DE MARADONA EN EL BERNABÉU
  • 5 de mayo 1984: LA BATALLA DE MARADONA EN EL BERNABÉU
  • 5 de mayo 1984: LA BATALLA DE MARADONA EN EL BERNABÉU
  • 5 de mayo 1984: LA BATALLA DE MARADONA EN EL BERNABÉU

Por campos españoles, el andar del Cebollita de Fiorito tuvo más desencantos que gloria, comenzando por julio del 82, cuando en su primera Copa del Mundo absoluta fue expulsado en la segunda fase el día en que a la selección argentina la eliminó Brasil en el estadio Sarriá, de Barcelona. Once meses después, alzó la Copa del Rey en Zaragoza, tras el 2-1 final de los catalanes conducidos por César Luis Menotti sobre el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano. Y en septiembre del 83, durante el duelo entre el Barza y el Athletic Club disputado en el Nou Camp, el Pelusa sufrió una grave fractura luego de una fuerte infracción de Andoni Goikoetxea. Así, los blaugranas adiestrados por el Flaco Menotti y el compañero de Gustavo Dalsasso en el Boca Juniors del 95-97 llegaron al juego mayor de la octogésima edición de la también denominada Copa de Su Majestad, para medirse con el Athletic en el Santiago Bernabéu, donde se reencontraron el Diez y Goikoetxea, apodado el Carnicero. En Madrid, la contienda fue muy áspera desde el pitazo inicial, clavando la exclusiva anotación el atacante bilbaíno Endika, al controlar de pecho para batir con un zurdazo al meta Urruti en el minuto quince.   


Los de la Ciudad Condal sintieron el golpe, naturalmente, tomando las banderas en procura del empate Bernd Schuster, talentoso y temperamental “8” alemán, junto a la terna ofensiva compuesta por Maradona, Marcos Alonso y Lobo Carrasco. Pero los de Bilbao se hicieron fuertes atrás, teniendo en el portero Andoni Zubizarreta (figura histórica del Barcelona en los noventa) a un sostén infranqueable. Y faltaba más, lo peor: apenas concluyó el encuentro, los veintidós protagonistas se trenzaron en una batalla campal de grandes proporciones, en la cual hubo puñetazos y severas patadas ante los ojos estupefactos de espectadores y autoridades hispanas ubicadas en el palco de Chamartín. Groseramente, terminó el transitar del mito argentino por canchas ibéricas, previo al viaje al Nápoles italiano sellado dos años antes de su mágico México 86.        


128 visitas

Comenta esta Nota