6 de mayo 1973: CHILE, A CUATRO SETS DE UNA PROEZA

Miercoles 06 de Mayo de 2020
En Argentina, Pato Cornejo jugó un partido perfecto para vencer a Guillermo Vilas en la tercera jornada de Copa Davis y Jaime Fillol quedó en el umbral de un 3-2 heroico.
84 visitas
  • 6 de mayo 1973: CHILE, A CUATRO SETS DE UNA PROEZA
  • 6 de mayo 1973: CHILE, A CUATRO SETS DE UNA PROEZA
  • 6 de mayo 1973: CHILE, A CUATRO SETS DE UNA PROEZA
  • 6 de mayo 1973: CHILE, A CUATRO SETS DE UNA PROEZA

Nuevamente, el rancio Buenos Aires Lawn Tennis club fue testigo de la final sudamericana de esta justa, animada durante cuatro días sobre el clay emplazado en un entorno ideal para ver un espectáculo convocante. Tras el concluyente 4-1 estampado por las raquetas nacionales frente a los rioplatenses en 1971, en Santiago, el recinto de Palermo respiró tensión hasta el lunes 7, ya que el último sencillo de la serie se suspendió por falta de luz. El séptimo enfrentamiento de esta rivalidad nacida en 1931 lo emprendieron Jaime Fillol y un marplatense de sólo veinte años, que con el tiempo se convirtió en vencedor de Grand Slam y en figura de connotación mundial: Guillermo Vilas. En tres sets, el zurdo Willy le dio el primer punto al local, afianzándolo en ese instante como firme candidato a la victoria. Después, con el predominio de Patricio Cornejo ante Julián Ganzábal al cabo de cuatro parciales, el panorama cambió radicalmente por escasas veinticuatro horas. Porque en la siguiente jornada, un binomio de mil batallas, Fillol-Cornejo, fue superado por Ricardo Cano y Vilas en cinco capítulos, esperándose el domingo 6 de mayo una hazaña en las manos de los sempiternos representantes chilenos, capitaneados por Marcelo Taverne.    



Y la epopeya empezó a gestarla Cornejo, venciendo 6-1, 9-7, 2-6 y 6-1 a Vilas en más de cuatro horas de lucha para dejar el desafío igualado a dos, agigantándola Fillol ante Ganzábal en el single definitivo y bajo un sofocante calor porteño. El visitante ganó el set inicial por 7-5 y el segundo se pospuso para el día lunes cuando empataban a tres, definiéndolo el anfitrión con un 11-9. Luego, se puso en ventaja el cordobés gracias a un 7-5, sacando dramáticamente el chileno todo su heroísmo para apoderarse de las dos mangas finales por 6-2 y 6-1. De esta manera, nuestro tenis finiquitó su segundo triunfo contra Argentina en condición de forastero, después del coronado en 1970. Sobre el final de aquel mes, el 29 de mayo, un Estadio Nacional repleto ovacionó a Pato Cornejo y a Jaime Fillol por su gesta, mientras daban una vuelta olímpica en el entretiempo del segundo encuentro decisivo de la Copa Libertadores disputado por Colo-Colo e Independiente, de Avellaneda.                   


84 visitas

Comenta esta Nota