BAJO UN INFIERNO, EL EQUIPO DE MIRKO ENLOQUECE A BOCA

Viernes 22 de Mayo de 2020
Un gol imposible, una visita desalmada y una impresentable multitud ubicada junto al arco auriazul, marcaron un 3-1 perpetuo: Colo-Colo, finalista de la Libertadores.
103 visitas
  • BAJO UN INFIERNO, EL EQUIPO DE MIRKO ENLOQUECE A BOCA
  • BAJO UN INFIERNO, EL EQUIPO DE MIRKO ENLOQUECE A BOCA

Las preciadas páginas de la Dama de América, enaltecidas por Pelé, Alberto Spencer, Elías Figueroa, Francisco Chamaco Valdés, Carlos Caszely, Ricardo Bochini, Zico, Fernando Morena, Norberto Alonso, Claudio Borghi, Ignacio Prieto (el primer chileno en ganarla, en 1971), recibieron otra humillación aquella noche de miércoles en Santiago. Cuando el Cacique, jugándose la posibilidad de avanzar a su segunda final, enfrentó a los xeneizes en una auténtica caldera, donde no hubo anotaciones en la etapa inicial. Sí a partir de los diecinueve de la complementaria, instante en el que Rubén Martínez finiquitó una brillante acometida de Gabriel Mendoza y de Marcelo Barticciotto. Inmediatamente, el continente fue testigo de una fantasía, de un gol imposible: a los veintiuno, el actual concejal de la Ciudad del Deporte inició otro ataque, complementado por un matemático centro de Patricio Yáñez y por un increíble disparo de Barti. No obstante la acometedora gestión del cuadro conducido por el croata Jozic, antes de los treinta Diego Latorre estrechó la cuenta con un cabezazo, llevando en ese momento la batalla a la definición por penales: en la ida, los pupilos del uruguayo Tabárez ganaron 1-0.



Y a ocho minutos de la postrimería del tiempo reglamentario, Yáñez se juntó con Martínez, quien definió delicadamente sobre la desesperada salida del Mono Navarro Montoya. Entonces se desató el delirio en Macul y en todo el país, generándose además una macabra gresca con masiva participación de los protagonistas, y del entrenador visitante, ante la presencia de fotógrafos, civiles y extraños que aún no sabemos por qué habían invadido las inmediaciones del arco norte del David Arellano. También, ante la presencia de un ovejero alemán de Carabineros, Ron, que tuvo un round aparte con el portero vencido. La Dama de América volvió a mancillarse, como antaño la afrentaron Peñarol, Estudiantes, Racing, Independiente… y el mismo Boca (en marzo de 1971, en la Bombonera, 19 expulsados dejó un Sporting Cristal-Boca).



FICHA TÉCNICA: Estadio Monumental. Juez: Renato Marsiglia (Brasil). CONCURRENCIA: 64.208 espectadores controlados.



COLO-COLO (3): Daniel Morón, Lizardo Garrido, Miguel Ramírez, Javier Margas; Mendoza, Eduardo Vilches, Jaime Pizarro, Rubén Espinoza (85’, Juan Carlos Peralta); Barticciotto, Yáñez, Martínez. DT: Mirko Jozic.





BOCA JUNIORS (1): Carlos Navarro Montoya, Luis Abramovich (54’, Antonio Apud), Juan Simón, Víctor Marchesini, Carlos Moya; Blas Giunta, Diego Soñora, Walter Pico (71’, Carlos Tapia), Latorre; Alfredo Graciani, Gabriel Batistuta. DT: Óscar Tabárez.



GOLES: 64’ Martínez, 67’ Barticciotto, 73’ Latorre, 82’ Martínez. EXPULSADOS: 84’, Yáñez y Giunta.  





103 visitas

Comenta esta Nota