CASA DEL DEPORTE

ico-clima
8 ºC
Nubes dispersas

1 de julio 1961: PREDESTINADO PARA EL PODIO, NACE CARL LEWIS

Miercoles 01 de Julio de 2020
Ganador de diez medallas olímpicas, nueve de oro, el Hijo del Viento entró a la historia dorada del deporte en Los Angeles 84, donde igualó la marca de Jesse Owens.
138 visitas
  • 1 de julio 1961: PREDESTINADO PARA EL PODIO, NACE CARL LEWIS
  • 1 de julio 1961: PREDESTINADO PARA EL PODIO, NACE CARL LEWIS
  • 1 de julio 1961: PREDESTINADO PARA EL PODIO, NACE CARL LEWIS
  • 1 de julio 1961: PREDESTINADO PARA EL PODIO, NACE CARL LEWIS
  • 1 de julio 1961: PREDESTINADO PARA EL PODIO, NACE CARL LEWIS

El Atleta de Ébano, nacido en el estado de Alabama, irrumpió rápidamente en las más altas lides de los hectómetros y de las pistas reservadas para las verdaderas gacelas, como su vida deportiva misma, ingresando a la historia grande del olimpismo a los veintitrés años. En 1984, cuando Los Angeles se convirtió en el eje de la Tierra al cobijar la cita de los Cinco Anillos, este especialista en velocidad y en salto largo no sólo obtuvo cuatro medallas de oro, sino también igualó un registro de larga data, ejecutado por una leyenda en Berlín 1936: Jesse Owens, quien, tras imponerse en los 100 y 200 metros lisos, en el salto largo y en los relevos 4x100, pulverizó asimismo los designios de Adolf Hitler, inclemente enemigo de la raza negra. Lewis, victorioso animador en los campeonatos mundiales de atletismo entre 1983 y 1994, además, extendió el abanico de preseas en Seúl 88, donde el sábado 24 de septiembre compitió en la prueba madre ante un rival que debió abandonar dicha ciudad como un auténtico criminal. Ese día, el mismo en el que el chileno Alfonso de Iruarrizaga logró medalla de plata en el tiro skeet, el canadiense Ben Johnson se quedó con el premio mayor por algunas horas, siendo despojado de este por consumir sustancias ilícitas.

Debido a aquello, el oro fue concedido a Carl Lewis, sumándolo al mismo metal conseguido en el salto de longitud y a la plata alcanzada en los 200 planos. Después, en Barcelona 92, el Hijo del Viento siguió ensanchando su pecho con los más altos reconocimientos, dominando por tercera vez consecutiva el salto largo y adjudicándose otra presea máxima con el equipo estadounidense en la prueba de 4x100 metros. Y la trayectoria olímpica del esbelto deportista tuvo como colofón el Centennial Olympic Stadium, sede del atletismo de los Juegos de Atlanta, donde besó su novena y última gema dorada luego de brincar más largo que todos por cuarta ocasión seguida. Con nueve títulos y una medalla de plata conquistados en cuatro fiestas de todas las disciplinas, la gran figura de Los Angeles 84 ascendió a un salón divino, habitado por Jesse Owens, Tommie Smith, Pietro Mennea, Michael Johnson, Usain Bolt…

138 visitas

Comenta esta Nota