CASA DEL DEPORTE

ico-clima
11 ºC
Despejado

3 de julio 1990: CON LOS GUANTES DE GOYCO Y LA ZURDA DEL SANTO DE NÁPOLES….

Viernes 03 de Julio de 2020
Argentina devastó al pueblo azzurro por la vía de los penales, en una semifinal mundialista: Goycochea y Maradona, vitales para gritar “No llores por mí, Italia”.
126 visitas
  • 3 de julio 1990: CON LOS GUANTES DE GOYCO Y LA ZURDA DEL SANTO DE NÁPOLES….
  • 3 de julio 1990: CON LOS GUANTES DE GOYCO Y LA ZURDA DEL SANTO DE NÁPOLES….
  • 3 de julio 1990: CON LOS GUANTES DE GOYCO Y LA ZURDA DEL SANTO DE NÁPOLES….
  • 3 de julio 1990: CON LOS GUANTES DE GOYCO Y LA ZURDA DEL SANTO DE NÁPOLES….

“Diego en los corazones, la Squadra Azzurra en los coros”. “Diego: Napoli ti ama, ma L’Italia e la nostra patria”, rezaban los carteles aquel día martes en el estadio San Paolo, de Nápoles, donde el Rey de México 86 gozaba de una gigantesca idolatría debido a la magia y a los inéditos títulos que le había dado al club de esa ciudad. Y justo, los insondables laberintos del destino decidieron que una semifinal de Italia 90 tuviera como sede a Napoli, la única urbe donde el equipo de Carlos Bilardo tuvo el apoyo del público, por esa inmensa devoción por un deportista. Ahí, el campeón mundial reinante enfrentó al anfitrión, tras eliminar sin merecimientos a Brasil en octavos de final y a la expirada Yugoslavia en cuartos, cuando el arquero Sergio Goycochea contuvo dos penales en la definición por ese expediente, remediando el disparo errado por Maradona. Dividido por corazones, coros, apego y patriotismo, el coliseo italiano detonó a los dieciséis minutos, instante en el que Salvatore Totó Schillaci colocó el balón en la red de un monarca que llegó a los tumbos a estos escalones, luciendo además un conjunto visiblemente inferior al de hace cuatro años.  

A los veintidós de la segunda parte, Claudio Caniggia calentó este choque emplazado entre los más inalterables de la historia de la Copa del Mundo, batiendo con su blonda cabeza a Walter Zenga e instalando desazón en los tifosi. Después, azzurris y albicelestes no pudieron quebrar el empate en la etapa reglamentaria ni en la adicional, en la cual fue expulsado el santafesino Ricardo Giusti, zanjándolo desde la pena máxima: donde entre el éxtasis y el llanto hay apenas 10.97 metros de distancia, donde el marco de 7.32 x 2.44 se achica ante un golero agigantado, presto y pitoniso; donde hasta el más frío, virtuoso e infalible puede naufragar… Desde aquel punto abrió la trepidante serie José Serrizuela, venciendo la valla azul. Luego, Franco Baresi, Jorge Burruchaga, Roberto Baggio, Julio Olarticoechea y Luigi De Agostini dejaron el marcador igualado a tres. Seguidamente, Goycochea contuvo el disparo de Roberto Donadoni, poniéndose Maradona frente al 4-3 triunfal: con una pincelada suave y dócil, burló completamente a Zenga. Y Goyco frustró el recio zurdazo de Aldo Serena, depositando al fútbol trasandino en su cuarta final mundialista.

126 visitas

Comenta esta Nota