CASA DEL DEPORTE

ico-clima
14 ºC
Despejado

14 de julio 1957: EL SAPO LIVINGSTONE, MERO ESPECTADOR EN EL TRANQUE

Martes 14 de Julio de 2020
Con la “1” de Colo-Colo, el querido y ejemplar deportista enfrentó una sola vez a Everton en Viña, cabiéndole una cómoda faena ante el flojo cometido del local.
121 visitas
  • 14 de julio 1957: EL SAPO LIVINGSTONE, MERO ESPECTADOR EN EL TRANQUE
  • 14 de julio 1957: EL SAPO LIVINGSTONE, MERO ESPECTADOR EN EL TRANQUE
  • 14 de julio 1957: EL SAPO LIVINGSTONE, MERO ESPECTADOR EN EL TRANQUE
  • 14 de julio 1957: EL SAPO LIVINGSTONE, MERO ESPECTADOR EN EL TRANQUE
  • 14 de julio 1957: EL SAPO LIVINGSTONE, MERO ESPECTADOR EN EL TRANQUE

Morrocotudo, brincador, espectacular e imponente entre los tres palos, el primer gran ídolo del fútbol y del deporte chileno brilló desde los dieciocho años en U. Católica, de la cual es el riñón más simbólico, fulgurando después en Racing, de Avellaneda, y en la selección nacional que participó en el Mundial de Brasil 1950. Sergio Livingstone Pohlhammer, nacido en el hospital del Salvador en marzo de 1920, siguió descollando en la enseña cruzada tras constituirse en ídolo absoluto de la Academia, hasta anclar en la temporada 57 en el club más popular del país. En este, debutó en la sexta fecha, reemplazando desde el minuto cero a Adán Godoy (un lustro después, uno de los tres arqueros de la Roja del 62) en la caída ante Ferrobádminton por 3-2. Pronto, por la novena jornada, albos y auriazules se enfrentaron en el estadio El Tranque, donde más tarde se presentaría de civil un gigante para los ojos del goalkeeper: “El argentino-español Alfredo Di Stéfano, el mejor deportista que vi, pero que no pudo jugar el Mundial del 62 en Sausalito, impedido por una lesión”, confesó Livingstone a la Ciudad del Deporte en 2010.

Aquel día, visitaron El Tranque figuras de resonancia internacional, tales como Jaime Ramírez Banda, Mario Superclase Moreno, el Gringo Jorge Robledo, Atilio Cremaschi y uno de los mayores cracks del balompié criollo: Enrique Cuá Cuá Hormazábal. Y como el Sapo Livingstone, naturalmente. Everton, dirigido por el argentino Carlos Albabe, encaró el compromiso con Carlos Espinoza, Eladio Rojas, Elías Cid, Rómulo Betta, Lorenzo González, Máximo Rolón… Y a los quince y diecisiete minutos, el máximo goleador del Sudamericano de Naciones del año anterior, Cuá Cuá Hormazábal, puso una ventaja ostensible ante diecisiete mil personas y bajo el silbato del inglés Walter Manning, rubricando el concluyente 3-0 el propio Hormazábal a los veintidós del segundo tiempo. Concluido ese campeonato nacional, luego de veintiséis fechas, los de Viña se ubicaron en el séptimo casillero de la tabla y el Cacique, en el octavo, titulándose Audax Italiano campeón por cuarta vez. En tanto, Sergio Roberto Livingstone volvió nuevamente a su UC, donde atajó dos años más, dejando definitivamente la custodia de los arcos en 1959.


121 visitas

Comenta esta Nota