CASA DEL DEPORTE

ico-clima
7 ºC
Nubes dispersas

15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS

Miercoles 15 de Julio de 2020
El uruguayo, amo de un penal acariciado con sumo desparpajo en una Copa del Mundo, igualó en el Chinquihue la marca de un meta alemán: defender a 25 clubes diferentes.
159 visitas
  • 15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS
  • 15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS
  • 15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS
  • 15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS
  • 15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS
  • 15 de julio 2017: FRENTE AL MAR, EL LOCO ABREU BESA MIL VECES UN RÉCORD GUINNESS

La memoria es frágil, dicen, aunque un suceso haya causado conmoción durante el pasado reciente. En este caso, hace sólo tres años. No obstante, la Ciudad del Deporte, férreamente ligada a los acaecimientos de todas las épocas, repasa hoy no solamente el estreno de un futbolista, sino también una marca difícil de reeditar. La instaurada por Washington Sebastián Abreu, quien en 1995 saltó al profesionalismo en Defensor Sporting, de Montevideo, imponiéndose después con sus más de 190 centímetros de talla en San Lorenzo, River Plate y en la Real Sociedad -y en numerosos clubes-, donde fue dirigido por Manuel Pellegrini y tuvo como compañeros a Alexis Sánchez y a Claudio Bravo. Trotamundos impenitente, el Loco Abreu pisó la austral Puerto Montt trayendo consigo un penal de fantasía, anotado en Sudáfrica 2010, y veinticuatro camisetas distintas en su cuerpo. Con esos pergaminos, el charrúa de cuarenta años emprendió oficialmente otra aventura en el juego protagonizado por los Delfines y Temuco en el estadio Chinquihue, válido por la primera fase de la Copa Chile. En el empate en blanco ante los de la Araucanía, el atacante zurdo se calzó su 25° casaquilla, alcanzando el récord Guinness del alemán Lutz Pfannenstiel, tras actuar los noventa minutos.

Luego de revolucionar la apacible Puerto Montt durante seis meses, cuya belleza la besó mil veces mientras estuvo sentado frente al mar, Abreu se alejó de ella implorándole “abrázame y verás que el mundo es de los dos”, para agigantar un recorrido sin paralelo en el mundo: en diciembre de 2017, este loco que no tiene absolutamente nada de iracundo fuera del campo de juego estampó una nueva firma, en Audax Italiano, en el que rompió su propia marca y la de dicho arquero alemán, sumando veintiséis camisetas en once países diferentes. Y fue por más, sin respiro: Magallanes, un equipo de la cuarta división brasileña, otro de El Salvador y el Boston River de la primera uruguaya, en donde hoy juega y ejerce de entrenador (N. del R.: en Córdoba, nació Mario Alberto Kempes Chiodi el 15 de julio de 1954. Dueño de la mitad del título de Argentina en el Mundial 78, el primer Matador anotó dos tantos en la final ante Países Bajos, consagrándose en el máximo goleador con seis gritos. Mario, mundialista en Alemania 74, el 78 y en España 82, defendió a una docena de clubes, destacando Rosario Central, Valencia -donde fue Pichichi en 1977 y 78-, River Plate y Arturo Fernández Vial. Por los aurinegros debutó en agosto de 1995, en Concepción, con un triunfo frente a Arica).           

159 visitas

Comenta esta Nota