CASA DEL DEPORTE

ico-clima
14 ºC
Despejado

20 de julio 1969: Everton-Wanderers, examina a la Roja

Lunes 20 de Julio de 2020
En un día histórico para la Humanidad, el Combinado Porteño jugó con la Selección y en 1995, lloramos la muerte del Mumo Tupper.
162 visitas
  • 20 de julio 1969: Everton-Wanderers, examina a la Roja

En el Estadio Nacional, la Roja sostuvo un amistoso preparándose para sus compromisos de las eliminatorias del Mundial de México 70, siendo examinada por un seleccionado integrado por figuras de Everton y Wanderers. En la cancha de Ñuñoa poco pudo hacer el Combinado de la Quinta Región, dirigido por la dupla José María Lourido-Donato Hernández, ante un cuadro nacional en el que resaltaban Alberto Quintano, Gustavo Dedo Laube, Francisco Valdés, Tito Fouillioux, Carlos Reinoso y Pedro Araya. Y a pesar de contar con un ataque respetable, asistido por la solvencia defensiva de Vicente Cantatore, formado por el viñamarino David Henry, y por los Panzers Mario Griguol, Roberto Bonano y Alberto Ferrero. El juego concluyó 5-0 en favor del conjunto rojo, una anécdota por lo sucedido el domingo 20 de julio de 1969, en la cual hubo otras dos ocasiones para ampliar el marcador: el infalible Chamaco Valdés desvió un penal frente a Alfredo Bravo, arquero evertoniano, y Griguol también se equivocó desde los doce pasos, estrellando el balón en el horizontal de la valla custodiada por el Gringo Nef. Así como los diez mil espectadores no podían creer el yerro de Chamaco, tampoco lo acontecido alrededor de las 16.15 horas, en pleno juego: la llegada del hombre a la Luna. En una de las páginas de su libro “Soy de Everton (¡y de Viña del Mar!)”, el periodista Antonio Martínez Poblete, devoto de los Oro y Cielo, grafica fielmente el infortunio de Valdés: “Fue el primer penal perdido en la era lunar”.

La Casa del Deporte, aun lamentando profundamente lo ocurrido el miércoles 20 de julio de 1995, no puede olvidar el fatídico deceso de Raimundo Tupper, ex referente de U. Católica y seleccionado nacional entre 1986 y 1995. El Mumo, deportista ejemplar, en una gira efectuada por los cruzados a Centroamérica comandada por el DT Manuel Pellegrini, puso fin a su vida en el hotel Colón de San José de Costa Rica, arrojándose al vacío desde el noveno piso. Campeón nacional en 1987 y subcampeón de la Copa Libertadores en 1993, el mundialista Sub 20 en Chile 87 fue víctima de aciagos problemas del alma, los que lo llevaron a tomar tal determinación. Sus restos reposan para siempre en el cementerio Parque del Recuerdo, en el sitio B-6, y su correctísima figura también perdura para siempre en nuestra memoria. El Mumo tenía sólo 26 años (1969-1995).

162 visitas

Comenta esta Nota