CASA DEL DEPORTE

ico-clima
10 ºC
Despejado

3 de agosto 1996: ALI, GIGANTE Y SEMPITERNO COMO EL DREAM TEAM

Lunes 03 de Agosto de 2020
Durante la final olímpica de básquetbol masculino, disputada por USA y Yugoslavia en Atlanta, Muhammad Ali recibió la medalla dorada que extravió tras ganarla en Roma 60. Con una mano temblorosa por los estragos del síndrome de Parkinson, Ali levantó lentamente la medalla a sus labios y la besó.
103 visitas
  • 3 de agosto 1996: ALI, GIGANTE Y SEMPITERNO COMO EL DREAM TEAM
  • 3 de agosto 1996: ALI, GIGANTE Y SEMPITERNO COMO EL DREAM TEAM
  • 3 de agosto 1996: ALI, GIGANTE Y SEMPITERNO COMO EL DREAM TEAM
  • 3 de agosto 1996: ALI, GIGANTE Y SEMPITERNO COMO EL DREAM TEAM
  • 3 de agosto 1996: ALI, GIGANTE Y SEMPITERNO COMO EL DREAM TEAM

El megaevento que vio la endeble actuación de los chilenos Sebastián Keitel, Gert Weil, Érika Olivera, Cristián Escalante, Luis Sepúlveda y Paris Inostroza, entre otros, sí tuvo como escenografía en el Georgia Dome una exhibición soñada y uno de los momentos más emotivos de la historia olímpica. En el entretiempo de la final del baloncesto masculino, lidiada por un equipo soñado y por unos gigantones balcánicos, el COI colocó las cosas en su más justo lugar: repuso una medalla de oro ampliamente merecida, si bien ésta ya había brillado fuertemente en los Juegos de Roma 1960, donde Cassius Clay, Muhammad Ali, la había alcanzado al dominar en la categoría semipesado. Pero el púgil, sintiéndose héroe al volver a su Kentucky natal en septiembre del 60, fue humillado por su condición racial, arrojando a un río la presea debido a la inmensa ira que sacudió sus vísceras. Al río Ohio, dice la leyenda… Por esto, sintiendo un deber y una deuda de marca mayor, el Comité Olímpico Internacional condecoró con una medalla dorada al genio del cuadrilátero durante el juego definitorio entre el Dream Team II y el quinteto yugoslavo. 


  

En este encuentro, donde iba a irradiar el oro más esperado y anunciado de los Juegos del Centenario, tras siete compromisos, el dominio de los estadounidenses fue absoluto. Aunque no con el pródigo e impresionante brillo mostrado por el Equipo de los Sueños en Barcelona 92, donde el mundo presenció al mejor conjunto de básquetbol de todas las épocas. Con la vara extremadamente alta, entonces, las superestrellas de la NBA abrieron con un triunfo sobre Argentina (97-68) un claro objetivo: ensanchar el primado olímpico en casa. Para tal misión, contó con las luces de Charles Barkley, Shaquille O'Neal, Grant Hill, Karl Malone, Scottie Pippen, John Stockton, David Robinson… Después del estreno frente a los argentinos, se sucedieron abultadas victorias, como el 98-75 contra Brasil en cuartos y el 101-73 ante Australia en semifinal, hasta llegar al Georgia Dome para disputar el premio máximo. En esta, en la cual Robinson descolló al encestar veintiocho puntos, Estados Unidos superó por 95 a 69 al extinto seleccionado de Yugoslavia. 

103 visitas

Comenta esta Nota