CASA DEL DEPORTE

ico-clima
10 ºC
Despejado

28 de agosto 1977: COMO REY, PELÉ DISPUTA SU ÚLTIMO ENCUENTRO OFICIAL

Viernes 28 de Agosto de 2020
El mejor atleta del siglo XX jugó su último partido competitivo, por la final del Soccer Bowl de Estados Unidos, coronándose monarca con el Cosmos.
138 visitas
  • 28 de agosto 1977: COMO REY, PELÉ DISPUTA SU ÚLTIMO ENCUENTRO OFICIAL
  • 28 de agosto 1977: COMO REY, PELÉ DISPUTA SU ÚLTIMO ENCUENTRO OFICIAL
  • 28 de agosto 1977: COMO REY, PELÉ DISPUTA SU ÚLTIMO ENCUENTRO OFICIAL
  • 28 de agosto 1977: COMO REY, PELÉ DISPUTA SU ÚLTIMO ENCUENTRO OFICIAL

O Rei, único futbolista que ha levantado tres copas mundiales absolutas, bajó un telón genialísimo e inigualable en el Civic Stadium, de Portland, donde el New York Cosmos decidió con el Seattle Sounders el título del Soccer Bowl 77. Oriundo de Tres Corazones, Minas Gerais, la pantera negra jugó su primer partido oficial poco antes de cumplir los dieciséis años, en 1956, cuando anotó un gol en el 2-1 del Santos sobre el Cubatao. Marcado por un predestino iluminado, el superdotado deportista alcanzó prontamente varias coronaciones con su memorable club, como las Copas Libertadores e Intercontinental de 1962 y 1963, además de los mundiales de Suecia 58 y Chile 62 con el Scratch. Y el trofeo máximo en México 70, adquiriendo en el estadio Azteca, también, las investiduras del más grande futbolista de la historia y del mejor atleta del siglo pasado. Luego de conquistar el mundo, el Rey siguió rutilando en canchas brasileñas hasta septiembre de 1974, recalando ocho meses después en el incipiente soccer norteamericano, donde dio su última vuelta olímpica ante un revolucionado mercado futbolero.  

Aquella vuelta triunfal, la enésima en la trayectoria de un “10” completo (ambidiestro, dueño de un brinco y de un cabezazo asombrosos, propietario de innúmeros títulos…), el equipo compuesto además por Franz Beckenbauer, Giorgio Chinaglia y por el capitán de la Verdeamarilla de 1970, Carlos Alberto, la consumó tras vencer 2-1 al elenco de Seattle. Amparado en la salida pulcra y en el elegante juego del Káiser Beckenbauer, devenido en volante de contención en el ocaso de su carrera y designado ese día como el Player of Game, el conjunto neoyorquino abrió la ruta vencedora en el minuto diecinueve, cuando el inglés Steve Hunt trasformó en gol un gigantesco error del portero Tony Chursky. Pronto, el centroatacante Tommy Ord emparejó la final a los veintidós, terminando en tablas la primera mitad. Y el tanto definitivo lo elaboró Pelé, quien cedió al escurridizo delantero Hunt, centrando este a la afamada cabeza del italiano Chinaglia a los 32 del complemento. Así, el planeta asistió al último torneo logrado por el hijo de Celeste Arantes y de Joao do Nascimento, como también a su último encuentro de carácter competitivo.                                                                            

138 visitas

Comenta esta Nota