CASA DEL DEPORTE

ico-clima
10 ºC
Despejado

1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U

Martes 01 de Septiembre de 2020
Carlos Humberto Caszely, el Gol, disputó su último encuentro oficial, matriculando a la vez su 171° obra en torneos nacionales. Un adiós a lo grande, rubricando el 3-0 frente al eterno rival.
112 visitas
  • 1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U
  • 1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U
  • 1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U
  • 1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U
  • 1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U
  • 1 de septiembre 1985: CON UN CLÁSICO, EL GERENTE DICE ADIÓS: FIRMA UNA CIFRA ANTE LA U

Enamorado profundamente del gol o del golazo, mejor dicho, e inteligente dentro y fuera de las demarcaciones de una cancha, el Chino Caszely exprimió todo el jugo de su genialidad durante dieciocho temporadas. Desde los dieciséis años, cuando en 1967 debutó por el Cacique en el fútbol de honor, para estampar la firma inicial en octubre del siguiente campeonato en el 3-1 sobre Unión Española. Aquel día, definiendo como un rey en un metro cuadrado, el Gerente inauguró un extenso idilio con las redes, finalizándolo en la víspera de las Fiestas Patrias de 1985. Poco antes, el símbolo albo vistió también por última vez la “9” de la Roja, anotándole el 21 de mayo un tanto de eminente factura a Brasil: tras eludir al arquero Carlos, le dio a Chile el segundo grito en la victoria por 2-1. Y antes de establecer su conquista número 171 en torneos nacionales, el ídolo del pueblo logró además los torneos locales de 1970 y 1972, titulándose asimismo en goleador y subcampeón de la Copa Libertadores 73. Esto, cuando él instauró en nuestro país el resonante “Se pasó, se pasó, se pasó…”. Después, exhibió su infalible artillería y una exuberante personalidad en el Levante y en el Español, de Barcelona, retornando a Colo-Colo en julio de 1978.              

Los populares volvieron a conseguir cetros junto a Caszely, en 1979, 81 y 83, consagrándose al mismo tiempo la gran figura de la Libertadores 73 en trigoleador: al convertir veinte, veintiséis y veinte aciertos esos años, respectivamente, ingresó al reducido grupo de mayores anotadores en tres certámenes consecutivos. Así, recreando parte de esta rica estadística, llegamos a la decimonovena fecha del Nacional 85, marcada por el derbi criollo y por la última función de un hombre siempre vigente. El choque lo dominó el Albo de punta a cabo, ratificando esto en el minuto once con la apertura de Jaime Pillo Vera. No obstante, Juan Gutiérrez estiró el marcador recién a los diez de la segunda mitad, mientras Mario Osbén veía tranquilamente el juego. Y a nueve del epílogo, un estruendo que no podía faltar inflamó Ñuñoa: la rúbrica del Jimi Hendrix chileno, apodo adquirido en la USACh, donde estudió Educación Física y Periodismo. Tras un fulminante ataque de Víctor Pititore Cabrera, y frente a Manuel Pellegrini y al portero Jaime Tejeda, el 3-0 lo selló Carlos en el arco norte con un zurdazo bajo, fuerte, preciso, histórico. Acto seguido, Hugo González reemplazó al protagonista principal de la jornada, rebrotando después de mucho tiempo el “Se pasó, se pasó…”.   


112 visitas

Comenta esta Nota