CASA DEL DEPORTE

ico-clima
10 ºC
Despejado

9 de septiembre 1972: UNIÓN SOVIÉTICA ENCESTA UN MILAGRO EN MÚNICH

Miercoles 09 de Septiembre de 2020
Uno de los episodios más vibrantes y controvertidos del olimpismo ocurrió en plena Guerra Fría, cuando el baloncesto de la URSS venció a Estados Unidos 51-50 en el último segundo de juego.
97 visitas
  • 9 de septiembre 1972: UNIÓN SOVIÉTICA ENCESTA UN MILAGRO EN MÚNICH
  • 9 de septiembre 1972: UNIÓN SOVIÉTICA ENCESTA UN MILAGRO EN MÚNICH
  • 9 de septiembre 1972: UNIÓN SOVIÉTICA ENCESTA UN MILAGRO EN MÚNICH
  • 9 de septiembre 1972: UNIÓN SOVIÉTICA ENCESTA UN MILAGRO EN MÚNICH

El básquetbol masculino grabó su apertura olímpica en Berlín 1936, cita marcada por la segregacionista figura de Adolf Hitler. Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, en 1945, la principal consecuencia que dejó fue la polarización del planeta en dos grandes bloques ideológicos: el capitalista, liderado por Estados Unidos; y el comunista, manejado por Unión Soviética. A este conflicto, que se extendió hasta fines de los ochenta, se le conoce como Guerra Fría. El deporte, ciertamente, fue un frente de lucha más para demostrar qué modelo era mejor. Entonces, las competiciones olímpicas fueron verdaderas batallas para saber qué bloque se adjudicaba más preseas. Y en ese contexto, el baloncesto estadounidense ganó el oro en todas las citas, hasta Ciudad de México 1968, sin perder ningún partido. Hasta que llegaron a München 1972, certamen que también sufrió severos conflictos extradeportivos. Las dos máximas potencias, que ya se habían medido en el match crucial de Helsinki 1952, Melbourne 1956, Roma 1960 y Tokio 1964, protagonizaron en la urbe alemana uno de los acontecimientos más historiados de todos los tiempos: por el contexto, por la rivalidad ideológica y deportiva, y, primordialmente, por la dramática y polémica forma en que se resolvió. Historia pura. 

En el coliseo germano, se vio un partido siempre favorable para los europeos, quienes se fueron 26-21 al descanso (en aquella época no había triples, explicando esto el exiguo marcador). Después, los soviéticos llegaron a estar diez puntos arriba, pero los americanos extremaron recursos para ponerse 48-49 a muy poco del final. Cuando quedaban tres segundos, Doug Collins convirtió dos tiros libres, dejando el score 50-49 en favor de Estados Unidos. La URSS reanudó el juego para buscar desesperadamente la victoria en la última jugada, no obstante, el árbitro italiano Renato Righetto lo detuvo porque su entrenador había pedido tiempo muerto. Restando un segundo, USA fue campeón de manera épica… Pero el mundo concurrió a la gran polémica: ante un airado reclamo del asistente técnico soviético, porque su coach había pedido el tiempo antes de los lanzamientos de Collins, el juez hizo retroceder el reloj para reanudar la última acción. Y en ese momento, Ivan Edeshko lanzó su famoso pase dorado -como lo conocen en su tierra- de aro a aro para Alexander Belov, quien atrapó el balón y lo encestó justo cuando sonaba la chicharra. Pasmoso: Unión Soviética se impuso 51-50 en un período fantástico. 

97 visitas

Comenta esta Nota