ico-equalizer
play + -
Miercoles 02 de Diciembre de 2020

CASA DEL DEPORTE

ico-clima
23 ºC
Despejado

15 de septiembre 1978: A LOS 36 AÑOS Y OCHO MESES, EL MÁS GRANDE LOGRA UNA MARCA IMPERANTE

Martes 15 de Septiembre de 2020
Hasta nuestros días, Ali es el único púgil de los pesos completos en obtener tres títulos mundiales. El último, siendo una mole veterana y ya lacerada, lo alcanzó en la revancha ante Leon Spinks.
198 visitas
  • 15 de septiembre 1978: A LOS 36 AÑOS Y OCHO MESES, EL MÁS GRANDE LOGRA UNA MARCA IMPERANTE
  • 15 de septiembre 1978: A LOS 36 AÑOS Y OCHO MESES, EL MÁS GRANDE LOGRA UNA MARCA IMPERANTE
  • 15 de septiembre 1978: A LOS 36 AÑOS Y OCHO MESES, EL MÁS GRANDE LOGRA UNA MARCA IMPERANTE
  • 15 de septiembre 1978: A LOS 36 AÑOS Y OCHO MESES, EL MÁS GRANDE LOGRA UNA MARCA IMPERANTE
  • 15 de septiembre 1978: A LOS 36 AÑOS Y OCHO MESES, EL MÁS GRANDE LOGRA UNA MARCA IMPERANTE

El mejor boxeador y uno de los más grandes deportistas de todos los tiempos es, incuestionablemente, Muhammad Ali. Por técnica, estilo y personalidad dentro y fuera del cuadrilátero, atributos que lo llevaron a cobrar la admiración vitalicia del mundo entero. Donde quiera que se mencione su nombre, Cassius Clay o Ali, sabremos que se está hablando tácitamente de un atleta sin paralelo. En veintiún años de carrera y de shows, el coloso estadounidense consiguió 56 victorias en 61 combates, finiquitando 37 de ellas por la vía del nocaut. En cambio, sus cinco derrotas quedaron en la fría estadística, si bien significaron un legítimo honor para quienes lo vencieron. Uno de esos pugilistas fue Leon Spinks, quien el 15 de febrero de 1978 despojó a Ali de las diademas planetarias de The Ring, del Consejo y de la Asociación Mundial de Boxeo, tras la decisión dividida al cabo de quince asaltos. Después de apabullar a George Foreman en Zaire, donde se disputó la Pelea del Siglo en octubre de 1974, el portento de Kentucky defendió con total éxito la condición de monarca absoluto, hasta que se topó con este agresivo Spinks en Las Vegas. Siete meses después de ese sorprendente resultado, se concretó la revancha escenificada en el Superdome de Nueva Orleans. 


La idea del retador era clara: recuperar la corona y, de paso, demostrarles a todos que aún tenía vigor y jerarquía para no sucumbir contra un rival de veinticinco años y dos meses. El desafío fue feroz, prolongándose nuevamente hasta la decimoquinta vuelta. El aspirante ya empezaba a presentar lentitud en sus movimientos y reflejos, lo que con los años se le transformó en el devastador Parkinson que influyó en su muerte en 2016. No obstante, el genuino campeón sacó a relucir su esencia atlética para flotar como una mariposa y picar como una abeja, para terminar ganando por decisión unánime y recuperar los títulos de The Ring y de la Asociación Mundial de Boxeo. De tal manera, Ali se transformó en el primer y hasta ahora único peso pesado en consagrarse tres veces campeón del mundo. Tras esta pendencia, el ídolo de raza negra combatió dos veces más en su carrera: contra Larry Holmes en octubre de 1980 y ante Trevor Berbick en diciembre de 1981. Perdió las dos peleas, pero no un legado imposible de borrar. 


   

198 visitas

Comenta esta Nota