CASA DEL DEPORTE

ico-clima
10 ºC
Despejado

16 de septiembre 2007: ANTE LANÚS, EL RIVER DE ALEXIS OBTIENE UN TRIUNFO DE MARAVILLA

Miercoles 16 de Septiembre de 2020
Reeditando las jornadas del Matador Salas, la Bandasangre se impuso 3-1 en una tarde iluminada de Sánchez, autor de un tanto y de un himno que resurgió en Núñez: “Chileno, chileno…”.
77 visitas
  • 16 de septiembre 2007: ANTE LANÚS, EL RIVER DE ALEXIS OBTIENE UN TRIUNFO DE MARAVILLA
  • 16 de septiembre 2007: ANTE LANÚS, EL RIVER DE ALEXIS OBTIENE UN TRIUNFO DE MARAVILLA
  • 16 de septiembre 2007: ANTE LANÚS, EL RIVER DE ALEXIS OBTIENE UN TRIUNFO DE MARAVILLA
  • 16 de septiembre 2007: ANTE LANÚS, EL RIVER DE ALEXIS OBTIENE UN TRIUNFO DE MARAVILLA

En el estadio Monumental, los millonarios adiestrados por Daniel Passarella, asistido en la cabina técnica por Alejandro Sabella, afrontaron la novena fecha del Apertura con la imprescindible obligación de dejar los tres puntos en casa, como siempre ha reclamado la historia de la ex tienda de los chilenos Ascanio Cortés, Eladio Rojas, Marcelo Salas, Cristián Álvarez y de un prestigioso DT nacido el 16 de SEPTIEMBRE de 1953: Manuel Pellegrini. Frente a Lanús, animador del certamen y serio aspirante a un inédito título, los locales manifestaron desde la partida un esquema decididamente ofensivo e incluso galano, comandado por el talento de Ariel Ortega y por el instinto destructor de Fernando Belluschi y de Alexis Sánchez, quien saltó al campo por primera vez como titular. Con aquel esbozo, correctamente diseñado por el Káiser Passarella y Pachorra Sabella, el santafesino Belluschi puso entera justicia en el minuto 44, rematando con un golazo una maniobra asociada y repleta de toques a ras de piso. El primer tiempo se fue junto con la ventaja del Millonario y, también, con los aplausos ofrendados a Sánchez y a todos sus compañeros, quienes dejaron en el césped del Monumental una auspiciosa exhibición de cara a las siguientes diez jornadas.   


Antes del minuto dos del complemento, el Burrito Ortega despachó un rasante disparo al área rival y el Niño Maravilla puso la segunda estocada frente a Carlos Chiquito Bossio, arquero granate. Inmediatamente, cayó desde las cuatro bandas del feudo de Núñez un delirante rugido, tan alojado en nuestras almas: “¡Chileno, chileno, chileno…!”. O sea, después de diez años volvió a River el grito suscitado por el Matador Salas. Todo era deleite para el campeón de la Copa Sudamericana 97, definida con dos brochazos de maestro del temucano Salas, pero a los veintitrés descontó José Sand. Y en el treinta y dos, dándose un festín ante varios rivales, el tocopillano Sánchez fabricó una maravilla acción previa a otro golazo: el segundo de Belluschi, autor del categórico 3-1 gracias a un fortísimo zapatazo de larga distancia. A seis del final, el entrenador albirrojo determinó la sustitución de Alexis para que abandonara el campo bajo una recompensa clamorosa. El “¡chileno, chileno…!” retumbó nuevamente en el gigante de Figueroa Alcorta y Udaondo. Pocos días más tarde, sin embargo, nuestro compatriota sufrió una grave lesión que lo marginó de la actividad durante tres meses, regresando a esta en 2008 con la albinegra del Udinese.      

77 visitas

Comenta esta Nota