CASA DEL DEPORTE

ico-clima
11 ºC
Muy nuboso

8 de octubre 1981: EL CENTENARIAZO DEL EQUIPO DE VICENTE

Jueves 08 de Octubre de 2020
En el estadio Centenario, el Cobreloa de Vicente Cantatore venció 2-1 a Nacional por la Copa Libertadores con golazos del Ligua Puebla y del Trapo Olivera, sellando la PRIMERA VICTORIA CHILENA EN URUGUAY.
79 visitas
  • 8 de octubre 1981: EL CENTENARIAZO DEL EQUIPO DE VICENTE
  • 8 de octubre 1981: EL CENTENARIAZO DEL EQUIPO DE VICENTE
  • 8 de octubre 1981: EL CENTENARIAZO DEL EQUIPO DE VICENTE
  • 8 de octubre 1981: EL CENTENARIAZO DEL EQUIPO DE VICENTE

Fundados en enero de 1977, los Zorros del Desierto cobraron rápidamente vuelo triunfador al alcanzar su primera estrella en 1980 bajo el señorío técnico de Vicente Cantatore, quien configuró un connotado plantel para encarar el estreno en la élite continental. Tras imponerse con total autoridad en la fase inicial de la Libertadores 81, finalizándola en condición de invicto y convirtiendo el Municipal de Calama en un campo inexpugnable, los loínos afrontaron un arduo panorama en las semifinales. En aquella etapa, debutaron en el también invulnerable estadio Centenario ante el vigente campeón sudamericano e intercontinental, Nacional, que después de un enconado primer período encontró la llave para abrir el cerrojo naranja: en el minuto cinco, Julio César Morales superó la resistencia de Óscar Wirth. Posteriormente, el histórico escenario siguió sorprendiéndose con la disposición de Eduardo Jiménez, Hugo Tabilo, Armando Alarcón, Mario Soto, Víctor Merello, Jorge Luis Siviero, Washington Olivera…

Y desde los once minutos, empezó a intimidarse frente a la potencia y habilidad de Héctor Puebla, sustituto de Óscar Roberto Muñoz. El flamante animador de América igualó a los diecisiete con un zurdazo de media distancia del Ligua Puebla, quien a cuatro del final encabezó un contraataque fulminante, consumado por un ex alero de Nacional y Peñarol: el charrúa Olivera, que batió a Rodolfo Rodríguez para silenciar el estadio donde se disputó la primera final de una Copa Mundial, en 1930 (la Celeste doblegó a Argentina). Con el golazo del Trapo Olivera, el debutante en las lides internacionales estampó una hazaña y un COBRELOAZO, transformándose al mismo tiempo en el primer elenco chileno en concretar una victoria en Uruguay. Cinco días más tarde, los pupilos de Cantatore agigantaron la proeza frente a Peñarol, venciéndolo por la mínima ventaja en el mismo coliseo. Y en noviembre, presentando un invicto inédito en la historia del torneo, se ubicaron en la ronda cúspide de este junto a Flamengo.

79 visitas

Comenta esta Nota