CASA DEL DEPORTE

ico-clima
11 ºC
Muy nuboso

15 de octubre 1983: PATO YÁÑEZ, HIJO DEL VIENTO EN EL JOSÉ ZORRILLA

Jueves 15 de Octubre de 2020
Ante el Barcelona de Menotti, el Expreso de Quilpué cumplió una de sus mejores actuaciones en España, fabricando las dos dianas del Valladolid y exponiendo una velocidad y potencia imponentes.
129 visitas
  • 15 de octubre 1983: PATO YÁÑEZ, HIJO DEL VIENTO EN EL JOSÉ ZORRILLA
  • 15 de octubre 1983: PATO YÁÑEZ, HIJO DEL VIENTO EN EL JOSÉ ZORRILLA
  • 15 de octubre 1983: PATO YÁÑEZ, HIJO DEL VIENTO EN EL JOSÉ ZORRILLA
  • 15 de octubre 1983: PATO YÁÑEZ, HIJO DEL VIENTO EN EL JOSÉ ZORRILLA
  • 15 de octubre 1983: PATO YÁÑEZ, HIJO DEL VIENTO EN EL JOSÉ ZORRILLA

Sin Diego Maradona, ausente por la alevosa y recordada fractura que le provocó el vasco Andoni Goikoetxea, el Barza guiado por César Menotti se presentó en el estadio del Ayuntamiento de Valladolid, para enfrentar al conjunto albivioleta de Patricio Nazario Yáñez. Este encuentro, de la séptima jornada de la Liga 83-84, marcó desde el arranque la inclemente disposición ejercida por los catalanes sobre el celerísimo alero nacional, quien fue maltratado en innúmeras ocasiones, sosteniendo además un duelo aparte con el irascible Bernd Schuster, volante alemán. Pese a esto, el Pato de Chile generó la apertura de la cuenta en el campo del José Zorrilla en el minuto 32, cuando eludió a dos rivales por el flanco izquierdo y cedió a Pepin para que venciera a Urruti. La tienda vallisoletana, cuyo propietario hoy es el brasileño Ronaldo, continuó invadiendo la última línea del Barça por medio del Pato y del uruguayo Jorge da Silva, fundamentalmente. Si bien no pudo estirar las cifras, el local se fue al descanso paladeando la ventaja, mientras el Flaco Menotti hilvanaba alguna fórmula para detener el desparpajo, la velocidad y la potencia del actor estelar del compromiso: Yáñez, quien abrió latas por todo el frente del ataque. 



En la segunda fracción, la escuadra anfitriona mantuvo la autoridad sobre el ilustre visitante, que no contó con el habitual olfato ofensivo de Quini ni con el talento del temperamental Schuster ni con la solvencia de José Ramón Alexanko, el marcador central. Tal predominio lo refrendó el Polilla da Silva a los dieciocho tras otro desborde del ex crack de San Luis, ahora por la banda derecha, que entregó mansamente al charrúa para poner el 2-0. Agotado ante un despliegue generoso y numerosos golpes recibidos, el Pato fue sustituido a los veinticuatro, provocando la ruidosa aclamación de la afición del Real Valladolid. Y en el minuto 34, Víctor Muñoz anotó el descuento ante el portero argentino Carlos Alberto Fenoy, figura histórica del vencedor. En las siguientes temporadas, consignemos, Yáñez defendió entre 1986 y 1989 al Zaragoza y al Betis, de Sevilla, antes de incorporarse a U. de Chile en 1990. En el Valladolid, además, fue dirigido por Vicente Cantatore, respetadísimo en ese club.                                                             

129 visitas

Comenta esta Nota