CASA DEL DEPORTE

ico-clima
18 ºC
Despejado

17 de noviembre 1979: ANTES DEL DESCANSO, EL GERENTE Y EL ALBO FIRMAN UN TRIUNFAZO SOBRE LA U

Martes 17 de Noviembre de 2020
Caszely, desequilibrante en un clásico colmado de figuras y ante 75 mil concurrentes, golpeó con la zurda a los veintiuno y a los 42, tras gran maniobra personal, generó el 2-0 definitivo.
79 visitas
  • 17 de noviembre 1979: ANTES DEL DESCANSO, EL GERENTE Y EL ALBO FIRMAN UN TRIUNFAZO SOBRE LA U
  • 17 de noviembre 1979: ANTES DEL DESCANSO, EL GERENTE Y EL ALBO FIRMAN UN TRIUNFAZO SOBRE LA U
  • 17 de noviembre 1979: ANTES DEL DESCANSO, EL GERENTE Y EL ALBO FIRMAN UN TRIUNFAZO SOBRE LA U
  • 17 de noviembre 1979: ANTES DEL DESCANSO, EL GERENTE Y EL ALBO FIRMAN UN TRIUNFAZO SOBRE LA U

Bajo la tenue lluvia de aquella noche de sábado, acompañada por paraguas, veintidós talentosos actores y 75 mil banderas albas y azules, los clásicos contrincantes consagraron un choque inolvidable en Ñuñoa, a tres fechas del final de un torneo pintado de blanco. Mario Enrique Galindo, Carlos Rivas, Severino Vasconcelos, Ramón Héctor Ponce y Carlos Humberto Caszely, figuras mayores del Colo-Colo de Pedro Morales, midieron fuerzas con Alberto Quintano, Manuel Pellegrini, Jorge Socías, Sandrino Castec, Luis Alberto Ramos y Arturo Salah, puntales del equipo guiado por el histórico Fernando Tata Riera. Intenso y vibrátil desde la partida, el derbi entregó el primer estruendo en el minuto veintiuno, tras un lateral que encontró al Gerente del Cacique dentro de la zona de castigo, de donde despachó un zurdazo bajo para doblegar a Carlos Urzúa. Después, cuando el show de toques y paredes construidas por Vasconcelos, Rivas, Ponce y Caszely llenaban aún más el coliseo principal, el máximo ídolo popular arrancó desde la mitad del campo, siendo derribado dentro del área. Rivas, sucesor de Francisco Chamaco Valdés, ejecutó el penal con el alma, a los 42, dándole una importante ventaja al líder del certamen. Pero restaba un largo período, en el que la mística de la U no iba a bajar los brazos… 


En la segunda fracción, los estudiantiles invadieron copiosamente el territorio albo, chocando invariablemente con otra de las estrellas de la noche, Óscar Wirth, quien le cerró el arco a todos los ataques del eterno adversario. Por su parte, el conjunto de Pedro Morales explotó el contragolpe para ampliar el marcador, no rubricando tal expediente frente al golero Urzúa. No obstante, continuó deslumbrando merced al juego de su cuarteto dorado, constituido por el brasileño Vasconcelos, Cebollita Rivas, Mané Ponce y el Chino Caszely. A la postre, el Albo decretó un 2 a 0 notabilísimo, aclamado por multitudinarias antorchas, paraguas, pañuelos y banderas bajo una grácil lluvia primaveral. Del mismo modo, quedó a las puertas de su duodécima estrella, alcanzada tras siete temporadas en la antepenúltima jornada, la número 32, frente a Palestino. Por otra lado, Everton venció un día más tarde 3-2 a Wanderers en Sausalito, con tantos de Leonardo Zamora, Sergio Charola González y Guillermo Chicomito Martínez, leyenda grande del deporte viñamarino.

79 visitas

Comenta esta Nota