CASA DEL DEPORTE

ico-clima
18 ºC
Despejado

19 de noviembre 2005: DINHO, FENÓMENO EN UN DERBI GALÁCTICO, SE VA VITOREADO DEL BERNABÉU

Jueves 19 de Noviembre de 2020
En el coloso del Real Madrid, Messi disputó su primer clásico y Ronaldinho, autor de dos dianas prodigiosas, maravilló a todo el mundo en el 3-0 del Barcelona.
53 visitas
  • 19 de noviembre 2005: DINHO, FENÓMENO EN UN DERBI GALÁCTICO, SE VA VITOREADO DEL BERNABÉU
  • 19 de noviembre 2005: DINHO, FENÓMENO EN UN DERBI GALÁCTICO, SE VA VITOREADO DEL BERNABÉU
  • 19 de noviembre 2005: DINHO, FENÓMENO EN UN DERBI GALÁCTICO, SE VA VITOREADO DEL BERNABÉU

A Chamartín, donde se alza solemne el estadio Santiago Bernabéu, llegó el Barza de Lionel Messi, Xavi, Deco, Andrés Iniesta, Samuel Eto’o y Ronaldinho Gaúcho, conducido por Frank Rijkaard, a desafiar en su propio feudo a otro cuado configurado por una constelación de cracks de encumbrado realce global: Zinedine Zidane, David Beckham, Roberto Carlos, Raúl, Ronaldo, Robinho… Paralizando al planeta fútbol, virtualmente, merengues y blaugranas desplegaron todas sus armas para proponer un derbi de alto vuelo, en el marco de la duodécima jornada de La Liga 2005-2006. Pero fue el visitante el que voló más alto, rompiendo el cerrojo de la Casa Blanca a los quince minutos de lucha, luego de un presuroso ataque de un debutante en estos duelos, Leo Messi, finiquitado triunfalmente por Eto’o frente a Iker Casillas. El astro argentino, de dieciocho años a la sazón, realizó un brillante cometido, superado después por el astro de Porto Alegre: Dinho, quien, compendiando magia, cintura, habilidad, regate y velocidad, destrozó al Madrid a partir de los trece del complemento.

En aquel instante, el campeón mundial en Corea-Japón 2002 escapó resueltamente para dejar en el camino a un par de rivales, colocando con madera de genio el 2-0. Espectacular, plástico y sagaz, y haciendo todo fácil bajo una sonrisa y rostro alegres como si estuviese jugando sobre polvorientas canchas gaúchas, el 10 catalán rubricó el marcador definitivo en el 32. Desbordando nuevamente por el flanco izquierdo, donde burló a Sergio Ramos con una finta endemoniada, elaboró lucidamente su segunda diana. Ahí, un Bernabéu y la afición local rendidos ante la luminosa exhibición del brasileño, no hicieron más que congratularlo con una impresionante aclamación. Proclamado como uno de los mejores equipos de la historia, ese Barça que había conquistado su segunda Champions en mayo, derrotando en la final al Arsenal, extendió el predominio en la escena ibérica: tras largas jornadas, volvió a titularse campeón a trece puntos de diferencia del clásico contrincante.

53 visitas

Comenta esta Nota