CASA DEL DEPORTE

ico-clima
20 ºC
Despejado

27 de noviembre 1988: CON UN SOBERBIO CABEZAZO DEL 10, EL NAPOLI ABRE UNA CATEGÓRICA VICTORIA ANTE UN SUPERMILAN

Viernes 27 de Noviembre de 2020
En el San Paolo, que desde hoy lucirá el nombre de Diego Armando Maradona, el Napoli superó de punta a cabo al poderoso Milan, propinándole un 4 a 1 sobresaliente. El Diez, autor de un frentazo de larga distancia, inauguró la goleada.
158 visitas
  • 27 de noviembre 1988: CON UN SOBERBIO CABEZAZO DEL 10, EL NAPOLI ABRE UNA CATEGÓRICA VICTORIA ANTE UN SUPERMILAN
  • 27 de noviembre 1988: CON UN SOBERBIO CABEZAZO DEL 10, EL NAPOLI ABRE UNA CATEGÓRICA VICTORIA ANTE UN SUPERMILAN
  • 27 de noviembre 1988: CON UN SOBERBIO CABEZAZO DEL 10, EL NAPOLI ABRE UNA CATEGÓRICA VICTORIA ANTE UN SUPERMILAN
  • 27 de noviembre 1988: CON UN SOBERBIO CABEZAZO DEL 10, EL NAPOLI ABRE UNA CATEGÓRICA VICTORIA ANTE UN SUPERMILAN

El soberano absoluto de México 86 y máximo capocannoniere de la liga italiana 1987-88, con dieciséis anotaciones, recibió junto al Napoli a una escuadra luminosa, por la séptima giornata de la temporada 1988-89. El Milan de Franco Baresi, Paolo Maldini, Alessandro Costacurta, Alberigo Evani y los neerlandeses Frank Rijkaard y Marco van Basten, administrado desde el banco por Arrigo Sacchi, se presentó en el estadio San Paolo como un duro obstáculo para el cuadro comandado por Ottavio Bianchi. Escudados en el talento del mejor futbolista del mundo, Maradona, y en la disposición ofensiva de Careca, Fernando de Napoli y Andrea Carnevale, los napolitanos manifestaron desde la partida un rotundo predominio ante aquel elenco luminoso, si bien no pudieron concretarlo en el marcador durante gran parte del primer tiempo. A tres minutos del final de éste, rompieron el cerco defensivo de los rossoneri, cuando el 10 argentino derrotó con un cabezazo de veinte metros al arquero Giovanni Galli. Ahí, el mundo futbolero asistió a la enésima inspiración del Zurdo de Oro, que en la segunda etapa asumió un total protagonismo para llevar a su oncena a una de las victorias más recordadas de su historia.

Y previo al descanso, también, el brasileño Careca se encargó de anotar otra cifra, quizás lapidaria para el visitante. Flotando con sensibilidad, picardía y destreza, quien nos conmocionara con su adiós físico hace dos días, elaboró la tercera conquista a los cuatro del período complementario, culminada por Giovanni Francini. Desbordados absolutamente por los anfitriones, los de Milán descontaron a los veinte con un penal ejecutado por Paolo Virdis. La fiesta estaba desatada en el San Paolo, que a partir de hoy comenzará a llamarse Diego Armando Maradona, ampliándola Careca a los 34 luego de un finiquito brillante, tal como la testa del bonaerense que abrió la ruta de un triunfo inolvidable para los humildes hinchas del sur de Italia. Concluida esa temporada, el Napoli consiguió su segundo scudetto, tras el conquistado en la liga 86-87, además de la Copa de la UEFA 88-89: los dos únicos títulos nacionales de su historia y su exclusivo torneo internacional (el autor del perpetuo golazo a Inglaterra en México 86 defendió al Nápoles entre 1984 y marzo de 1991).

158 visitas

Comenta esta Nota